Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2020/01/13 00:02

    El corazón 2020

    El año empezó para el mundo con una fuerza increíble. Parecen señales que nos negamos a leer o a entender.

COMPARTIR

El año empezó para el mundo con una fuerza increíble. Parecen señales que nos negamos a leer o a entender. Sin importar la religión, las creencias, la ubicación geopolítica este planeta está patas arriba y necesitamos entender que hay que hacer.

La raza humana es en tal forma incomprensible y regida por los principios individuales del egocentrismo que veo que las nuevas generaciones están perdiendo la empatía hacia los colegas de la misma especie.

Es como si hubiera más empatía, más sensibilidad, mayor sentido de conexión con los animales que con el resto de humanos. La tragedia de Australia realmente nunca se había visto y observar animales inocentes del mal uso que los humanos le hemos hecho al planeta, tratando de buscar lugar para sobrevivir es sin duda sobrecogedor.

No digo que los animales no merezcan atención. La merecen toda por supuesto, son parte perfecta de un universo perfecto que los humanos nos empeñamos en dañar. Son absolutamente inocentes, hermosos, leales.

Sin embargo, es increíble la indolencia entre humanos. Esta mañana en un semáforo me sonrió una chiquita de unos 4 años sentada debajo de un árbol mientras su papá venezolano trataba de venderle a todos los conductores bolsas de la basura. Ningún conductor compró nada, evadían la mirada para no tener siquiera que pensar que un ser humano con hambre y sin casa estaba al frente de su camioneta.

Esta chiquita con sus dos colitas y una gran sonrisa me saludaba con su manita y se veía realmente sorprendida de que alguien le devolviera el saludo. Es evidente imaginar quien compró varias bolsas y se ganó una sonrisa extra. Pero la historia la comparto porque observando en detenimiento parece que perdimos la sensibilidad por los demás seres humanos.

He visto gente llorando por un perrito callejero (lo entiendo y alguna vez adopté y he sido varias veces hogar de paso gracias a mi hija que es animalista radical) pero insisto y ¿qué pasó con el dolor por los demás humanos?

¿Qué es lo que hacen los líderes para tratar de cambiar un poco la actitud de “mátese quien pueda”? nada o casi nada. Ante los ataques de pataleta de Trump, las marchas que tratan de llamar la atención por la desigualdad y generan todo tipo de opiniones donde cada quien cree tener la razón absoluta he decidido abrazar a mis hijos, escuchar a mi pepe grillo y amar cada vez más a mis dos perros.

Y no se necesita matar a un líder militar o desfalcar al estado, o preguntar “¿de qué hablas, viejo?” para vivir situaciones de disparidad y egocentrismo. Muchas empresas son iguales. Es cierto que no manejan misiles, pero hay formas de ametrallar el alma.

Entiendo las dificultades y conflictos que pueden generar las nuevas estructuras matriciales donde todo el mundo se siente responsable, por tanto nadie termina siéndolo y al momento de la foto salen los que menos hacen. Pero podríamos hacer la vida más fácil con algo que parece imposible en algunas culturas, hablar de frente, con respeto claro, pero de frente.

En muchas compañías hay que estar más pendiente de caerle bien a todos que en producir resultados reales. Y de nuevo he sido testigo de que los que más calladitos se quedan, los que simplemente no “dan esas batallas” al final ganan más; no hacen mucho, pero viven bien sin el mérito del trabajo pero con la lamboneada precisa y la hipocresía del sobreviviente organizacional clásico. Es como si todo se resumiera a plata, reconocimiento, símbolos de “soy tan exitoso”.

Arranqué un año feliz por que creo en los nuevos ciclos. Empecé con la mejor energía creyendo que este año van a pasar cosas diferentes, más bonitas, de energía más genuina. Pero me ha revolcado un poco el ambiente. La maldad existe, el corazón humano puede ser muy oscuro. Profundamente oscuro.

Mi mensaje hoy no es apocaliptico. Es mas bien un llamado a seguir creyendo. A no creerse un ser humano perfecto, a entender más que tus limitaciones y el ego te amarra y no te das ni cuenta.

Como diría John Lenon …all we need is love…pero ¿sabemos al menos cómo amar? ¿Qué tal arrancar el año con empatía hacia los demás?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.