Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2019/12/29 00:01

    La Fiesta de Fin de Año

    Con diciembre llegan los balances de fin de año, los cierres contables, los gastos que aún no están causados y el afán por cerrar las ventas y por supuesto aquellos pendientes que no pueden pasar para el próximo año.

COMPARTIR

La fiesta de fin de año termina siendo una buena forma de observar la cultura de la Empresa. Los tiempos cambian, pero esa parranda que todos esperan en diciembre y la posibilidad de permiso de salida para muchos que no viven en completa libertad de expresión genera una implacable necesidad de aceptar y sentirse feliz sin preguntar mucho.

Veamos detrás de escenas. Normalmente estas fiestas las organiza el área de Recursos Humanos y por tanto debería buscar un espacio de motivación y sobre todo de agradecimiento hacia un grupo de empleados que ha hecho un gran esfuerzo durante un año. Sin embrago no siempre se tienen en cuenta los motivadores de la población en general.

No debería ser una fiesta para perder el control por el licor. No debería ser necesariamente una fiesta. Conozco muchos casos de personas que van más por la obligación de quedar bien o no soportar el bulling posterior por ser tan ñoño de no asistir.

Si volvemos entonces a la base del objetivo original, la fiesta debería estar hecha para ser un espacio de integración, de diversión, de respeto y donde cada uno se vaya a la hora que quiera, coma lo que quiera y sobre todo tome licor hasta el nivel que su propia autonomía lo demande.

He estado en muchas fiestas de fin de año en mi vida. Y también he visto otras por trabajo o por historias compartidas de amigos. Aunque mucha gente la pasa bien, es bueno replantear desde el área de Recursos Humanos qué es lo que la gente de verdad prefiere, para no llegar con rancheras donde la gente lo que quiere es opera.

Quitemos la creencia de que la única forma de agradecer e integrar es a punto de aguardiente. He estado en empresas cuyos equipos prefieren una buena cena donde inviten a sus familias o a otras donde prefieren un almuerzo más íntimo. Así que el llamado real sería a entender bien los perfiles de mi gente antes de organizar el parrandón. 

He visto organizaciones cuyo presupuesto de desarrollo es tan bajo que el 70% se lo lleva el ágape de diciembre. Y otras donde tiran la casa por la ventana, pero los salarios no son los mejores. De nuevo consistencia es la palabra.

Y a los líderes les haría un llamado también a aprovechar bien estos espacios. Que no sean espacios exclusivos para bailar reggaetón con los asistentes que nunca saludan. Es un espacio que un poco más de observación puede servir para conocer más lo que realmente divierte y llama la atención en la informalidad a los equipos.

A los empleados que asisten les pediría la mesura necesaria para entender que aunque el ambiente sea genial e informal sigue siendo del grupo laboral y por tanto un exceso descontrolado puede llevar a meter la pata. Mesura e inteligencia no significan ser el aburrido del plan.

Tal vez es momento de repensar la fiesta de fin de año. Que esta fiesta genere un espacio de interacción constructivo y rentable, además. Que realmente sea el momento para agradecer unos a otros por un trabajo bien hecho o al menos por los aprendizajes del año.

Que vivan las fiestas de fin de año respetuosas, alegres, de buen gusto y sobre todo llenas de sonrisas reales que inspiren a ser parte de un equipo. La gente se mide en estas fiestas, se prueba en momentos de informalidad  donde la inteligencia social debe prevalecer . Así que a observar más y a criticar menos. No es suficiente que el escritor sea dueño de su estilo. Es importante que el estilo sea dueño de las cosas. (Giacomo Leopardi). 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.