Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2019/02/14 00:01

    Deforestación en la Amazonía: pague sus impuestos para combatirla

    Cada árbol perdido en la amazonía es una gota de agua perdida para nuestro consumo, es un aguacero más fuerte de manera inesperada de camino a casa y es una pizca de calor incrementada en nuestro metro cuadrado.

COMPARTIR

Empiezo mi columna de cada jueves haciendo una claridad con especial dedicación al lector de Revista Dinero: No se ha equivocado de canal, este sigue siendo un medio de comunicación enfocado en temas económicos que ha comprendido que el tema ambiental incide en el presente y futuro del debate económico, sin objeción alguna.

Hecha esta salvedad y confesión de agradecimiento, me permito contarles que en este momento en el que escribo esta columna me encuentro en el Guaviare. El trabajo me trajo y sus paisajes me están maravillando. Vi delfines rosados en su hábitat natural, divisé una selva impresionante y tuve la oportunidad de dialogar con personas que están resaltando los atributos naturales de su territorio para generar desarrollo con base en criterios de sostenibilidad. Esta inspiración que no lograré nunca contagiarles a ustedes por medio de esta columna también me cuestiona. Hoy, yo sin ser padre de familia, sin saber si tendré hijos o no, la vida lo dirá, me pregunto si aquellos hijos proyectados podrán sentir la inspiración que hoy siento yo.

¿Qué diría uno de mis hijos en el año 2040 si tuviera que mirar en retrospectiva? De pronto diría:

  • Que perdimos la oportunidad de proteger y conservar nuestros bosques y nuestra biodiversidad.
  • Que faltó más voluntad y determinación por parte de las entidades públicas para ejercer mayor control sobre el territorio.
  • Que los ciudadanos fuimos incapaces de conectarnos entorno a una causa común, debido a que nos la pasamos pensando en lo que sucede en nuestro metro cuadrado.

Le puede interesar: ¿Por qué necesitamos más activistas en Bogotá?

Hoy, cuando uno mira hacia el pasado y analiza hechos que parecieran salidos de las cavernas (ejemplo, impedir el derecho al voto para las mujeres), con seguridad uno de mis hijos me mirará y la/lo mirará a usted como el gran cavernario por haber sido tan pasivo e indiferente a lo que está sucediendo hoy. Hace un año caminé 370 km por el piedemonte amazónico, año en el cual Colombia perdió un poco más de 219.000 hectáreas de bosque debido a la deforestación, 65% de ella en la región de la amazonía (recomiendo la nota que nos sacaron los colegas de Caracol). Y la cifra sigue en aumento y pareciera que nada pasara y me preocupa que mis hijos no puedan vivir lo que vivo cuando camino por algún paraje de la región de la Amazonía o algún sitio colindante como La Macarena.

Siento que la proactividad y la determinación nos está escaseando a todos (entidades públicas, ciudadanos, sector privado...nadie se escapa). Y como lo dijo un colega por ahí, “no los culpo, pues no saben lo que hacen”. Pero, ¿qué es eso que no saben?:

Por un lado, que el territorio sufre de ausencia del Estado. Esta semana recibí un dato que me desinfló: El Parque Sierra de la Macarena tiene más de 600.000 hectáreas y tan sólo hay 18 funcionarios de Parques Nacionales ejerciendo gobernanza para tremenda vastedad de territorio. ¿Cómo puede una sola persona monitorear y ponerle el pecho a un territorio de más de 35.000 hectáreas por sí solo? Y si, la fácil es hacer lo que hacemos recurrentemente los ciudadanos y es culpar al Gobierno de turno por no encausar los recursos para tener 2.000 funcionarios, o más. No obstante, lo que usted no sabe es que si usted no paga sus impuestos, pues el gobierno no va tener dinero para pagar los honorarios de los funcionarios públicos (el iva, ica, renta, etc. ¿cómo es posible que nuestras tasas de evasión sean de casi un 30% promedio). Ahí es donde empieza toda la conectividad del asunto. Cuando me preguntan qué puedo hacer para luchar por los bosques, mi respuesta más inmediata es: pague sus impuestos.

Le sugerimos: Talento humano y sostenibilidad: ¿cómo lograr una oficina sostenible?

En fin, y es que no se saben muchas cosas ya sea porque como sociedad hemos fallado en ser más hábiles comunicando e informando los hechos relevantes y no solamente los que distraen y embrutecen; o tal vez será porque no nos ayudan a conectar los hechos y reflexionar de manera analítica sobre ellos; o simplemente, porque no nos importa y lo único que importa es lo que sucede en nuestro metro cuadrado.

La deforestación está avanzando de manera lenta y no nos damos cuenta. Creemos que un árbol más o uno menos solo genera efectos en las zonas en donde éstos se han perdido. Ahí es donde pecamos por ignorancia. Cada árbol perdido en la amazonía es una gota de agua perdida para nuestro consumo, es un aguacero más fuerte de manera inesperada de camino a casa y es una pizca de calor incrementada en nuestro metro cuadrado.

Hasta el próximo jueves.

Le recomendamos: Los emprendedores buscan generar impacto socioambiental en Colombia, no solo dinero

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.