Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2019/05/02 00:01

    Las noticias tóxicas embrutecen al colombiano y no le ayudan al medioambiente

    Las noticias tóxicas son parte de la munición con las que desangramos a nuestra sociedad. El que unos desadaptados hayan cometido hechos vandálicos en los alrededores de la Catedral Primada de Bogotá, no es sino otra cosa que la suma de odios e imaginarios construidos por el día a día de la información que consumimos.

COMPARTIR

Hace mucho tiempo apagué el televisor. De hecho, hace mucho tiempo dejé de consumir televisión, excepto por una única cosa: el fútbol. No me había dado cuenta de qué tan poderoso sigue siendo este medio de comunicación, pese al repunte que han tenido YouTube, Instagram y Netflix. Me di cuenta de ello al hacer un juicioso ejercicio de observación durante la hora de almuerzo, el cual por lo general me coge en alguna vereda o en algún punto de alguna ciudad intermedia o capital. Mis almuerzos son corrientazos en lugares en donde hay más de 50 comensales. Por lo general me siento en un restaurante en donde hay algún TV prendido presentando el noticiero de turno. Sin pena, empiezo a entablar conversaciones con quien quiera que esté almorzando al lado mío. Mi interés es comprender sus opiniones sobre lo que están consumiendo, aparte del sudado o sancocho que están comiendo: la información que tal noticiero les está presentando.

Conclusiones sobre mis charlas de almuerzo

Los noticieros se enfocan en presentar noticias que vende y alimentan los odios y la desconfianza hacia el que está al lado”, me dijo de manera tajante Claudia, funcionaria de un banco, durante su hora de almuerzo. Y así como cuando hablé con ella, noté que cuando me sentaba al lado de las personas en los restaurantes para hablar, varios de ellos con disimulo tomaban sus pertenencias con mayor firmeza y cómo no culparlos, si 5 minutos antes de haberme sentado la noticia que escucha esta persona es de robos, atracos, etc.etc., etc. Las noticias son responsables de crear los imaginarios que construimos los colombianos en nuestras cabezas. Son en parte, responsables del reflejo que tienen nuestros comportamientos cuando interactuamos con los demás.

Le puede interesar: El reto de pasar “del dicho al hecho” y lograr una Colombia sostenible

Las noticias tóxicas son parte de la munición con la que desangramos a nuestra sociedad. El que unos desadaptados hayan cometido hechos vandálicos en los alrededores de la Catedral Primada de Bogotá, no es sino otra cosa que la suma de odios e imaginarios construidos por el día a día de la información que consumimos, por ejemplo, odio hacia la Policía Nacional. Hablé con uno de estos vándalos esta semana y su respuesta fue: “Protestamos por que este Gobierno corrupto nos quiere meter un gol con su plan de desarrollo”. Y qué corchada que le pegué al personaje cuando le pregunté sobre su opinión acerca de uno de los apartes del plan que el hombre evidentemente no leyó o al menos se preocupó por comprender antes de tirar la primera piedra.

Evidentemente su conducta es producto del voz a voz nutrida por la poca carnita que nutre nuestras conversaciones en sociedad. Es más importante resaltar los odios entre Petro, Uribe y/o Santos que debatir y comunicarle a la opinión pública sobre los instrumentos más efectivos para promover el desarrollo rural sostenible en la Amazonia, por ejemplo. En resumen: la gente consume las noticias polarizantes, sensacionalistas y morbosas, que lo que sí es relevante.

Advierto que no quiero, ni voy a minimizar la importancia de los temas que se exponen en los noticieros. Cuestiono más bien la manera y la profundidad con la que se hace. Señalo lo mal gestionada que es la noticia que se emite y el grado de irresponsabilidad con la que se hace. Bien, aquí va otra anécdota: cuatro meses atrás, me dice un amigo, cuya hija tiene 6 años, con gran preocupación y tristeza: “Julio Andrés, y en ese momento escuché a mi hija decirle a su mamá que por favor no la dejara sola conmigo”. Mi amigo y su esposa fueron a su colegio y junto con otros padres que han notado el mismo fenómeno con sus hijos, hablaron con la rectora. Y bien, me cuenta mi amigo semanas después que en medio de las explicaciones y el diálogo abierto con la señora rectora, uno de los comentarios al aire, fue: “…es que es preocupante, muchos de los casos de abuso se dan por parte de los familiares y uno lo ve en las noticias”.

Vea también: El mercado de carbono: un negocio verde con futuro en Colombia

De nuevo, mi foco en esta columna no gira en torno al tema per se (protección al menor, violencia de género, seguridad en las calles, y muchos otros temas más). Lo que pretendo resaltar es cómo la suma de información que se emite en las noticias termina configurando la manera como en últimas, estamos pensando del otro (incluso de su mismo papá) y actuando acorde. Las noticias  que se emiten, muchas de ellas tóxicas, nos están matando la confianza y la magia de conocernos y reconocernos. Entonces la pregunta aquí es: ¿cómo abordar este tipo de hechos de una manera más responsable, contextualizada, pedagógica y orientada a construir tejido social en lugar de desmembrarlo?

¿Cuándo lo relevante será más relevante en el momento de emitir noticias? Otra amiga de manera cruda lo aceptó: “Porque hay cosas que venden y otras no”. Entonces, ¿cómo deberían innovar algunos medios de comunicación para que lo vendible sea profundo? Cuándo hablaremos sobre medioambiente de manera más juiciosa, sobre educación de una manera más constructiva, sobre arte y cultura para aprendamos a valorarlos. ¿Acaso los noticieros de TV más consumidos del país no se dan cuenta que al quitarle peso a los temas relevantes (como el medioambiente), le están restando oportunidades al mismo país de construir un país más sostenible? El día que lo hagamos, tendremos ciudadanos menos desconfiados, hijas e hijos más felices y propositivos y un país más vivible y menos satanizado en la mayoría de sus ámbitos.

Aplaudo a medios de comunicación que como éste y otros -sobre todo medios escritos-, hacen evidentes las diferencias que expreso en mi columna en la manera de emitir información a la opinión pública. Las noticias en TV son un instrumento de construcción social y como tal deben comportarse. Todos somos consumidores de información y este espacio concedido es para hacer un llamado al Estado para que sea más crítico, objetivo y juicioso en su tarea de protegernos como consumidores y ciudadanos.

Le sugerimos: Sostenibilidad: Cuesta trabajar en equipo y el culto por el extranjero

Este país requiere de mayor análisis y que nos enseñen a analizar. Requiere de más contexto y que nos enseñen a contextualizar. Requiere de información de mayor calidad y menos tóxica. Me adelanto a varios comentarios que generará esta columna: “Al gobierno y a los que tienen el poder les interesa mantenernos embrutecidos”… ah tremendo lugar común y respuesta que me cansa. Más bien, ¿por qué, si está tentado a escribir un comentario como este no se preocupa y ocupa más bien en buscar información de calidad, que la hay?

Bueno, termino aquí y siendo domingo a las 4:50 p.m., me despido para prender el TV en el hotel en el que me encuentro para consumir, como lo dijo el genio de Jorge Valdano, “El fútbol, la cosa más importante de las cosas menos importantes”.

Un abrazo y hasta el próximo jueves.

@julioandresrozo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.