Opinión

  • | 2018/07/31 00:01

    Facebook, de sueño tecnológico a ‘chivo expiatorio’

    La empresa de Zuckberg atraviesa turbulencias que podrían convertirla en símbolo del declive del capitalismo de la vigilancia.

COMPARTIR

Las cosas no están marchando bien para la compañía de Zuckerberg. Entre los motivos del reciente descenso de un 20%, en el precio de sus acciones está la enorme desconfianza en torno a la protección de los datos personales de millones de usuarios. Sin embargo, en la práctica este monitoreo asiduo del comportamiento de los usuarios, que le ha permitido a Facebook ser la empresa que es hoy, se está agotando.

Prueba de ello es que las demás compañías tecnológicas, Netflix, Amazon y Google, han encontrado en la recompra de acciones la forma de mantener altos precios en sus acciones, que sin embargo, son susceptibles a un descenso, provocado por el afán inversionista de obtener grandes dividendos. Este comportamiento de manada es lo que alienta los precios altos y da lugar a una burbuja, que al desinflarse, creará una crisis que se justificará con la aparición de nuevos ‘chivos expiatorios’.

Le puede interesar: Un gigante en la sombra rige los precios de los metales

¿Qué son los ‘chivos expiatorios’? Sujetos que tras una crisis son señalados como culpables de la caída de paradigmas. René Girard, padre de la teoría mimética, explica que este proceso se ve alimentado por cierto ‘concenso’ entre los participantes, un acuerdo en el que uno imita al otro. Sin embargo, este se ve roto cuando todos buscan un mismo objetivo, lo cual deviene en un conflicto y arruina el proceso de imitación.

Lo que sucede luego es la crisis y el posterior señalamiento de un ‘chivo expiatorio’. ¿Dónde hemos visto esto antes? Basta remontarse al Barings Bank, el cual entró en crisis luego de la manía de los bonos argentinos de 1890, ó Nui Onoue, con su restaurante "Egawa", que se convirtió en el símbolo de la burbuja japonesa, al comienzo de la década de 1990; Pet.com lo fue con la burbuja de las .com, en 2001, al igual que Lehman Brothers, con la burbuja financiera de 2008.

Para saber quién será el próximo y posible ‘chivo expiatorio’, hay que revisar los escenarios problemáticos de este año, distribuidos en la siguiente gráfica:

                                                                                                        Fuente: Macrowise.

La gráfica nos muestra cómo los mercados emergentes son la intersección de varios chivos expiatorios. Por eso, un eventual problema en el sistema bancario a la sombra de China tendría consecuencias inmediatas en los precios de las materias primas industriales, y por ende, en monedas como el peso chileno, el real brasileño y el dólar australiano. Esto crearía un ambiente de disminución de apetito por riesgo, que puede contagiar a todos lo mercados emergentes, que hoy tienen un nivel de endeudamiento importante.

Algo similar ocurriría en el caso de una venta generalizada de las acciones de los gigantes tecnológicos de EE. UU., y como resultado de una crisis de balanza de pagos en Turquía, que se propagaría al resto de países emergentes.

Le sugerimos: Mientras Trump lucha su guerra comercial una burbuja crece en EE.UU

La pregunta que surge es: ¿para qué enfocarnos en esos eventos, si las probabilidades de que ocurran son bajas? Esto es cierto, son eventos de cola de baja probabilidad, pero lo útil de este análisis es que la probabilidad de que al menos uno de ellos suceda es alta, como lo muestran la siguiente tabla y cálculos.

 Fuente: Macrowise.

Según el gráfico anterior, si asumimos que estos escenarios son independientes, con el fin de hacer más sencillos los cálculos. La probabilidad del escenario conservador es: 1-(0,75x0,75x0,75) = 57,8%. En el escenario base, la probabilidad sería 1-(0,4x0,7x0,8) = 74,8%.

Sí, existe casi un 60% de probabilidad de que se produzca una de las 3 coyunturas que pondrían en aprietos a quienes estén en la intersección, es decir, a los mercados emergentes. Por eso, a pesar de que existan posibilidades puntuales de inversión en estos mercados, hay que ser selectivo para invertir en prospectos que ofrezcan la suficiente utilidad y que compensen el riesgo de cualquiera de estas coyunturas. De lo contrario, siempre será más útil permanecer al margen de este activo.

Por eso, un eventual problema en el sistema bancario a la sombra de China tendría consecuencias inmediatas en los precios de las materias primas industriales, y por ende, en monedas como el peso chileno, el real brasileño y el dólar australiano. Esto crearía un ambiente de disminución de apetito por riesgo, que puede contagiar a todos los mercados emergentes, que hoy tienen un nivel de endeudamiento importante.

 Recomendamos: El peso de la moneda china caerá sobre los países emergentes

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.