Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2019/03/09 00:01

    ¿Economía cómo vamos?

    Con dos meses recorridos es muy temprano juzgar cómo irá la economía este año, los datos disponibles están dando señales mixtas especialmente desde el mercado de trabajo y confianza del consumidor.

COMPARTIR

Aunque el Presidente Duque viene cumpliendo con el deber de imprimir optimismo en el ambiente económico contando con la ayuda de algunos medios de comunicación, aún es muy temprano para anunciar aceleraciones “importantes” de la economía y menos aún bajo la forma de los anuncios como el segundo mayor crecimiento en los últimos tres años; o que la demanda de un trimestre fue la mayor de los últimos años etc.

Los anuncios de victorias tempranas anclados a supuestos resultados inmediatos de la Ley de Financiamiento, pueden convertirse en un boomerang, porque aunque en el corto plazo mejoran la imagen del Presidente y traen repuntes en las encuestas, también generan sobre valoración de las expectativas económicas de los empresarios y hogares que en caso de no cumplirse pueden provocar desaceleración económica, todo lo contrario de lo que está buscando el ejecutivo.

Los datos disponibles hasta ahora traen señales mixtas y no dan para garantizar que el futuro inmediato va a ir en uno u otro sentido. Mientras la inflación total está controlada cerca al objetivo del 3% del Banrep los regulados se mantienen cerca al 6%, por su parte el mercado de trabajo se deterioró y el desempleo volvió a estar en dos dígitos al situarse en 12,8% en enero. Mientras en el cuarto trimestre hubo expansión con un crecimiento del 2,8% el gobierno esperaba 3,1% evidenciando que el trámite de la Ley de Financiamiento con aumento del IVA a la canasta familiar sí afecto la dinámica del consumo y la confianza del consumidor cayó a -19 en noviembre y - 8 en diciembre a pesar de ser meses con elevadas ventas por la temporada navideña.

Le puede interesar: Retos fiscales y plan de desarrollo

Por otro lado, el Banrep informó que el déficit en cuenta corriente subió del 3,5% del PIB a 3,9% prendiendo las alertas sobre la necesidad de un mayor ajuste externo, puesto que mantener el déficit implica tener con que financiarlo vía inversión extranjera o mayores exportaciones. Sin embargo, en enero hubo una disminución del 18% en la inversión extranjera directa, contradiciendo las intenciones de la Ley de Financiamiento de aumentarla. El efecto del aumento del déficit corriente ha sido mayor acumulación de reservas internacionales, y expectativas de aumentar la tasa de interés de intervención por lo menos en 0,50% durante el año.

La industria creció 2% y aceleró el último trimestre a 2,5%, el sector agrícola logro expandirse durante los tres primeros trimestres 2%, pero al final, de octubre a noviembre perdió fuelle y bajó a 0,9%, una situación que seguramente se agravará en este primer trimestre a causa de la caída de los precios del café y menor producción de sacos. En contraste el sector constructor parece iniciar una mejoría, aunque en el año prácticamente estuvo estancado con 0,3% el crecimiento en el último trimestre mejoró a 4,2%, un trimestre no es para cantar victoria, pero los datos de ventas vienen mostrando una reducción de los inventarios y el sector de obras civiles es posible que despegue si el gobierno logra que las 4G vuelvan a estar en marcha. De momento, son las iniciativas del ministro Malagón las que han puesto andar el mercado de vivienda, especialmente el segmento VIS y VIPA.

El sector extractivo que responde por más de la mitad de las exportaciones se contrajo 0,8% en el año y cayó 0,1% en el último trimestre a pesar de precios pico del petróleo. Como se ve, los datos disponibles envían señales mixtas sobre el desempeño de la economía, con riesgos externos que persisten. Por eso es muy temprano para que el Gobierno anuncie recuperaciones importantes gracias a la Ley de Financiamiento ya que sus efectos tendrán un rezago de al menos seis meses. Hace mejor el equipo de Gobierno si opta por una estrategia como la del ministro Malagón de trabajar disciplinadamente, divulgar la puesta en marcha de hechos en las iniciativas que lidera y dejar que sean los datos los que confirmen su gestión, en lugar de estar anunciando expectativas (globos). También si alinea a los funcionarios que mandan mensajes diferentes a los del Presidente como la grabación de la canasta familiar, la pensional que ya no va a ser, o la venta de Ecopetrol que no tiene apoyo ni justificación.

Lea también: Ecopetrol al rescate del fisco

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 603

PORTADA

Las 1.000 pymes más grandes del país

Si bien la pandemia ha golpeado con fuerza al sector empresarial y, en especial a las firmas pequeñas y medianas, su tamaño también se convirtió en una ventaja y muchas lograron salir a flote más rápido que las grandes compañías.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.