Opinión

  • | 2017/08/16 00:01

    El problema de entender el problema

    Saltar demasiado pronto a conclusiones puede generar costosos problemas a la hora de resolver nuevos retos. Aprenda cómo ser más efectivo al analizar estas situaciones.

COMPARTIR

Un error común que se da a la hora de solucionar problemas, tanto a nivel personal como profesional, es el no resolver el verdadero problema. Lo que convierte el ejercicio de buscar soluciones, en un problema en sí mismo. De hecho, una reciente investigación de Harvard realizada en organizaciones privadas y del sector público en Estados Unidos, identificó que el 85% están de acuerdo en que su organización es mala para diagnosticar problemas, de los cuales el 87% afirma que esta debilidad ha acarreado altos costos.

Lo interesante es que desde hace ya más de 60 años, investigadores como Alex Osborn, Sidney Parnes, Mihály Csíkszentmihályi, entre otros, han demostrado la importancia de definir claramente los problemas cuando se realizan procesos de solución creativa de problemas. Sin embargo, este sigue siendo un reto recurrente en el mundo corporativo. ¿Qué es entonces lo que está fallando?

También le puede interesar: La enfermedad del siglo

Por un lado, el afán de tener resultados a tiempo, hace que bien se dedique poco tiempo al análisis de los problemas, o no se tenga la habilidad para identificar cuál es el verdadero problema. Esto hace que se genere un cierre prematuro, es decir, que se salte demasiado pronto a conclusiones sin tener claridad del contexto o de las verdaderas causas de la situación. Por otro lado, puede deberse a la parálisis por análisis que se genera cuando se dedica un tiempo excesivo a evaluar una situación. En este caso, el miedo a no cumplir con los tiempos y metas, genera un bloqueo mental que tampoco permite abstraer el pensamiento para entender lo que verdaderamente está pasando. En ambos casos, lo que se requiere es de un proceso de pensamiento deliberado que obligue a analizar el problema, pero que al mismo tiempo dé las pautas para seguir adelante sin quedarse atascado en una etapa del proceso.

Para lograr que este proceso sea efectivo, se puede hacer uso de metodologías como la Solución Creativa de Problemas, Design Thinking, Triz, Scrum, entre otras. Sin embargo, se debe tener en cuenta que aunque éstas generan resultados poderosos, requieren de tiempo. Lo importante aquí, es entender que no es necesario crear todo un seminario de solución de problemas o dedicar días completos al análisis de los mismos, sino antes bien, se requieren herramientas puntuales y una cultura preparada para saber aplicarlas en el momento preciso.

Le sugrimos leer: El modelo de negocio más allá del papel

Lo interesante a la hora de conducir este tipo de análisis, es que no necesariamente se tiene que encontrar el problema real, sino que se deben buscar formas alternativas de definir el problema o de enfocarlo. Al cambiar la perspectiva desde la que se analiza la situación, las respuestas se vuelven variadas y atacan diferentes frentes que van más allá de lo obvio, lo que puede dar luces sobre un mejor problema a resolver. Aquí es vital que se dejen fluir las ideas, pues un solo enfoque no hará la diferencia. Permítase varios minutos y busque la mayor cantidad de perspectivas, pues entre más opciones tenga, mayores posibilidades de acercarse a una respuesta acertada. Finalmente, a la hora de evaluar estas opciones, piense en las probabilidades de éxito según el contexto en el que se busca resolver; esto puede medirse en términos de aceptación, de esfuerzo requerido para resolver el problema o de los recursos a invertir en el mismo. Además, se debe medir el grado de importancia, es decir, ¿Qué tan relevante es resolver este enfoque del problema en este momento? No se desgaste en cosas que no sean prioritarias, enfóquese en opciones que tengan altas probabilidades de éxito, pero que así mismo, sean de interés para el negocio.

Lea también: Colombia este año es menos innovadora será cierto

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 550

PORTADA

Ranking de las 1.000 Pymes más grandes del país

Las Pymes siguen fuertes como base de la economía. En el país son más de 96% de las unidades empresariales y responden por cerca de 80% del empleo. Dinero presenta las mil más grandes, medidas por sus ventas de 2017.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 550

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.