Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2019/12/14 00:01

    En el mínimo hay que nivelar al alza, no a la baja

    La inversión y el crecimiento económico se mueven con demanda por eso un ajuste hacia arriba de los salarios beneficia a la economía.

COMPARTIR

El ajuste del salario mínimo para el próximo año debería estar en niveles superiores al 5%, dada la última oferta presentada por los empresarios, lo qué superaría la inflación causada de este año que probablemente cerrará en 3,8% por ciento más la productividad laboral, que se calcula en 0,6%, sin embargo, un aumento de los salarios superior a ese nivel debería reflejar la productividad atribuible a los trabajadores y no solamente la productividad total de los factores, que ha sido más baja que aquella atribuible netamente a la mano de obra. 

Incrementos del salario del orden del 6% son una buena noticia para la economía, puesto que el crecimiento camina con base en la demanda de los consumidores que responde por el 65% de la demanda agregada total, lo que quiere decir que un aumento de los salarios que fortalezca la capacidad de compra de los hogares termina beneficiando el crecimiento económico puesto que el consumo es el principal dinamizador de la inversión. Un alza adecuada de los salarios no va a terminar por producir mayor desempleo, o como argumentan algunos otros analistas por incrementar la informalidad laboral, al contrario, subir los niveles de salario mejora la capacidad de compra de los hogares y a su vez se incentiva mejor dinámica económica.

El desempleo estructural que padece Colombia con tasas de desempleo promedio en lo que va del año del 10,5% no es fruto de un salario mínimo elevado, así mismo la informalidad laboral que bordea el 50 % tampoco es una consecuencia de un salario mínimo alto. El elevado desempleo e informalidad están ligados a una estructura económica poco competitiva, a la baja inversión en algunos sectores, así como a una economía que se mantiene anclada en la producción de materias primas o productos con bajo valor agregado. Basta ver que las materias primas responden por el 70% de las exportaciones nacionales, mientras que los sectores que presentan los mayores crecimientos no están directamente vinculados a los servicios complejos ni a la industria, esta última ha tenido un crecimiento de tan solo 1,5% en lo que va del año.

Las soluciones de mantener un salario mínimo bajo para impedir que se aumente la brecha existente entre quienes ganan menos del mínimo y quienes lo devengan, son una solución del estilo de atajar a los mejores para que los peores puedan alcanzarlos, por supuesto una solución de esa naturaleza de nivelar por lo bajo no funciona para reducir la tasa de desempleo especialmente de los jóvenes donde dicho indicador bordea el 20%. Tratar de mantener los salarios bajos para que un mayor número de personas devenguen cantidades similares es simplemente desconocer que una parte significativa de la informalidad es causada precisamente porque el salario mínimo es considerado una asignación demasiado baja para algunos que prefieren ir a buscar mayores montos en la informalidad.

Aunque algunos precios de bienes y servicios regulados de la economía pueden verse incrementados por efectos de su indexación con el salario mínimo, eso se soluciona utilizando otros indicadores económicos para ajustar los precios de esos bienes y servicios, podrían emplearse la UVT, la UVR, o el IPC  entre otros indicadores, con el fin de evitar que el ajuste del salario mínimo tenga un efecto de indexación en los precios que genere presión en la inflación y ocasione que el poder de compra se deteriore borrando las ganancias nominales obtenidas en el ajuste.

Una economía competitiva no va a provenir de salarios bajos que terminan por generar economías de bajo valor y de escaso volumen de ventas, más competitividad y crecimiento van a estar derivados de escalar en la complejidad de las manufacturas y los servicios que se producen, y de consolidar una clase media que tenga suficiente capacidad de compra para mantener la demanda interna en condiciones robustas para atraer inversión local y extranjera, así como de una mano de obra calificada que necesariamente demanda mejores salarios.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.