Opinión

  • | 2018/05/02 00:01

    El dilema entre lo que se puede hacer vs. lo que se debería hacer

    La innovación se ve limitada cuando solo nos enfocamos en lo que se debería hacer, sin embargo, los resultados exigen un poco de rebeldía

COMPARTIR

No conozco la primera organización a la que no le interese ser exitosa en el mercado, pero tampoco es un misterio que las fórmulas que solían funcionar, se ven amenazadas hoy en día por las dinámicas cambiantes del mercado e incluso la creciente tecnología que permea cada rincón de la vida de las personas. Sin embargo, aunque la necesidad de innovar es latente, son muy pocos los que realmente logran hacerlo, en parte debido a que a la hora de pensar en posibilidades para innovar, nos enfocamos más en lo que deberíamos hacer, y no en lo que podríamos hacer.

Lo anterior demuestra un gran bloqueo que impide la consecución de resultados. Cuando nos enfocamos en lo que podemos hacer, la perspectiva es limitada, pues todo se evalúa desde la realidad actual, impidiendo analizar escenarios futuros enfocados a la disrupción. En cambio, cuando pensamos en lo que podríamos hacer, nuestra mente se enfoca en posibilidades desde el pensamiento creativo y por tanto se pueden visualizar nuevos caminos. En otras palabras, es un esfuerzo por aprovechar los recursos, pues no necesariamente implica que se tenga que crear algo nuevo, sino pensar desde las capacidades actuales nuevas combinaciones para la búsqueda de soluciones innovadoras.

Le puede interesar: Son efectivos los premios de innovación

Sin embargo, es importante que se reconozca la importancia de pensar desde la perspectiva de lo que se podría hacer, pero dándole el espacio para que se den este tipo de conversaciones. Resalto el tema del espacio, pues es común ver equipos que se sienten impacientados con los rebeldes que se arriesgan a proponer ideas locas y descabelladas, o que tratan de mover ideas que llevarían al negocio a una dirección diferente de la actual. Lo que estos equipos sienten muchas veces es que las ideas propuestas por estas personas retrasan el trabajo o son una pérdida de tiempo, cuando en realidad pueden llegar a ser la salvación de un barco que comienza a hundirse. En palabras de Albert Einstein, “si al principio una idea no es absurda, no hay esperanza para ella”.

Le sugerimos: Permiso para ser apasionado

Los rebeldes entienden que a pesar de las presiones del tiempo, siempre vale la pena tomarse un momento para reflexionar, para pensar: ¿Qué pasaría sí…? Teniendo presente que una idea no necesariamente implica implementación, pero si puede estimular la mente para pensar en diferentes perspectivas. Así mismo, es crucial comprender la importancia que tienen los debates en la creatividad; las personas que traen a la mesa ideas poco convencionales tienden a ser consideradas como conflictivas porque generan debates con facilidad. Sin embargo, el debate es una fuente invaluable de oportunidad para las nuevas ideas, pues permite traer nuevos puntos de vista a la mesa que enriquecen las soluciones. Claramente, sin olvidar que esto debe hacerse en términos de respeto; a veces es bueno simplemente aceptar que estamos en desacuerdo, pero que podemos vivir en paz con ello.

Si queremos lograr innovación, tenemos que salirnos de los modelos burocráticos en donde todos esperan las ideas del jefe para alinearse con ellas. Antes bien, tenemos que promover entornos en donde las personas estén dispuestas a romper las reglas y la sala de reuniones a escuchar estas locuras.

Le puede interesar: Los hábitos de la felicidad

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 554

PORTADA

¿Qué está pensando Alberto Carrasquilla?

La propuesta de ajuste tributario que el Ministro de Hacienda le presentó al país parece no haberle gustado a nadie. ¿Hacia dónde nos quiere llevar quien es considerado por muchos uno de los mejores economistas de la región?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.