| 5/23/2012 12:00:00 AM

Carlos Ardila Lülle

Carlos Ardila Lülle
El Grupo Ardila Lülle, por su parte, adquirió hace un año un Hawker 900, que se suma a los dos aviones Challenger –fabricados por la canadiense Bombardier– que desde hace varios años facilita los desplazamientos de sus principales directivos. Los aviones Challenger son de tamaño mediano, con un valor aproximado a los US$28 millones y permiten vuelos entre países del continente. Otra aeronave que estaba al servicio de la familia Ardila Lülle, un West Wind, fue donada recientemente a la Fundación Cardiovascular de Bucaramanga.
Publicidad

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 545

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.