Opinión

  • | 2019/03/26 09:49

    Es mejor ir a Nariño que a Mónaco. Viajemos por Colombia y ahorrémonos la Minga

    El potencial ecoturístico del país es inmenso. El turismo sostenible empodera a las poblaciones vulnerables y las aleja de economías basadas en cultivos ilícitos. Suena difícil, pero sí se puede.

COMPARTIR

El año pasado, en la estación de trenes de Mónaco conocí a una persona muy particular, Antoine, un funcionario de la SNFC (Sociedad Nacional de Ferrocarriles Franceses). Al enterarse que yo era colombiana me dijo: “Colombia es el mejor país del mundo” y me preguntó que cual consideraba yo era la mejor ciudad de Colombia. Le dije que teníamos varias, Cartagena, Medellín, Santa Marta, la misma Bogotá. El se me quedó mirando con ojos atónitos y sólo apunto a decir que estaba equivocada pues conocía cada rincón de nuestro país y que sin lugar a duda la mejor ciudad de Colombia era Pasto, que el festival de blancos y negros era algo incomparable, así como la calidez de sus gentes. Ni que decir de la laguna de la Cocha (hoy sitio Ramsar), la cual le pareció uno de los lugares más hermosos del mundo.

Haciendo una reflexión más profunda, no puedo evitar pensar en la belleza de esta región del país, nuestra región pacífica, la cual ha sido progresivamente devastada por los grupos al margen de la ley. Alias Guacho reinaba hasta hace poco en Nariño; lo mismo Alfonso Cano en Cauca. Ambos fueron dados de baja, pero la violencia en esta zona del país no deja de ser preocupante.

La actual Minga indígena es también fruto de esta problemática. Es evidente que más allá de ser una manifestación de grupos indígenas, al igual que en la mayoría de protestas sociales que se han desarrollado recientemente en el país, allí existe una estrategia organizada por parte de grupos delincuenciales cuyo único interés es apropiarse de esta región. El pacífico colombiano es crucial para el narcotráfico, pues desde las negociaciones de paz han crecido de manera desmesurada las plantaciones de coca y marihuana. El costo de la pasta base de coca pasó de $1´800.000 a $2´400.000. Por cada kilo de Coca, el dueño de un laboratorio paga $150.000 al grupo armado ilegal de su jurisdicción por concepto de protección, vigilancia y logística. Lo anterior implica que de cada tonelada de cocaína genera a estos grupos $1.500 millones. Nada más rentable.

El 2018 fue un año récord en materia de incautaciones, llegando a las 273 toneladas. De acuerdo con cifras oficiales, en Nariño se incautaron 118.939 kilos de clorhidrato de Cocaína, en Putumayo 5.367 kilos de base de coca y en el Valle del Cauca 68.841 kilos de marihuana. El problema no son las incautadas sino las que se dejaron de incautar. Lo más grave de todo este asunto es que en medio de las negociaciones del proceso de paz se incrementó el área cultivada de coca en un 52%, entre 2015 y 2016. Esto representó el 0,3% del PIB de 2015, saltando a 1,2% en 2016, es decir unos $10,3 billones.

Le puede interesar: Alcalde : por favor dejemos de improvisar

Es claro también el efecto de la prohibición de las aspersiones aéreas con glifosato, la cual empodero a los delincuentes de esta zona del país. El entuerto actual del pacífico colombiano proviene de esto. La minga indígena fue deformada por estos grupos ilegales, que están asesinando a ciudadanos del común y a miembros de la fuerza pública con el objeto de generar caos y apoderarse de la región. En el Chocó hay poblaciones completamente sitiadas, en los que ni siquiera pueden ingresar misiones médicas, poniendo en peligro la vida de decenas de niños. Allí el Clan del Golfo, las autodefensas Gaitanistas y el ELN son los más grandes beneficiarios, así como el cartel de Sinaloa, por no mencionar otros.

Putumayo y Chocó son dos de los departamentos en los que se ha perdido más bosque natural en el país. Junto con el Amazonas, Caquetá, Guaviare, Meta y Santander, acumulan la pérdida del 81% de bosque natural en 2017 de acuerdo con el Ideam.

La otra cara de la moneda

Más allá de la realidad anteriormente descrita, existe una mucho más alentadora como lo es el crecimiento del turismo en nuestro país. El turismo en Colombia aumentó 10,4% en 2018. El año pasado representó 3,8% del PIB. Frente al 1,2% reportado por el narcotráfico, el turismo es mucho más rentable, además de generar dinámicas positivas para nuestro país.

Para países como México, el turismo genera un 7,1% del PIB. Para Costa Rica, Argentina y Brasil el porcentaje también es alto. Colombia se encuentra creciendo en esta área, la industria actualmente es floreciente y prometedora. La exuberancia de lugares como Caño Cristales ha logrado deslumbrar al mundo entero, ocupando los titulares de las más importantes publicaciones de Europa y Estados Unidos.

Le sugerimos: Realmente, ¿por qué cosas vale la pena luchar en la vida?

Incluso, desmovilizados de la columna Teófilo Forero (la misma de la bomba en El Nogal), en este momento se encuentran desarrollando un proyecto de rafting en el Río Pato en el Caquetá, encontrando en el turismo sostenible una mejor manera de vivir. La belleza de nuestros parques naturales, como el Tayrona o el Chiribiquete, que se ha visto menguada por el incremento de cultivos ilícitos, podría beneficiarse si se aumentara la inversión en turismo sostenible.

El pacífico colombiano goza no sólo de la espectacularidad de sus paisajes, sino también de una gastronomía única. Si no encontramos allí un restaurante con estrella Michelin, es porque muy seguramente los calificadores no han ido. Con el plus adicional de la sonrisa y calidez de sus gentes, la cual no se encuentra en ningún lugar del mundo.

Para turistas como Antoine es mejor Pasto que Mónaco, y para nosotros también debería ser así. Viajemos por Colombia, y con ello ayudemos a rescatar comunidades vulnerables que se encuentran en la tierra del olvido. Si bien es cierto, como diría un conocido, aquí no estamos en Dinamarca sino en Cundinamarca, y quizás Cundinamarca sea mejor, pues sus paisajes y sus gentes no se encuentran en otro sitio.

¡Menos minga y más ecoturismo¡. Feliz martes

Lea también: Las sorprendentes similitudes entre Maduro y Peppa Pig

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.