Opinión

  • | 2018/05/03 00:01

    No te frustres para alcanzar tus metas; sigue este modelo

    Muchas veces nuestra frustración proviene de la diferencia entre nuestras expectativas y la realidad y no sabemos cómo avanzar en la dirección correcta de nuestras metas y objetivos personales.

COMPARTIR

Por esto, me he propuesto presentar un método sencillo para alcanzar nuestras metas: el plan estratégico personal. Las preguntas clave para identificar este plan son:

  • ¿Dónde estamos?, ¿qué obstáculos me impiden llegar a dónde quiero?
  • ¿Cómo nos visualizamos en 3 años?
  • ¿Qué capacidades debo desarrollar para llegar allí?
  • ¿Qué actividades debo ejecutar?

Cada pregunta, a su vez, nos enfoca hacia un paso que debemos dar:

  • El diagnóstico personal
  • La visión
  • Las decisiones sobre capacidades
  • La ejecución

(Elaboración propia)

Pasos para el plan estratégico personal:

Paso 1: El análisis

Antes de construir el plan estratégico personal debemos realizar una evaluación o diagnóstico personal que incluya nuestros puntos fuertes, las limitaciones y carencias y la respuesta a dos preguntas claves: ¿en qué soy bueno?, y ¿qué es lo que más me apasiona? Esta autoevaluación permite descubrir la situación actual de la persona, así como entender gustos, motivaciones y talentos que pueden proyectar su desempeño y deseo de superación personal.

Le recomendamos: ¿Estás agobiado con el trabajo?... La historia de una directiva colombiana

Con frecuencia los directivos descubren que después de diez o más años de carrera profesional ponen su escalera profesional en la pared equivocada y, como consecuencia, persiguen objetivos sin ilusión, ni pasión; su carrera empieza a generar tedio y aburrimiento.

Paso 2: la visión

Debemos definir dónde queremos estar, qué queremos ser y elegir el futuro que queremos en todas nuestras dimensiones personales como el trabajo, la salud, el dinero, la formación, el deporte o la recreación.

Paso 3: las decisiones sobre el desarrollo de capacidades

La clave del éxito personal está unida al desarrollo de capacidades, habilidades, conocimientos y hábitos que nos impulsan y aseguran el logro de oportunidades personales y profesionales.

Las decisiones son el núcleo de la estrategia personal. Es una obviedad decir que hay unas decisiones que cambian nuestra vida: qué carrera elegimos, con quién nos casamos o, en el mundo de las empresas, con quién nos asociamos. Pues bien, una de las claves de los planes estratégicos profesionales es considerar aquellas decisiones para el desarrollo de la carrera profesional. Por ejemplo, hacer un MBA, estudiar un segundo idioma, crear un negocio propio o tomar una hipoteca marcan el futuro porque cualquiera que sea la decisión, esta conlleva asignación de recursos (tiempo-dinero) y con cada una debe preguntarse: ¿qué me acerca o me aleja de mis objetivos personales?

No se pierda: Una guía para la transformación personal ¿Cómo lograr nuestro éxito personal?

Lo importante de las decisiones es que se tomen con prudencia y buen criterio. Para ello, se requiere el análisis descrito en el primer paso, la ponderación de los pros y contras y la valoración de los recursos disponibles.

En este sentido las decisiones sobre capacidades tienen que ver con la formación en un posgrado, un segundo o tercer idioma o una habilidad como la gestión de proyectos o la oratoria, incluso, el desarrollo de un hábito como el madrugar que nos asegure el logro de algo valioso para nuestra vida como el deporte o la oración.

Paso 4: la ejecución

Una vez se toman decisiones para la vida del profesional, viene la ejecución, que se resume en la expresión “hacer que las cosas sucedan”, lo cual implica dos elementos centrales en las actividades del profesional. Por un lado, la planificación y, por otro, la gestión de su agenda. La primera tarea consiste en la definición de unas prioridades que se traducen en un orden lógico de actividades: las que se deben realizar y las que no.

Por lo tanto, es fundamental la lista de tareas diarias que sigan la lógica de la priorización: “menos es más”. Luego, a la luz de las prioridades, se llevan las actividades a la agenda semanal y se asignan los tiempos. Esta es la mejor manera para que nuestra vida no vaya al ritmo de las prioridades de los demás (naturalmente, en unidad con nuestros compromisos profesionales).

En el campo de la ejecución corremos el riesgo de estar ocupados y no ser productivos. Para ello, la palabra clave es la planeación, la pausa (antes del actuar) y, sobre todo, la reflexión, con el fin de ejecutar la acción más conveniente para cada momento. Una buena fórmula para entender este argumento se resume en las “6 P” de Tracy: “Planificación previa pertinente previene pobre productividad”.

Lea también: ¿Cuáles son las cuatro palancas que un gerente general siempre debe mover?

La clave de la ejecución consiste en priorizar en máximo 4 o 5 proyectos personales, definir horarios y someter a revisión mensual el cumplimiento de los hitos o metas que se ha propuesto. No obstante, lo más importante es saber a qué cosas está dispuesto a renunciar para cumplir el objetivo, porque el tiempo es limitado y no se puede estirar.

Conclusión

Estos pasos se combinan con una cultura personal de aprendizaje en la que, una vez vamos ejecutando, nos vamos preguntando: ¿qué hice bien?, ¿qué hice mal?, y ¿qué puedo mejorar?

La clave del plan estratégico personal consiste en descubrir que el núcleo está en las decisiones que tomamos. Sin decisiones no hay resultados, logros ni elección de un futuro. Queda, en consecuencia, la pregunta: ¿cuáles decisiones nos acercan o nos alejan de nuestros objetivos personales?

Esta metodología nos ayuda a construir nuestro futuro profesional. Sin embargo, debemos ser conscientes de que esta es una dimensión de nuestra vida y, como nuestra vida es integral, existen otras dimensiones que debemos diagnosticar, decidir y ejecutar como la familiar, la social, la física, la económica y la intelectual.

Lo más importante es reconocer que también necesitamos tiempos para autoevaluarnos, incubar ideas, pensar proyectos y, sobre todo, prepararnos para que cuando lleguen las oportunidades estemos en el momento correcto y en el lugar adecuado. Pasteur decía que la suerte favorece a los preparados; porque, en último término, el éxito personal depende de crear capacidades personales (estudios, idiomas, experiencia en algo, etc.) que luego nos permitan aprovechar las oportunidades que se van presentando. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 541

PORTADA

La nueva maestría colombiana: cuarenta menores de cuarenta

Estos colombianos están liderando sus campos de acción con talento, ideas innovadoras, pensamiento disruptivo y un propósito trascendente. Desde diferentes regiones, aquí están los líderes que se destacan por sus propuestas y ganas de construir un país diferente. Aquí 4 de sus historias.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 541

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.