Opinión

  • | 2018/05/10 00:01

    Liderando desde los valores

    Uno de los grandes clásicos de la literatura gerencial es el libro de Joseph Badaracco “Cuestiones de Carácter”. Badaracco, profesor de la escuela de negocios de Harvard, le ha dedicado parte importante de su vida al trabajo de liderazgo desde una perspectiva de la ética en los negocios y de la ética del líder, tema que no era, para ser francos, el más sexy en el curriculum de la escuela de negocios.

COMPARTIR

Buscando alternativas, Badaracco decidió enfrentar su clase a través de grandes clásicos de la literatura, utilizando pasajes de Arthur Miller, Joseph Conrad y el mismo Sofocles entre otras para plantearle a sus estudiantes los grandes dilemas éticos del líder y de cómo, cuando el liderazgo tiene una base de valores clara que encaja con la visión de la organización, termina construyendo culturas internas no solo más fuertes sino además con modelos que por ser claros, liberan a sus trabajadores de los conflictos típicos de los liderazgos borrosos.

Badaracco señala que muchas veces los empresarios se enfrentan a situaciones difíciles cuando intentan tomar decisiones que involucran dilemas éticos, recurriendo en la mayor parte de los casos al sentido común, o a la famosa prueba del sueño: “si duermo bien y no tengo remordimiento es porque estoy haciendo lo correcto”. La verdad es que, desafortunadamente, el mundo corporativo desde la famosa estafa de Carlo Ponzi en 1920, sigue mostrando que una de los grandes problemas del liderazgo global, en todos los campos, sigue siendo el de líderes con éticas “relajadas” y “flexibles” como han querido ellos llamar a su bajeza moral.

Visite: Futuro Gerencia centrada en la gente

En este sentido en Colombia tenemos un problema de marca mayor que francamente no se está abordando desde la óptica correcta y con la vehemencia requerida. En lo público, ninguno de los candidatos a la Presidencia tiene en este sentido propuestas edificantes. Atrapados  por sus partidos y por los caciques que siguen poniendo parte importante de los votos en este país, todos, escudados en la ineficacia de un sistema judicial que no juzga, han aceptado alianzas tenebrosas. Hablan de “corrupción” como una abstracción, como un genérico, y no proponen cambios culturales profundos y definitivos que nos lleven como sociedad a un cambio de norte.

En lo privado es pan de cada día. Odebrecht es solo la punta del Iceberg de un sistema que se ha nutrido de la corrupción para alimentar al hombre del medio, ese que se encostra en las burocracias públicas y privadas, para hacer “viable” un negocio, una propuesta, un proyecto o un puestico en agradecimiento a un favor.

Vivimos en una sociedad que se alimenta de la corrupción, que edifica al vivo, al zorro, al bandido, y que en todos los campos de nuestra sociedad convive con esos parásitos de moral dudosa como parte del circulo que “hay que tener” para sobrevivir en esta jungla que hemos construido.

Los sistemas de creencias son definitivos para darle piso a una cultura. Son el pilar sobre el cual edificamos sistemas sólidos, y los líderes que han sido capaces de armar estructuras viables y rentables tienen una serie de características que los hace no solo verdaderamente diferentes, sino como dice el poema “hombres indispensables”:

  • Comunican una visión que defienden a muerte: El liderazgo centrado en valores parte de una visión clara de futuro que se pavimenta de unos valores no negociables, y que se comunica con vehemencia una y otra vez ante socios, empleados y clientes. Ese marco de claridad permite, entre otras, que en la defensa de ese sistema de valores y de la visión compartida, todos tengan un marco de actuación que a la larga de una enorme libertad porque se entiende bien que está bien, que está mal, y que defender a costa de cualquier consecuencia.
  • Encarnan los valores con el ejemplo: Son los primeros en apegarse al sistema de valores con firmeza, los defienden, pero sobre todo los encarnan con su accionar. Su modelo de influencia parte de su intransigencia frente a la desviación. Los grandes ídolos de la humanidad son muestra viva de su apego a estos valores.
  • Abrazan la vulnerabilidad: Cuando se lidera desde creencias arraigadas se parte de la base de la humanidad de los liderados, de la inseguridad que produce el cambio, y de la necesidad de exponer el alma para compartir las más profundas convicciones. La gente como dice Simon Sinek no necesita entender ni el qué ni el cómo, necesita sobre todo entender por qué!.
  • Se enfocan en lo importante, en el propósito: El hombre contemporáneo quiere aferrar su vida a proyectos que tengan un sentido de cambio, un sentido que vaya más allá de su propio interés: quieren cambiar el mundo. Los grandes proyectos políticos y empresariales de hoy, aquellos a los que votantes y consumidores se aferran con rabia, son aquellos que proponen un proyecto de transformación real y profunda del mundo en que vivimos. Las empresas cuyo propósito es sólo económico están sentenciadas. La rentabilidad hoy, es una derivada de propósitos transformadores.

Recomendado: Lecturas recomendadas para inicio de año

El mundo quiere nuevos modelos de liderazgo. Necesita seguir hombres con sentido de trascendencia, creatividad  para cambiar el establecimiento, pero sobre todo valor para aferrarse a un sistema de creencias que construyan camino, que nos den un marco de coherencia y que muestren una pequeña luz al final del túnel de que se puede vivir con un nuevo marco de valores.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 552

PORTADA

Presidente de Netflix revela por qué le está apostando a Colombia

Uno de los hombres fuertes del mundo de la tecnología, Reed Hastings, CEO y cofundador de Netflix, estuvo en Colombia; anunció su apuesta por el país y explicó lo que está viendo acerca del futuro tecnológico.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 552

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.