Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2019/12/27 00:01

    ¿La nueva década perdida?

    Ya no hay héroes como Luis Carlos Galán.

COMPARTIR

A principios de 2010, América Latina estaba llena de optimismo. La región superó la crisis financiera mundial con sólo una breve recesión y sin daños a sus bancos. En Brasil, Lula da Silva se marchaba tras ocho años como presidente con un índice de aprobación del 75%. Y el auge de las materias primas había sacado a millones de personas de la pobreza.

La actual década comenzó con un crecimiento del 6% para la región, pero desde 2013, el crecimiento medio ha sido del 0,8%, lo que significa que la renta per cápita ha disminuido ligeramente. La ONU estima que el 31% de los latinoamericanos son pobres, la misma proporción que en 2010. La desigualdad de ingresos continúa disminuyendo, pero mucho más lentamente que antes de 2014. Las encuestas muestran que los latinoamericanos ven a sus políticos como corruptos y cínicos. A más de una cuarta parte le gustaría emigrar, según Gallup. La ira popular ha estallado en protestas callejeras en media docena de países.

No es de extrañar que estos años comiencen a ser denominados la "segunda década perdida" para América Latina. Sin embargo, una comparación con la década de 1980, la verdadera década perdida original, es instructiva. En 1982-83, los impagos de la deuda arrasaron toda la región. Esto llevó a años de hiperinflación y austeridad. Para 1990, el ingreso por persona todavía era un 5% menor que en 1981, la tasa de pobreza había aumentado del 35% al ??41% y, en términos reales, el salario mínimo era sólo dos tercios de su nivel anterior. Políticamente, la década de 1980 fue traumática. Las guerrillas se expandieron en América Central, Colombia y Perú, mientras había bastantes dictadores todavía y los derechos humanos se violaban en muchos lugares.

De los problemas de la década de 1980, nació una mejor América Latina. Salió el proteccionismo y entró el Consenso de Washington orientado al mercado. Con todos sus defectos (dogmatismo, privatización sin política de competencia y una tendencia a que los países tuvieran tipos de cambio sobrevalorados) y omisiones (descuido inicial de la seguridad social), puso a la región en una senda más viable. El cambio a favor del mercado coincidió con una ola democrática que arrasó con todos los dictadores excepto con Fidel Castro. El gasto social aumentó, al igual que el acceso a la educación.

En la década de 1980, casi todos los países sufrieron caídas. En la década de 2010, el dolor se concentró en Venezuela, Brasil y Argentina, donde los Gobiernos cometieron errores macroeconómicos. En otros lugares, las políticas son mucho más sólidas que en la década de 1980. Excepto en Argentina y Venezuela, la deuda es manejable. A pesar de las aberraciones de Venezuela y Nicaragua (así como de Cuba), la democracia ha mostrado resistencia. En medio de la recesión, Argentina ha visto hace poco un traspaso de poderes ejemplar entre adversarios políticos.

En la década actual, se ha visto un estancamiento, en lugar de una repetición del cataclismo de los años ochenta. Nada de esto lo digo para minimizar la difícil situación de América Latina, que tiene que encontrar formas de volver al crecimiento en un mundo donde la economía se expande más lentamente, mientras toma medidas más audaces para reducir la desigualdad que la ha marcado desde mucho antes de la década de 1980. En la década que va a comenzar, debe lidiar con un cambio demográfico en el que la fuerza laboral crecerá más lentamente que la población y debe fortalecer el estado de derecho y reconstruir la confianza en la política democrática.

Quizás las mayores pérdidas en la década de 2010 fueron intangibles. La política latinoamericana ya no tiene héroes. En la década de 1980, por poner dos ejemplos, Raúl Alfonsín en Argentina sometió a juicio a dictadores militares y Luis Carlos Galán en Colombia desafió a los narcotraficantes pagando con su vida. Hoy es difícil pensar en equivalentes. Y hay un enorme déficit de nuevas ideas. El antagonismo con muerte cerebral entre el "neoliberalismo" (generalmente indefinido) y el populismo izquierdista aún es demasiado grande en el debate académico sobre la región. América Latina necesita mercados competitivos y Estados más efectivos que redistribuyan mejor. En otras palabras, necesita un nuevo contrato social para una nueva década.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 594

PORTADA

La billonaria crisis de los transmilenios

Por cuenta de la crisis, los sistemas masivos están al borde del abismo. ¿Cómo va a ser la movilidad en la pospandemia y cómo evitar que las ciudades colapsen?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.