Opinión

  • | 2019/05/22 00:01

    El crecimiento del primer trimestre: el trabajo pendiente

    Con la publicación del dato de crecimiento del primer trimestre, empiezan a verse señales del comportamiento de la economía para este que será el primer año completo del actual gobierno, lo que será una prueba crucial. Por eso esta semana lo analizo para ver qué nos muestra.

COMPARTIR

Quiero empezar mi columna de esta semana haciendo una corrección a mi columna anterior, gracias a uno de mis lectores que me hizo ver que la capital de Turquía es Ankara y no Estambul la cual es un centro económico estratégico para el país. Ahora sí aclarado eso, podemos empezar a hablar del crecimiento en Colombia en el primer trimestre.

El crecimiento del producto interno bruto o PIB para el primer trimestre de 2019 fue de 2,8 %, de acuerdo a las cifras publicadas por el Dane el pasado 15 de mayo. De esta cifra vale la pena aclarar que estuvo por debajo de lo esperado por el mercado que era 3,0 % y fue superior al dato del cuarto trimestre de 2018 que fue de 2,7 %, con lo que este año no empezó con pie derecho en términos de crecimiento.

Le puede interesar: Turquía, el costo de la inestabilidad

El gráfico 1 muestra el comportamiento histórico que ha tenido la tasa de crecimiento del PIB a precios constantes o también PIB real con los datos originales (sin ajuste por efecto estacional) en los últimos 5 años comparando la serie con su promedio para ese periodo donde el último dato de crecimiento solo supera este valor en 0,1 puntos porcentuales, manteniendo una tendencia similar desde el segundo trimestre del 2018. Pero ¿cuál fue el sector que afectó esta tendencia de crecimiento para que quedara por debajo del mercado? Un sector que ha venido teniendo problema en los trimestres pasados, la construcción.

La construcción

El PIB se puede calcular de varias maneras, así que, tomando el cálculo desde el valor agregado por los sectores productivos en la economía, este trimestre  vuelve a estar en la construcción que en términos de tasas de crecimiento anuales fue el único sector con una tasa negativa, de -5,6 %. Pero un aspecto a resaltar es que los demás sectores crecieron de forma positiva tal y como puede verse en el gráfico 2 donde la mayor tasa de crecimiento la tuvo el sector financiero seguido por el de minas y canteras que aprovechó la tendencia creciente de los precios del petróleo durante el primer trimestre del año, que pasaron de la referencia Brent de un promedio de 52 dólares por barril a cerrar marzo en 69, un aumento de 32 %.

Le sugerimos: Ecopetrol, el petróleo y los dividendos

Un efecto que hay que tener en cuenta y también se ve en el gráfico 2 es el comportamiento que ha tenido el sector de la construcción en los últimos 5 años, con una clara tendencia decreciente en su tasa anual. Esto es muy importante para enlazar con otra variable que ha dado señales de crecimiento y es el desempleo que para marzo fue de 10,8 %, ya que la construcción es uno de los sectores cuya producción es intensiva en mano de obra, por lo que una constante pérdida de dinamismo y más de un año de contracción en terreno negativo, entre el primer trimestre de 2017 y el segundo de 2018, es claro que tendría un impacto en el mercado laboral. Si bien esta no es la única fuerza detrás de la actual dinámica del desempleo, es un factor importante a tener en cuenta en su análisis.

Si quieren saber sobre el último dato de desempleo los invito a leer mi columna al respecto: Revisando el desempleo

Pero las implicaciones de este de crecimiento van más allá de las cifras, existen vulnerabilidades a tener en cuenta para el resto del año, la primera está en un viejo conocido: el petróleo. La producción petrolera se encuentra dentro del sector de minas y canteras, lo hace que tenga una dependencia importante de los precios internacionales del crudo y aunque las tensiones geopolíticas en Oriente Medio y entre Estados Unidos e Irán podrían empujar el precio al alza, nuevas tensiones entre la Rusia y la OPEP sobre mantener el recorte de producción el resto del año podría contrarrestar ese efecto.

Vea también:¿China crece o no crece?

Otra implicación del crecimiento se da al verlo comparado con las cifras de desempleo, que se mantiene en dos dígitos, lo que muestra una necesidad clara de una expansión mucho más fuerte de la economía ya que debe aumentar la generación de empleos, lo que implicaría un crecimiento del consumo de los hogares. En la publicación del PIB calculado vía gasto el consumo de los hogares, tuvo un crecimiento de 4,0 % anual, superando el 3,5 % del mismo periodo de 2018 para el primer trimestre lo que muestra una dinámica interesante en este componente, es por esto que una mejora en la tasa de desempleo, implicaría mayores ingresos para los hogares. Es claro que mejoras en el mercado laboral y en el aparato productivo de la economía toman tiempo  pero por eso es vital analizar la cifra de crecimiento acompañada de la desempleo que nos dan un contexto más amplio y nos muestra la dimensión real del trabajo pendiente.

@Rogue Economist1

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.