Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2019/07/25 01:01

    Cajas de Pandora

    Los aplicativos (softwares) de las entidades públicas estratégicas son tan vulnerables y carentes de seguridad que el crimen organizado los lleva manipulando por años bajo nuestras narices.

COMPARTIR

La industria de software colombiana, las universidades y los gerentes públicos tienen que abrir los ojos. No hacer algo ya nos debería hacer a todos cómplices de lo que esta pasando. Los desarrollos de software a la medida a lo largo de todo el Estado –y con seguridad en algunas empresas privadas– son una amenaza del más grave nivel para la seguridad de todos.

Llevamos años leyendo titulares que mencionan la manipulación de aplicativos para el reparto de sentencias en un juzgado o una corte. Esta semana es el aplicativo Esperanza de la Fiscalía, que es manipulado para chuzar personas o empresas sin soporte legal alguno, o más grave aún, borrar interceptaciones incómodas donde se evidencia cómo opera la criminalidad.

En la Dian nos tocó ver muchas de estas aberraciones de primera mano. El famoso Muisca estaba, probablemente aún está, plagado de agujeros que facilitaban todo tipo de crímenes contra el fisco. Ilustro un par: la identidad de empresas fachada dedicadas al lavado de activos y la facilitación del contrabando son sustituidas en los sistemas operativos de la Dian, por personas honorables. Esto permite garantizarles a criminales que los modelos de riesgo les den luz verde y así poder introducir al país lo que se les dé la gana y sin control.

Cuando se identificaron las falencias de los sistemas, se creó un protocolo para, a discreción, ordenar inspecciones en carretera a la carga de estas empresas. Los repartos de inspecciones crearon funcionarios ‘fantasmas‘ para asignarles estas tareas y liberar las mercancías sin problema. A esto agréguenle los casos judicializados por borrar morosos, desaparecer o modificar expedientes, manipular inventarios de mercancías incautadas, etc.

Desesperados por la dificultad de parar estos fenómenos, la directora de fiscalización, en persona, de la mano de lo mejor de la Fiscalía realizaron un registro a un frigorífico en Santander. Todo indicaba que estos señores estaban envueltos en una red de lavado de activos a través de multimillonarias exportaciones ficticias de carne al Medio Oriente. Las interceptaciones captaron al momento del registro llamadas a importantes exfuncionarios de la Dian donde los increpaban por no haber avisado del registro. Hablaron de pagos millonarios para quitarse a la Dian de encima. Las grabaciones, pruebas contundentes de la corrupción de estos individuos, se desaparecieron al poco tiempo.

En Bogotá, en Catastro (en impuestos probablemente también), se evidenció una sistemática manipulación de las bases de datos catastrales para bajarles el valor a ciertos predios muy valiosos. El truco estaba en que, para no afectar el recaudo, le subían el avalúo a muchos predios de estrato 3. Fue gracias al concejal Celio Nieves que nos llevó a algunas víctimas de estos abusivos aumentos que pudimos entender qué pasaba.

Esto pasa en muchísimas entidades públicas, por no decir que en todas: Aerocivil, Agustín Codazzi, Superintendencia de Notariado y Registro, Anla, Fiscalía, cortes, cárceles y juzgados.

En Europa y Estados Unidos existen estándares de calidad y seguridad, protocolos de auditoría y control que dan certeza sobre la confiabilidad, calidad y seguridad de las soluciones de software o sus modificaciones. Este Gobierno está avanzando y es encomiable el esfuerzo, pero la gravedad del problema es mucho mayor de lo que se imaginan.

Nuestras tecnologías de la información son una caja de pandora que la criminalidad viene capturando desde hace 30 años. Esta batalla es determinante si queremos que triunfe el Estado de Derecho. Las bajas (caídas de los sistemas, demoras en trámites y parálisis) van a ser cuantiosas y pueden generar presiones para que se abandone la lucha. La calidad de la inteligencia con la que cuente el Gobierno para poder atacar el problema será determinante. Por el bien del país, en esto todos deberíamos apoyar al Gobierno.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.