Opinión

  • | 2018/05/17 00:01

    El erróneo desprecio al mercado de capitales

    Sería deseable que los candidatos se comprometan, al menos, a implementar una comisión que realice un diagnóstico y propuestas para el desarrollo del mercado de capitales en el primer año de Gobierno.

COMPARTIR

-“Colombia tiene menos de 80 empresas listadas en el mercado de capitales y son muy pocas las que transan más de US$5 millones, ¿qué piensa hacer usted para desarrollar los mercados de capital en Colombia?”. Le pregunta un candidato presidencial a otro en uno de los múltiples debates televisados en el marco de la primera vuelta para escoger al próximo presidente del país.  

El candidato que tenía la oportunidad de responder mencionó asuntos de emprendimiento, emprendimiento social, educación, lecciones aprendidas de política social de gobiernos subnacionales que había liderado, habló casi de todo excepto de mercado de capitales. Incluso, el candidato que hizo la pregunta usó la posibilidad de replica al aire: “con el debido respeto no sentí que me contestó puntualmente la pregunta sobre el desarrollo de los mercados de capital, doctor X: ¿cuál sería su estrategia para eso?”.

El episodio parece divertido, pero no lo es. No es gracioso que el país -por ejemplo los que aspiran a dirigirlo- no se tome en serio las posibilidades de ampliar las fuentes de financiamiento de los colombianos. A pesar que en Colombia los debates no definen elecciones, incluso algunas firmas encuestadoras afirman que es cuestión de “maquinarias” y no de la opinión que ellas mismas miden, es lamentable lo que pasó. El hecho evidencia el desprecio o al menos falta de interés que el país ha tenido por el mercado de capitales.

Recomendado: TLC con EE.UU: a cuidar la amistad

Sin embargo, el mercado de capitales de Colombia necesita no solo atención sino propuestas claras para ser impulsado. Por ejemplo, en 2016 la capitalización bursátil como porcentaje del PIB fue 37% en nuestro país, mientras que en Suráfrica 323%, en Malasia 121% y en Chile 86%. Es decir, en este último país de similar nivel de desarrollo la capitalización bursátil fue más del doble que el observado en el nuestro.

No se puede negar que Colombia ha tenido avances en algunos aspectos del mercado de capitales, tales como las transacciones de deuda pública, auge en muchos indicadores a inicios del siglo y vivió la inscripción de grandes compañías en la Bolsa de Valores de Colombia, especialmente empresas públicas (ISA, ETB, Ecopetrol, Isagen). No obstante, son más los retos que este sector enfrenta. Por ejemplo, en los últimos cinco años se ven retrocesos representativos, especialmente en liquidez y en el número de empresas que ingresan al mercado. No es un hecho menor que desde 2013 no se han listado nuevas empresas en la Bolsa a través de ofertas públicas de venta (IPO, por sus siglas en inglés).

Lo más preocupante es que no se evidencia una estrategia para disminuir nuestro innegable rezago en el desarrollo del mercado de capitales. Aún más, pareciera que existe cierto desprecio. Un ejemplo ilustrativo es el número de planes y misiones para hacer reformas del sector, la última que se hizo en Colombia la lanzaron en 1996 Fedesarrollo, el Banco Mundial y el Ministerio de Hacienda de la época. Es decir, hace más de dos décadas. Mientras tanto, desde 2001 Chile ha adoptado cuatro reformas estructurales al mercado de capitales y Malasia ha lanzado dos planes con horizontes de diez años.

Puede interesarle: Atacar la corrupción: del dicho al hecho

Es imperativo que el país tome en serio las oportunidades que el mercado de capitales puede ofrecer al desarrollo económico. Las empresas colombianas generalmente se financian con crédito bancario que tienen fortalezas para capitalizar proyectos estandarizados, de corto plazo, y que tengan un menor nivel de riesgo porque poseen garantías. Sin embargo, los mercados de capitales tienen mayor posibilidad de diseñar esquemas de financiación a la medida y con horizontes de tiempo más largos.

El desarrollo de los mercados de capitales requiere de acciones de política pública en muchos frentes. Por ejemplo, asuntos tributarios, de política comercial, cambiaria y regulatorias puntuales del sector. Pero incluso, se requiere una perspectiva integral que también considere elementos educativos y de uso de nuevas tecnologías. Es imperioso que el nuevo gobierno tenga el convencimiento de que el mercado de capitales es fundamental para el desarrollo de la economía, esto redundará en mayores fuentes de financiamiento para las empresas colombianas.

Por el momento sería deseable que los candidatos se comprometan, al menos, a implementar una comisión que realice un diagnóstico y propuestas para el desarrollo del mercado de capitales en el primer año de Gobierno. Para esta tarea ya contaría con dos documentos publicados en 2017 que pueden ser insumos para la discusión: uno de Luis Fernando Alarcón y otro de Juan Pablo Córdoba y Estefanía Molina.

Alarcón (2017). “Construyendo las bases de la nueva misión del mercado de capitales en Colombia”. Corficolombiana & Asobancaria.

Córdoba & Molina (2017). “Elementos para alcanzar el mercado de capitales que Colombia necesita: Hoja de Ruta y Desafíos Estructurales”.  Documento CEDE 70, diciembre 2017.

Lea también: La madre de muchos males

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 554

PORTADA

¿Qué está pensando Alberto Carrasquilla?

La propuesta de ajuste tributario que el Ministro de Hacienda le presentó al país parece no haberle gustado a nadie. ¿Hacia dónde nos quiere llevar quien es considerado por muchos uno de los mejores economistas de la región?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.