Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2020/02/25 00:01

    La mala hora del negocio petrolero

    A pesar de la gran producción de este combustible, el sector se ha convertido en tierra de zombis, en la que los bajos precios y el afán por enfrentar el calentamiento global desincentivan las inversiones. Chevron y Exxon son los titanes que sufren.

COMPARTIR

Desde la creación de la máquina de vapor de James Watt, el mundo ha visto varias revoluciones energéticas que han cambiado para siempre la economía. La más reciente de ellas, la liderada por la industria de esquisto, le permitió a EE.UU. garantizar su independencia energética y, contra todo pronóstico, convertirlo en el mayor exportador de petróleo. 

Llegamos a este punto luego de décadas en las que la energía dominó la agenda geopolítica de EE.UU. Garantizar campos petroleros funcionales en países de Medio Oriente ha dejado de ser una prioridad, y dio paso -gracias a pocas regulaciones- a una producción de petróleo y gas sin precedentes para este país. 

Sin embargo, estas buenas noticias no lo son para la industria petrolera estadounidense. 

Fuente: Energy Information Administration

Una muestra de que esta alta producción equivale a ganancias para este sector es la pérdida de US$6.6 mil millones de Chevron durante el cuarto trimestre de 2019. Esta empresa, uno de los jugadores más importantes en la industria, vivió el peor trimestre en los últimos 15 años debido en gran medida a cancelaciones relacionadas con la producción de petróleo y gas de esquisto, por un valor de US$10.4 mil millones.

Un oro negro no tan valioso

Desde la caída de los precios del petróleo, en 2014, pasando por los incrementos en la producción de combustibles no convencionales, hemos visto cómo los inversores están saliendo sus posiciones en en este sector. 

A esto se le suma, el debate en torno al ‘fracking’ y su impacto en el medio ambiente; la cuestión del uso del combustible en plásticos, que afectan diversos ecosistemas, entre otros, son algunos de los argumentos que alimentan la resistencia al consumo y producción del petróleo. El último golpe vino con la disrupción en las cadenas de valor mundial que está ocasionado el Coronavirus, en China. 

El impacto de este virus está reduciendo la demanda mundial y agudiza la mala hora del petróleo, en la cual Chevron se ha mantenido adicto a los combustibles y descartado la diversificación. 

¡Tengámoslo claro, vivimos una transición! Sin ir tan lejos, el peso del sector energético se ha reducido en el índice S&P 500, sin duda es una tendencia inquietante. En efecto, a medida que el S&P 500 ha seguido alcanzando nuevos máximos históricos la importancia de las reservas de petróleo y gas ha disminuido.

¿Qué podemos esperar a futuro? La perspectiva a corto plazo para Chevron no parece muy esperanzadora y en el largo plazo pueden ser aún más nefasta si tenemos en cuenta los precios del petróleo, que se mantienen bajos debido a la sobreproducción del esquisto bituminoso. 

Exxon vs. Chevron. Los gigantes del petróleo estadounidense sufren. Fuente: Tradingview. 

Desde la perspectiva de Macrowise, Chevron no solo tiene un panorama difícil, sino que ejemplifica la transición que se vive en la otrora gran industria petrolera, por lo que es una compañía que tendrá una corrección en su precio, en un escenario en el que al parecer el precio de la acción de Chevron está siguiendo el declive del de Exxon. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 590

PORTADA

La pandemia volvió a Carrasquilla el hombre más importante del Gobierno

La covid-19 convirtió al ministro de Hacienda en el hombre más importante del Gobierno. Su legado, bueno o malo, pasará a la historia. ¿Cuál es el balance?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.