Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2019/08/09 00:01

    El ‘por qué no’ de la ciencia

    ¿Por qué entender sobre ciencia si no me ayudará a pagar las cuentas (23%) ni tampoco traerá comida a mi mesa (21%)? Este es el panorama poco alentador de los escépticos globales.

COMPARTIR

Pensar en ciencia es una ensoñación que habitualmente incluye batas blancas, pruebas de laboratorio y personas que son comúnmente consideradas como brillantes, en especial porque casi siempre resultan incomprensibles para cualquiera fuera de su propio campo –y antes que reconocer la propia ignorancia es más fácil cargar de halagos al interlocutor–.

Esta historia la conocen bien los científicos y muy especialmente se ocupan de ella quienes trabajan en la apropiación social de la ciencia, la tecnología y la innovación (CTeI), como lo hacen centros de ciencia al estilo de Maloka en Bogotá o el Parque Explora en Medellín; pero a veces el problema está en que por no faltar al rigor científico, se complejiza hasta aquello que las comunidades ya han apropiado.

¿Por qué debería preocuparme por la ciencia si no va a mejorar mis relaciones sociales (17%) ni tampoco va a resolver los problemas que enfrentamos como sociedad (16%)?

Una de cada tres personas en el mundo (28%), considera que no necesita entender de ciencia luego de ser adulto y de los que creemos que sí es importante entenderla, apenas un 20% nos damos la pela por abogar en favor de las bondades la bella ignorada.

Aquel 28% de los que creen que la ciencia es cosa de niños en edad escolar o de genios de laboratorio, explica sus motivos con las expresiones presentadas hasta ahora: no paga las cuentas, no trae comida, no genera nuevos amigos, en resumen, la ciencia pareciera no servir para nada.

Los hallazgos provienen del más reciente estudio State of Science Index Suvery (Encuesta sobre el Estado de la Ciencia), realizado por 3M con mediciones globales, incluyendo de estas latitudes a México y Brasil – ojalá Colombia figurara en la próxima edición –. 

Somos ciencia viva y aun así no hemos logrado vivir la ciencia.

Curiosidad es el sentimiento más popular (72%) cuando pensamos en ciencia; pero no podemos desconocer que también, como sociedad, nos intimida (10%). 

Entre las curiosidades del estudio también figuran temas como aquellos que sentimos relacionados a la ciencia y que nos generan mayor temor: clonación humana (77%), alimentos modificados genéticamente (69%), edición de genes (65%) y presencia de robots en los espacios laborales (52%). 

Al parecer la ciencia ficción ha hecho bien su tarea de prepararnos para los desastres del mañana y a los documentales les falta contarnos más sobre los que ya causamos.

La ciencia parece haber estado encapsulada –endiosada– por demasiado tiempo. Ahora pero ahora es cuando necesitamos más de ella para transformar nuestra realidad.

El momento más brillante de la ciencia no está en el futuro como creen algunos, si no ahora, porque sin ella, no quedará mucho más por disfrutar.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.