Opinión

  • | 2019/06/24 00:01

    ¿Bienvenido Win Max?

    Con mucha incertidumbre, en los próximos meses se espera la llegada de un canal “premium” para el fútbol colombiano. Sin embargo, ¿qué tan dispuesta puede estar la audiencia a pagar por este canal para disfrutar lo mismo que disfruta hoy día por una señal bajo un cable operador?

COMPARTIR

Ya es un hecho. El canal premium para transmitir los partidos de la liga colombiana se llamará Win Max, una apuesta que no sólo incluirá la transmisión del fútbol colombiano, sino también los derechos internacionales y las alianzas con entidades de control para las casas de apuestas. Según las proyecciones de la División Mayor del Fútbol Colombiano, se espera que tenga un impacto significativo en ingresos para los equipos de fútbol.

En este canal se podrían televisar hasta 90 partidos, entre los cuales estarían 10 de la Liga Águila, 3 del Torneo Águila y uno de la Liga Águila femenina por jornada. Incluso, se sabe de importantes negociaciones que adelanta la Dimayor para que todos estos partidos puedan verse hasta en 40 países diferentes.

No obstante, este tipo de estrategia está enfocada a aumentar el margen de ganancias. Por ende, los espectadores tendrían que pagar una tarifa de suscripción correspondiente a $29.900 por mes (algo más de USD$9). El propósito en un futuro cercano es que los equipos puedan subir hasta en un 60% sus ingresos por temporada, dado que diversos estudios han estimado alcanzar un margen de rentabilidad cercano a los $1,7 billones.

Le puede interesar: El Plan Colombia 2.0

Asimismo, se espera que el 80% de estos ingresos sean por concepto de derechos de televisión y que el 20% pueda estar patrocinado por las casas de apuestas. En teoría, esto tiene como objetivo impulsar este tipo de negocio bajo un enfoque de internacionalización, con el fin de sacar provecho en mercados como el asiático.

De todos modos, ante las altas expectativas sobre el futuro y la aceptación del canal por parte de los espectadores, conviene preguntarse qué tan receptivo puede encontrarse un mercado como el colombiano, ante una oferta de suscripción por disfrutar eventos deportivos que actualmente pueden sintonizarse dentro de los paquetes de televisión que brindan diversos operadores.

O incluso, se puede entrar a analizar los costos de oportunidad frente a plataformas que ofrezcan un portafolio mucho más diverso en temas de entretenimiento. Por ejemplo, las tarifas de Netflix en Colombia varían entre los $16.900 hasta los $32.900 por un catálogo de más de 4.000 películas y documentales (entre USD$5 a USD$10). Asimismo, Amazon Prime Video ofrece servicios similares por tarifas preferenciales que rondan los $9.000, generales de $17.900 (USD$2.8 -USD$5.5) o siendo incluidos dentro de los mejores paquetes de un operador móvil como Tigo.

Le sugerimos: El costo de la contaminación

Ahora, si de fútbol se trata, en Colombia los paquetes premium de Directv varían desde los $7.000 mensuales (USD$2.8) por la sintonía de 4 canales básicos deportivos en SD hasta los $155.000 (USD$47.5 – USD$7,9/mes) por la suscripción de 3 canales para toda la temporada - casi 6 meses - de la MLB Ligas Mayores de Béisbol de Estados Unidos, Para el caso de la NBA (Liga de Baloncesto de Estados Unidos) la tarifa es de $294.000 (USD$90) por toda la temporada en 2 canales.

Es decir, por canal un suscriptor estaría pagando $24.000 para la NBA (temporada plena 9 meses y tres meses de draft y pretemporada) y $12.200 para la MLB. Ambas tarifas estimadas de manera mensual. Tarifas que, si bien tienen más demanda en el mercado norteamericano, podrían ser más accesibles, y adaptadas al espectador colombiano para televisar ligas mayores de reconocimiento mundial. Por ende, un cobro de $29.900 por sintonizar un sólo canal que transmita la liga colombiana puede percibirse como costoso, dado el ingreso promedio de un hogar colombiano, el nivel de la liga de fútbol colombiana, entre otros.

El modelo de “pague por ver” eventos deportivos ha tenido mayor éxito en la región europea gracias a la fanaticada tan grande en las ligas de fútbol de los países, el nivel de ingreso, los grandes jugadores, las constantes contrataciones de figuras, así como el desarrollos de torneos como la UEFA Champions League. Ejemplo de ello es Inglaterra (la liga de fútbol más competitiva del mundo hoy día) en donde los partidos se reparten entre SKY Sports y British Telecom. Los juegos que van por SKY se hacen de forma satelital, pero esto no involucra que se paga más por el canal. Ambos cobran en un rango de las 10 a las 30 libras esterlinas (entre $40.000 y $123.000 mensuales); una estrategia que ha permitido que los clubes ingleses reciban contratos superiores a las 6.000 millones de libras esterlinas, haciendo a esta liga la más rentable del mundo.

Vea también: ¿Cómo atenuar la crisis del primer empleo ante la falta de experiencia laboral?

En América Latina, por otro lado, se ha visto el mismo modelo de suscripción para canales deportivos con una perspectiva indignante desde su demanda. Para 2018 Ecuador inició negociaciones para un contrato por 10 años con GolTV para los torneos locales, en donde se le planeaba cobrar a cada suscriptor alrededor de los USD$4,4 ($14.000 aproximadamente). Igualmente, Paraguay con Tigo Sports cobra una tarifa extra sólo por los partidos de mayor convocatoria, y la alternativa en Brasil que dio Fox Sports con la suscripción por demanda por USD$5,4 ($17.500) por dos canales exclusivos.

En Colombia podría pronosticarse una acogida satisfactoria desde el segmento de los espectadores que gustan de los eventos en directo, y que estarían dispuestos a pagar. Si bien existen eventos que ofrecen boletas por tarifas de $20.000, podría verse una oportunidad de pagar una suscripción como la de Win Max para sintonizar todos los partidos de la liga en compañía de familia, amigos y en la comodidad de su casa, dados los brotes de violencia en los estadios y alrededores. Este potencial también se da en bares, restaurantes, hoteles, donde la gente que no paga la suscripción, va a estos lugares a ver los partidos.

Puede leer: Marketing inteligente

Entre críticas de los aficionados, Win Max ya deja de ser un secreto a voces. Y si bien sus perspectivas parecen sobrevalorar la disposición de los espectadores, se vale decir que surgió como una alternativa para diversificar los ingresos del sector, incluyendo los de los equipos nacionales. Por ahora, se espera que todo esté listo después de la Copa América y no dar bajas drásticas en la audiencia por perder la oportunidad de televisar a su equipo por el modelo actual

Como fanático del fútbol, y dado el nivel de la liga colombiana, los jugadores de los equipos, el nivel de ingresos de los hogares colombianos (la suscripción costaría el 3,6% de un salario mínimo mensual), y dado el modelo actual para ver los partidos, me parece que el valor de la suscripción es muy alto.

Apreciado lector ¿cuánto estaría dispuesto a pagar? ¿estaría dispuesto a pagar? Amanecerá y veremos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.