Opinión

  • | 2017/07/18 00:01

    Los millennials y la mala herencia

    ¿En qué pensamos cuando nos dicen herencia? Aparte de rentas, terrenos y de dirigencias de empresas pasadas de padre a hijos, hay un tipo de herencia que es tan poderosa como las demás y es la herencia generacional de las dirigencias.

COMPARTIR

Incapaces de leer las nuevas realidades de la economía mundial, los baby boomers viven en el imaginario de la guerra fría y en unas dinámicas cuyo único contacto con la tecnología parece limitarse a usar redes sociales para amplificar la polarización en Twitter y Facebook.

Los baby boomers (nacidos entre 1940-1960) han sido protagonistas sólidos de la escena política colombiana; sus doctrinas de guerra o paz han definido la presidencia y vida ministerial de Colombia por varias décadas.

También le puede interesar: Las 3 grandes oportunidades del siglo XXI

Caudillos como Álvaro Uribe, Alejandro Ordóñez, Germán Vargas Lleras, Gustavo Petro, Clara López y Enrique Robledo comparten algo en común: son boomers que están buscando reescribir los capítulos actuales del país, enamorados de economías sin posibilidad evolutiva o como actores que ignoran abiertamente que sus propuestas no responden a necesidades del siglo XXI.

Sin embargo, estas elecciones son diferentes. 12 millones de millennials pueden empezar el camino a la construcción de una nueva historia en Colombia.

Veamos.

Pirámide demográfica en Colombia. Fuente: Population pyramid. Análisis Macrowise

¿Cuál es el clima socio-económico actual?

Desigualdad alta, corrupción, exceso de impuestos, debilidad institucional, caída en el precio de las materias primas, inestabilidad económica global, son parte del conjunto de retos al que se está enfrentando Colombia en un momento de su historia llamada posconflicto.

Le sugerimos leer: La danza de los millones entre Trump y Arabia Saudita

Y es acá donde lo demográfico adquiere no solo velocidad sino peso en las diferencias de contenido.

Necesitamos una solución más allá de la retórica de izquierda y derecha de siempre. En lugar de polarizar al capitalismo o al socialismo, ¿no deberíamos tomar ya sus mejores elementos para desarrollar nuestro modelo autóctono de crecimiento económico y desarrollo social?

La historia nos está planteando una gran disyuntiva como nación y es: Nos convertirnos en protagonistas de un nuevo milagro tecnológico como Corea del Sur, Taiwán, Israel o Estonia, o continuamos en el círculo vicioso de la polarización y crecimiento basado en materias primas que nos ha sumido en el atraso y la pobreza per cápita.

A continuación mencionamos algunos elementos que en Macrowise consideramos claves en un nuevo liderazgo político:

  • La tecnología como prioridad del Estado.
  • Alfabetización digital a gran escala.
  • Educación que prioriza el poli-lingüismo.
  • Menos burocracia y tramitomanía.
  • Fortaleza institucional.
  • Responsabilidad fiscal.
  • Profundización del sistema financiero (más competencia en el sector bancario).
  • Tecnificación y descontaminación del campo.
  • Fortalecer la cultura de toma de riesgo y emprendimiento.
  • Digitalización de la democracia.

Lea también: 5 muestras de cómo el precio del petróleo podría llegar a US 32 a fin de año

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 550

PORTADA

Ranking de las 1.000 Pymes más grandes del país

Las Pymes siguen fuertes como base de la economía. En el país son más de 96% de las unidades empresariales y responden por cerca de 80% del empleo. Dinero presenta las mil más grandes, medidas por sus ventas de 2017.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 550

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.