Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2019/06/07 00:01

    La nueva era tecnológica

    Millones de usuarios, marcas espectaculares y líderes carismáticos no bastan.

COMPARTIR

El crecimiento a largo plazo lo garantizan tres factores: el ahorro, la acumulación de capital y la tecnología. Es decir, el único sector de la economía garante del futuro es el tecnológico. No tiene sentido no tener parte de nuestros ahorros invertidos a largo plazo en empresas tecnológicas. Son las que mejoran la vida y la eficiencia: usar Waze o Google Maps para ir a un lugar, WhatsApp para llamar gratis por cámara a nuestra familia, tarjetas “sin contacto”, etc.

Los llamados unicornios son empresas de tecnología con un valor de más de 1000 millones de dólares que supuestamente son de gran éxito. La salida a bolsa de Uber ha sido la tercera más importante en el sector tecnológico de Estados Unidos después de Alibaba y Facebook. Gracias a sus productos de moda y a los “ejércitos” de usuarios, estas firmas tienen una valoración de cientos de miles de millones de dólares. Ellos y sus patrocinadores de capital de riesgo venden acciones a precios altos a fondos de inversión y planes de pensiones dirigidos a inversores minoristas. Sin embargo, hay un problema con los unicornios: sus modelos de negocio.

Le puede interesar: Las ciudades más violentas del mundo

Según The Economist, los unicornios registraron pérdidas conjuntas de 14.000 millones de dólares el año pasado. Sus pérdidas acumuladas son de 47.000 millones. Sus servicios, desde el alquiler de vehículos hasta el de oficinas, tienen un gran descuento para aumentar el crecimiento de los ingresos. La justificación para esto es la doctrina de Silicon Valley de "el ganador se lo lleva todo".

Sin embargo, algunos unicornios carecen de las economías de escala y de las barreras de entrada que sus promotores proclaman. Al mismo tiempo, una regulación más estricta limitará su libertad para moverse rápido y ser disruptivos. Los inversores deben exigir precios más bajos en las salidas a bolsa. Los empresarios tecnológicos deben repensar lo que se ha convertido en un enfoque insostenible para la creación de empresas y la comercialización de ideas.

Puede leer: Venezolano: ¿lloras o vendes pañuelos?

La industria actual de cría de unicornios no habría sido posible hace 25 años. Antes de que Amazon saliera a bolsa en 1997, había recaudado solo 10 millones de dólares. Tres cosas cambiaron. El crecimiento rápido se hizo más fácil gracias a la computación en la nube, los teléfonos inteligentes y las redes sociales, que permitieron a las start-ups propagarse rápidamente por todo el mundo. Los bajos tipos de interés tenían a los inversores buscando rentabilidad. Y una pequeña élite de firmas, entre ellas Google o Alibaba, demostraron que los enormes mercados, los monopolios naturales y los limitados activos físicos, eran el secreto. De repente, la tecnología se convirtió en la aplicación de esta fórmula mágica en tantas industrias como fuera posible. 

Los unicornios son claramente más sustanciales que los pavos de la burbuja tecnológica del 2000. La gran preocupación es que sus pérdidas no reflejan que los mercados que se disputan y sus clientes son “infieles”. En los monopolios digitales clave, la red se vuelve más valiosa para cada usuario a medida que la gente la usa, de ahí el 67% de cuota de mercado de Facebook. La dinámica de los unicornios no es tan convincente. Cualquiera puede arrendar una oficina, no solo WeWork.

Le sugerimos: ¿España debe pedir perdón?

Debido a que los mercados de los unicornios son controvertidos, los márgenes no han mejorado de manera constante a pesar del rápido aumento de las ventas. Los gerentes están aterrorizados de reducir su gasto en marketing por temor a perder clientes. Muchas empresas están luchando para desarrollar productos auxiliares para tratar de ganar dinero con sus usuarios. Y sin enganches profundos alrededor de sus negocios, un signo de interrogación permanente se cierne sobre los unicornios: si Uber realmente vale 100.000 millones de dólares después de invertir solo 15.000 millones, ¿por qué sus rivales no iban a seguir probando suerte?

Las fuerzas externas también harán que la escalada sea más difícil. La generación anterior de compañías no se enfrentó a muchas reglas (pocos legisladores habían imaginado la magnitud del fenómeno de Internet), por lo que podían cobrar primero y pedir perdón más tarde. Los unicornios siguieron su ejemplo: Airbnb eludió los impuestos de hoteles y Uber condujo por encima de las regulaciones sobre licencias de taxi. Hoy en día, una reacción está en pleno desarrollo, incluso sobre impuestos digitales y leyes de contenido y datos. Los folletos para inversores de los unicornios tienen páginas dedicadas a sus riesgos regulatorios.

Le puede interesar: Haz lo que te gusta y nunca tendrás que trabajar

Todo esto es bueno para los consumidores. Mientras que las alturas dominantes de la industria de la tecnología, como la búsqueda y las redes sociales, se han monopolizado, los unicornios al menos crean competencia en otras áreas.

Es tentador extrapolar el triunfo de Google y Amazon a un nuevo grupo de empresas. Eventualmente, las empresas en dificultades pueden ser compradas. Y aquí surge otro riesgo: la mayoría de los unicornios limitan los derechos de voto (Uber es una excepción) y muchos tienen "píldoras venenosas" que dificultan las adquisiciones y limitan la capacidad de los inversores para intervenir si las empresas no encuentran la manera de hacerlo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.