Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2019/12/03 00:01

    Conectarse con la realidad: reto del sindicalismo moderno

    El movimiento sindical en Colombia ha perdido legitimidad. Los sindicatos han logrado históricamente conquistas importantes, pero sus métodos no pueden fracturar a la sociedad y actuar en detrimento de la economía nacional.

COMPARTIR

Los gritos y arengas de los sindicatos desde los años sesenta siguen siendo las mismas. Año tras año salen a las calles, haciendo las mismas solicitudes. No es nuevo entonces que se declaren en paro. Julio Roberto Gómez, director de la Confederación General de Trabajadores (CGT), públicamente ha manifestado que sus reclamos no han cambiado desde entonces, simplemente porque los distintos gobiernos no han dado respuesta a sus propuestas. Este gobierno está recogiendo justo eso: la acumulación de años sin respuesta.

Es importante reflexionar sobre la pertinencia de los sindicatos y su adecuación a la realidad actual. Los tiempos han cambiado, pero no así las demandas del movimiento sindical, muy especialmente porque no hay un cambio en la estructura e ideario de estas organizaciones. Los principales líderes de los grupos sindicales llevan varios años como dirigentes de estas, lo cual las ha hecho ideológicamente estáticas. 

La renovación de la organización sindical es una tarea que sus miembros tienen pendiente, para con ello garantizar la legitimidad de sus demandas. Pretextos como el llamado “paquetazo de Duque” el cual es absolutamente inexistente e irreal, confunden a la opinión pública y faltan a la verdad. No es justo paralizar un país a punta de mentiras.

Así las cosas, lo sindicatos que han enriquecido el debate en muchos países, como los escandinavos, en Colombia se encuentran desdibujados, tratando de sobrevivir por cuenta de la negociación anual del salario mínimo y las marchas del primero de mayo, volviendo a tomar relevancia ahora, por cuenta del paro nacional. Respeto profundamente a la organización sindical, pero disiento de sus métodos. En Colombia hay 22 millones de trabajadores, de los cuales apenas casi un millón son sindicalistas. Por cuenta de un segmento de la población no puede frenarse el desarrollo de un país. Las pérdidas en 8 días de paro superan el billón de pesos.

Un poco de historia

La Segunda Guerra Mundial fue un periodo económicamente bueno para Estados Unidos. Las mujeres ingresaron al grueso de la fuerza laboral siendo operarias en las distintas industrias, mientras los hombres iban al frente de batalla. La economía de Estados Unidos floreció, teniendo un crecimiento importante durante estos años, debido al gran número de empleos que generaba la industria tecnológica, así como la bélica.

Durante el periodo de la posguerra, la economía de Estados Unidos tuvo un deterioro, como consecuencia del fin del conflicto. La industria bélica y tecnológica, que había traído prosperidad a la nación se detuvo. Los sindicatos entonces pusieron contra la pared al Presidente Truman, particularmente el ferroviario. Millones de pasajeros de los ferrocarriles quedaron lejos de su hogar y sin equipaje durante más de un mes. La industria del acero, automovilística y minera también se declararon en cese de actividades. 

Como consecuencia de esto, el Congreso tuvo que iniciar acciones urgentes. Fue así como surgió la Ley Taft-Hartley, la cual daba derecho a los empleados de no ingresar a los sindicatos y exigía previo aviso en caso de huelga. En caso de que esta amenazara la salud o la seguridad de la nación, así como otros derechos fundamentales, se permitía que esta fuera prohibida por un lapso de 80 días. Se determinaron de manera estricta las prácticas laborales desleales así como su sanción.  Luego de esta Ley la economía de los Estados Unidos creció un 14,7% en 1947 y un 9,5% en 1948. El presupuesto del país entró en superávit en 1947, reduciendo la deuda de 269 mil millones de dólares en 1946 a 253 mil millones en 1949.

El gobierno, aunque no aprobó la sanción de esta ley, gracias al Congreso salió fortalecido, y Truman se reeligió Presidente contra todo pronóstico. 

La protección a los sindicatos

Sería ilógico desconocer las luchas sindicales en la historia del mundo y su incidencia en la economía de las naciones. La lucha sindical ha puesto miles de muertos, en nuestro país y en todo el mundo. Es deber del Estado garantizar sus derechos, y proteger este movimiento, pues así lo decidimos en la Constitución de 1991.

Sin embargo, los derechos de la mayoría que no pertenece a los sindicatos, deben también ser respetada. Las conquistas sindicales deben darse en armonía con los derechos de todos. Quizás como en el 47 en Estados Unidos, la solución sea menos zanahoria y más garrote (por supuesto, coloquialmente hablando).

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.