Opinión

  • | 2018/01/11 00:01

    ¿De verdad cree que tendrá trabajo en el futuro?

    La delgada línea entre la autonomía de las máquinas y nuestra dependencia de ellas.

COMPARTIR

Mientras en las calles colombianas los globos transparentes rodeados de luces led nos sorprendieron con su electrónico vaivén durante la Navidad, un hombre en Japón llega a su casa y encuentra la luz encendida al regresar de su trabajo; no vive con sus padres, no tiene pareja ni mascota, aún así no se sobresalta.

Su compañera de apartamento ha calculado la hora exacta de su llegada haciendo seguimiento a su GPS, tiene listo el té y una película para compartir que seguramente le gustará al hombre. Él está feliz, le alegra saber que hay alguien que lo espera en su regreso a casa; ella no tiene emociones, pero es buena simulándolas. Vive en una burbuja y su sonrisa holográfica basta para hacerlo sentir acompañado.

¿La compraría? La señorita se llama Azuma Hikari, ella y su burbuja se consiguen desde U$2.500 en tiendas on-line. Puede personalizarla y pedirle que se encargue de controlar todos los dispositivos electrónicos de su hogar para hacer más amena la experiencia de vida. Para los latinos, por nuestro espíritu de comunidad, parece un chiste un dispositivo como estos, pero el mundo oriental está fascinado por la ‘agradable compañía’ que brinda Azuma y tantos otros personajes de similares características.

Las burbujas ya no son limitantes para los alcances de la tecnología. Ya ni siquiera las pantallas lo son. Vivimos en un mundo infoxicado (de datos, imágenes, videos, …) y ahora nos perfilamos hacia uno cada vez más automatizado, donde los aparatos se convierten en compañeros de vida.

La cuarta revolución industrial sucede entre nosotros y no todos nos damos cuenta, algunos incluso todavía se preguntan cuáles fueron las otras tres revoluciones. Saltamos de la máquina de vapor a la electricidad, de ahí a la electrónica y ahora hablamos de la autonomía de las máquinas, pero lo complejo del nuevo escenario es pensar en si el aumentar la autonomía de los aparatos supondrá disminuir la nuestra.

Lea también: 7.000 empresarios se benefician de la inclusión productiva de población vulnerable

Históricamente, las revoluciones industriales han derivado dos cambios fundamentales en las lógicas de producción: tecnificación y especialización del trabajo. La cuarta revolución no es distinta, salvo porque ambos componentes podrían estar en manos de entidades inteligentes y robots.

En el primer semestre de 2017 supimos que Facebook tuvo que ‘apagar’ dos entes de inteligencia artificial que había creado porque el experimento de conversación entre ellos resultó fallido ya que, aunque se comunicaban, el diálogo era incomprensible para los científicos que hacían seguimiento (¿error de algoritmos o reflejo de los límites humanos?).

Luego, Elon Musk, de Tesla, hizo un llamado a la proactividad en la legislación de las máquinas pensantes porque, según él, “la inteligencia artificial representa un riesgo fundamental para la existencia de la civilización humana”. Seguramente Musk conoció a Azuma y sintió terror ante la idea de una sociedad satisfecha por el bienestar que proveen las máquinas, mientras las personas se encierran en sí mismas.

Sin tachas moralistas sobre la maldad o bondad de las inteligencias artificiales, ni de la tecnología en general, lo cierto es que estamos en el borde de un cambio en la forma en que sobrellevamos la existencia, cortesía de los nuevos y variados talentos de las máquinas.

Todos los desafíos aparecen sobre la mesa cuando se trata de máquinas pensantes, pero entre ellos destaca el de qué haremos los humanos en el momento en que las máquinas asuman más del 70% de nuestros trabajos – que el Foro Económico Mundial proyecta para el año 2040 -.

Puede interesarle: Gobierno redujo presupuesto de ingresos y gastos para RTVC

¿Quiere saber si un robot tomará su trabajo?, o mejor aún ¿en cuánto tiempo sucederá? El sitio web ‘Will a robot take my job’ le ayuda a calcular el tiempo que le queda para decidir con astucia cómo rentabilizar su oficio:

  • Sastres, costureros y oficios de la confección: 89% de riesgo de automatización a 2024
  • Personal de recursos humanos y gestión de procesos: 88% de riesgo
  • Geocientíficos (excepto hidrología y geografía): 63% de riesgo
  • Programadores de computadores: 48% de riesgo
  • Cocineros y oficios domésticos: 30% de riesgo
  • Profesores: 3.2% de riesgo
  • Gerentes y tomadores de decisiones de negocio: 1.5% de riesgo

¿Y después qué?

Los más positivos hablan de una segunda edad dorada para las mentes humanas, donde podremos dedicarnos a reflexionar sobre las vueltas de la vida mientras las máquinas velan por nuestra existencia; los más negativos anticipan guerras tecnológicas al estilo Terminator. Lo cierto es que ahora, cuando vamos cerrando la década, justamente es cuando debemos entender que hablamos de burbujas pero que dentro de poco podríamos ser nosotros ser los encapsulados.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 539

PORTADA

La ganadería hace un milagro en la altillanura de Vichada

Una profunda transformación ganadera se está gestando en Vichada, donde se podría consolidar la producción de entre 100.000 y 300.000 reses para carne de exportación. Su efecto demostración puede impactar 5 millones de hectáreas.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación