Opinión

  • | 2019/04/23 00:01

    Extinction Rebellion: la venganza de los milenial

    Al Gore, el papa Francisco, varios premios nobel entre los que encontramos a Paul Krugman, Paul Romer y William Nordhaus son de algún modo precursores del movimiento. Actualmente también se extiende en América Latina.

COMPARTIR

Como milenial recibí sobredosis de ‘Paz Verde‘ (programa de Roberto Tovar los sábados y domingos por la mañana) así como de ‘Capitán Planeta‘. Creo que los manifestantes de Londres recibieron otro tanto, en versión británica.

Extinction Rebellion es un movimiento que surgió en 2018 en Londres, con el fin de llamar la atención en torno a un tema tan espinoso como el cambio climático. Los últimos días ha tenido paralizada buena parte de la capital del Reino Unido, bloqueando puentes emblemáticos como el de Waterloo. Oxford Circus y Picadilly Circus estuvieron parados. Sus militantes también se tomaron el aeropuerto de Heathrow, lo cual hizo que la ciudad prácticamente colapsara.

Los detenidos por los desórdenes oscilan las 1.000 personas. Las pérdidas económicas solo para los pequeños comerciantes de Oxford Circus, una de las zonas más emblemáticas de Londres, fue del orden de las 12 millones de libras esterlinas (casi $50.000 millones solo en una semana). Los demás comercios aún no han cuantificado sus pérdidas, pero deben ser similares o superiores.

Los miembros de Extinction Rebellion son en su mayoría milenials inconformes con las políticas públicas y privadas que en el Reino Unido se vienen adelantando contra el cambio climático. El futuro del planeta es su principal preocupación. Se autodefinen como un “un movimiento internacional que utiliza la desobediencia civil no violenta para lograr un cambio radical con el fin de minimizar el riesgo de extinción humana y colapso ecológico”. Sus demandas son 3:

1. Decir la verdad. Los gobiernos deben decir la verdad y declarar una emergencia climática y ecológica, trabajando con otras instituciones para comunicar la urgencia del cambio.

2. Actuar ahora. Detener la pérdida de biodiversidad y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a cero para 2025 en Reino Unido.

3. Más allá de los políticos. Crear una Asamblea Ciudadana que guíe al gobierno y decida los cambios necesarios sobre el clima y la justicia ecológica.

Son un movimiento civil muy bien organizado, tal como puede apreciarse en su página web https://rebellion.earth/. Actualmente hacen presencia en más de 80 ciudades de 33 países distintos, de acuerdo a sus fundadores. Barcelona, Lisboa, Estambul, Bruselas, Nueva York y Seattle son algunas de sus sedes. También hacen presencia en Bogotá bajo el nombre de Rexistencia contra la Extinción.

Le puede interesar: La guerra al aceite de palma

Cambio Climático y Negocios

El cambio climático está afectando los negocios, además del posicionamiento de las marcas en el mercado, por ser los milenial los principales compradores de muchas de ellas. Cada año Deloitte hace una encuesta a este grupo poblacional, siendo la de 2018 su séptima y más reciente edición. La encuesta hecha a 10.500 milenial con título universitario, trabajadores a tiempo completo en grandes organizaciones del sector privado, hace revelaciones interesantes.

 De acuerdo con Deloitte , así como con Chris Blackhurst  en ‘The Independent‘, ellos creen que las prioridades de los negocios deben ser la creación de empleos, la innovación, mejorar las vidas y carreras de los empleados, así como tener un impacto positivo en la sociedad y el medioambiente. Sin embargo, menos del 50% consideran que sus empresas se comportan éticamente. Es más, ven que los intereses de estas versan sobre la generación de ganancias, el incremento de las ventas, la producción de bienes y servicios. Los milenial de acuerdo con la firma encuestadora reconocen que las empresas deben obtener un beneficio para lograr las prioridades que ellos desean, pero creen que las empresas deberían intentar alcanzar un equilibrio más amplio de objetivos junto con el desempeño financiero.

Del total de los encuestados el 44% considera que los líderes empresariales están haciendo algo para combatir el cambio climático, saliendo de algún modo bien librados. Los políticos son los que peor imagen tienen, pues solo el 19% considera que estos están generando un impacto positivo en materia ambiental.

Una de las principales conclusiones de la encuesta es el que los milenial creen que las empresas deben poner por encima de su perspectiva de negocio el mejorar la sociedad. Esa es su principal demanda. La misma que tienen los miles de marchantes que han congestionado las calles de Londres durante la última semana.

Si las marcas quieren tener un mejor posicionamiento en el mercado deberán tener esto en cuenta, pues de lo contrario irán a la debacle. La lucha contra el cambio climático y la sostenibilidad ambiental son pilares que debe tener cualquier empresa si quiere aumentar sus ventas.

Le sugerimos: Cómo el Blockchain y el Bitcoin pueden salvar el mundo

Una problemática mundial

Este movimiento no ha sido espontáneo. Ha sido impulsado indirectamente por Al Gore y su lucha Mundial. El exvicepresidente de los Estados Unidos ha sido uno de los primeros en abordar el tema de manera significativa (seguramente muchos lo hicieron en el pasado, pero ninguno con el impacto que Gore ha generado en la sociedad). Previamente, el nacimiento del Partido Verde en Europa mostró la importancia del ambiente en materia política. Muchos de los principales líderes mundiales han sido elegidos bajo esta bandera.

Entre otros responsables encontramos también al papa Francisco, que en su encíclica ‘Laudato Si‘ resalta que el cambio climático, al igual que todas las demás problemáticas ambientales afectan profundamente el desarrollo y futuro de la humanidad. Varios premios nobel como Paul Krugman, Paul Romer, William Nordhaus hacen lo propio.

Krugman ha llegado al punto de decir en una de sus más recientes columnas en ‘The New York Times‘ que “Trump quiere matarnos a todos”. Así la tituló, con el fin de denunciar lo que él considera son atropellos por parte del actual gobierno de los Estados Unidos en materia ambiental y climática.

Los protestantes de Extinction Rebellion hasta ahora han sido pacíficas, con más de mil detenidos como lo mencionaba anteriormente, pero sin víctimas humanas o daños graves a terceros. Sin embargo, contrasta este sentimiento ambientalista con el presentado recientemente en Francia, tierra madre del Acuerdo de París. Allí si bien los chalecos amarillos se declaraban ambientalistas en su mayoría, protestaban por el alza desmedida en los precios de la gasolina, fruto del impuesto que el gobierno puso con el fin de disminuir el consumo de combustibles fósiles, así como de cumplir con lo pactado en París en 2015.

¿Será que los de Extinction Rebellion harán lo mismo cuando les toquen el bolsillo?, o ¿posiblemente dejen de marchar cuando esto suceda con el fin de que se cumplan sus demandas? Ya veremos, queda abierta la discusión.

A

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.