Opinión

  • | 2018/02/22 00:01

    9 propuestas que nunca haría un congresista

    Algunas reformas económicas necesitan atención del Congreso, pero no son interesantes para sus votantes, colegas o el Presidente.

COMPARTIR

¿Han escuchado propuestas para impulsar la economía de los candidatos al Congreso de la República? Franklin D. Roosevelt apuntó que es obligación del Presidente proponer y es privilegio del Congreso disponer. No obstante, sería deseable que el órgano legislativo también haga propuestas.

Aquí van algunas ideas para un parlamentario que le preocupe el crecimiento económico de Colombia, un legislador que tal vez no existe. Es decir: uno que lidera iniciativas necesarias, aunque no les interesen a sus votantes, sus colegas o el Presidente.

En el primer grupo de ideas, las que no son llamativas para sus votantes pero que paradójicamente impactarían positivamente la vida económica de los colombianos, tengo tres propuestas.

Recomendado: Soldado avisado no muere en guerra

  • Un salario mínimo diferencial

Uno de cada dos ocupados en el mercado laboral colombiano devenga menos de un salario mínimo y es informal. Sin embargo, los políticos tienen más réditos con sus aparentes defensas a los que ganan un salario mínimo. Si a un congresista le importaran el desempleo y la informalidad -especialmente en zonas como Caribe, Pacífico o rurales- propondría un salario mínimo diferencial por regiones o edades.

  • Igualdad en la edad de jubilación y licencias de embarazo

En Colombia hay brechas de género en el mercado laboral que tienen causas culturales, legales y de incentivos. Si un congresista estuviera interesado en mejorar esos resultados, propondría igualar la edad de jubilación entre hombres y mujeres y que las semanas de licencias de embarazos sean iguales para ambos. Sobre esto último, el Congreso colombiano hizo exactamente lo contrario en la última legislatura.

  • Eliminar la tasa de usura

Los niveles de informalidad en el crédito son alarmantes en el país, el “gota a gota” es la forma de crédito de muchos colombianos. Los usuarios del sistema informal normalmente son más riesgosos para el sistema financiero, si queremos que accedan a créditos formales, debemos permitir que les presten a tasas más altas. La tasa de usura justamente impide eso y los manda al “gota a gota”.  Nuestro parlamentario ideal no haría politiquería con las tasas de interés, sino que promovería eliminar la tasa de usura.  

Puede interesarle: La tasa de usura en el centro del debate

También hay un grupo de ideas que no les interesan a sus colegas en el Congreso, porque hacen más difíciles prácticas que son discutibles.

  • Reducir la burocracia.

En nuestro país los gastos de funcionamiento crecen por encima del gasto total incluso en periodos de desaceleración económica. Un congresista responsable pasaría un proyecto de ley para atacar el crecimiento de la burocracia que pagamos con impuestos, que a su vez afectan el empleo y disminuyen el ingreso de los colombianos.

  • Fortalecer el servicio civil.

Los nombramientos de funcionarios públicos en Colombia no se parecen al famoso y eficiente servicio civil inglés. Es usual escuchar escándalos de directivos de entidades del Estado o en cargos diplomáticos que no tienen las calificaciones para cumplir sus funciones. Nuestro legislador imposible lideraría una iniciativa para reformar el método con el que se escogen los funcionarios públicos.

  • Despolitizar la elección de quién investiga a los políticos.

En Colombia la credibilidad de la justicia viene de capa caída. El común denominador es que el Congreso juega un papel preponderante en los nombramientos de las Cortes, el procurador, el contralor, el fiscal y sus pares regionales. Una justicia eficiente tendría efectos positivos en el crecimiento económico porque controlaría problemas como la corrupción.

Puede interesarle: Procuraduría abre investigación a ocho congresistas por diferentes escándalos

Por último, están las ideas que no le interesan al ejecutivo, más específicamente al Presidente y Ministro de Hacienda de turno.

  • Una oficina de temas económicos del Congreso y un Consejo Fiscal

El ejecutivo generalmente lleva los proyectos de ley en materia económica y se opina tangencialmente, excepto los que están en oposición. Esto se debe fundamentalmente a que el Congreso no tiene funcionarios como los del Ministerio de Hacienda y el resto del país no tiene información suficiente. La excepción son los asuntos de política monetaria porque tenemos un banco central independiente. Nuestro congresista imaginario propondrá, en contra de la voluntad del ejecutivo, crear una oficina de temas económicos para el Congreso y además un Consejo Fiscal independiente.

  • Evaluaciones de impacto para el gasto público

El gasto social en Colombia se ha duplicado desde la constitución del 91, eso ha permitido avances sociales importantes. Sin embargo, como ha señalado la Comisión de Expertos del Gasto e Inversión, hay muchos problemas de eficiencia. Nuestro parlamentario ideal promoverá que los programas de gasto tengan evaluaciones de impacto que garanticen el buen uso de recursos públicos.

Recomendado: Fitch: los ingresos no serán suficientes para cumplir la regla fiscal en 2019

  • Herramienta para hacer seguimiento al presupuesto

La mermelada es famosa, antes existieron los auxilios parlamentarios u otro tipo de prácticas. Recientemente nos enteramos que la Corte Suprema de Justicia inició indagación contra 230 congresistas y excongresistas por temas relacionados. Nuestro legislador va a proponer una herramienta eficiente para hacerle seguimiento a las partidas presupuestales y aumentar la transparencia en la asignación de recursos.

Los congresistas más sobresalientes del país usualmente son los que hacen debates de control político o los que simplemente empujan la agenda del gobierno de turno. No obstante, no se resolverán los problemas económicos si no tenemos un Congreso preocupado por proponer reformas puntuales.

Probablemente no encontraremos a ningún candidato al Congreso con alguna de las nueve propuestas de esta columna. Si lo encuentran, por favor me avisan.

Sin embargo, es evidente la importancia de las elecciones del Congreso. Así lo demuestran los recientes escándalos de congresistas investigados o la historia sobre tres congresistas de un mismo partido político que les quitaron extrañamente sus curules y al Estado le tomó 4 años confirmarlo. Ambos casos parecen ser llamados de atención para nuestra democracia.

Recomendado: Fedesarrollo presenta su propuesta de reforma pensional

Es necesario que revisemos las propuestas de los candidatos al Congreso y votemos informados, el legislativo es fundamental para que el país haga las reformas económicas que necesita.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 543

PORTADA

Hidroituango: ¡Cuánto nos va a costar!

Este proyecto no solo puede convertirse en la peor tragedia del país. En materia económica están en riesgo más de los $9 billones invertidos hasta ahora. Estas son las cuentas.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 543

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.