Opinión

  • | 2018/01/19 00:01

    El volocóptero y otros vehículos voladores que no nos llegarán

    En el futuro cercano no tendremos vehículos autónomos voladores en Colombia y, aun así, seguimos tomando decisiones como si fueran una realidad para los negocios.

COMPARTIR

El año pasado se hicieron en Dubai las primeras pruebas en una ciudad del vehículo volador autónomo conocido como ‘Volocóptero’, y en la pasada feria de la electrónica de consumo – CES –, fue la sensación su presentación pública de la mano del gigante tecnológico Intel.

Los vehículos autónomos, voladores o no, resultan emocionantes para los usuarios, rentables para los fabricantes y desafiantes para los reguladores. La utopía nos ha mostrado senderos terrestres y aéreos con hileras de vehículos perfectamente sincronizados, que evitan atropellar peatones, hacer giros indebidos y estacionar en áreas prohibidas. Todo lo contrario al estilo de conducción latino.

Recomendado: ¿De verdad cree que tendrá trabajo en el futuro?

Justamente ese ‘estilo’, esa cultura nuestra, es la que nos aleja de la autonomía que ofrecen las máquinas. ¿Cuándo va a llegar el taxi volador a nuestras capitales?, ¿cuándo a las ciudades intermedias? Las proyecciones hablan de unos etéreos veinte o treinta años. En este caso el problema no es tecnológico, porque los vehículos de Tesla pasarán en 2018 el test de los 443 millones de kilómetros recorridos, garantizando la seguridad de los aparatos. El problema es de infraestructura, de regulación y de usuarios, como sucede en casi todos los casos en que se habla de transformación digital.

Los vehículos autónomos sirven de ejemplo para pensar en cómo estamos tomando las decisiones de negocio frente a los nuevos escenarios que abre la economía digital. Debemos estar al día en las tendencias globales, por supuesto, pero seríamos ilusos si creyéramos que ese es nuestro contexto de decisiones pensando en los mercados locales. Tenemos un consumo digital que sigue en aumento, pero en uso y apropiación estamos quedados, tanto en el ámbito social como en el organizacional, y ahí es donde debemos impulsar los grandes cambios.

Por supuesto, las macro tendencias marcan la hoja de ruta en el largo plazo, y, fundamentalmente, determinan las expectativas del consumidor final, que sabemos bien ha de ser el motor de nuestros negocios; todavía no es el momento para que los tomadores de decisiones despeguen los pies de la tierra, todavía tenemos mucho por entender en el suelo como para alimentar sueños de gloria volando en drones.

Colombia es un país con gran potencial en términos digitales, tanto en implementación como en desarrollo. Los talentos que tenemos son de exportación, pero todavía no tenemos organizaciones preparadas para enfrentar el reto de la economía digital. Damos los primeros pasos y aspiramos a volar, no está mal, pero antes de pensar en un sistema de vías aéreas para los drones tenemos que resolver asuntos de política, de inversión y de cultura. No olvidemos que acá seguimos peleando por si regular o no una aplicación, cuando el futuro, que ya es realidad en otras latitudes, ni siquiera incluye a los conductores.

Lea también: Globos led y otras burbujas digitales

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 556

PORTADA

Los mejores CEO de los últimos 25 años de Colombia

Dinero seleccionó a 25 de los presidentes de compañías colombianos más relevantes en los últimos 25 años. Son ejemplo de liderazgo, visión y poder de transformación en las organizaciones.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.