| 5/4/2018 12:05:00 AM

¿Cuánto durará el chispazo petrolero?

Los precios del petróleo han repuntado con fuerza desde abril del año pasado, hasta llegar a US$71,7 por barril en el mercado spot del Brent, en promedio, el mes pasado, con una tasa de incremento de 37% anual. ¿Se sostendrá el alza?

Hay varias razones que favorecieron este resultado. La primera de ellas es la disminución del exceso de oferta que prevaleció en el mercado entre 2014 y 2016. Para lograrlo, la Opep y otros nueve países productores no miembros de ella, incluida Rusia, acordaron recortar su producción en 1,8 millones de barriles diarios desde enero de 2017. Como efecto de ello, los inventarios disminuyeron a su promedio quinquenal.

La sobre oferta de crudo también cedió como consecuencia de un incremento de la demanda de 5% en los últimos tres años, gracias a la aceleración de la actividad económica global. En este período la economía mundial entró en una fase de expansión sostenida, simultánea en los países avanzados y en los emergentes, que se basa en un repunte de la inversión, la actividad industrial y el comercio internacional.

Al mismo tiempo, la caída de la producción en Venezuela –estimada en más de 500 mil barriles diarios–, por cuenta de la crisis política y el desgreño administrativo de PDVSA, contribuyó de una manera inesperada a estrechar el exceso de oferta.

Lea: ¿Es la petrolera Saudi Aramco la empresa más rentable del mundo?

Existe el peligro de que los altos precios estimulen en exceso la producción de hidrocarburos –shale oil– por métodos no convencionales –como la fracturación hidráulica de rocas de esquisto–. Se espera, por ejemplo, que la producción total de los Estados Unidos aumente 10% este año por esta causa. Por tal motivo, los países que acordaron recortar la producción para estrechar el exceso de oferta podrían tener el incentivo de terminar el pacto. Rusia, por ejemplo, ha expresado ese temor. Sin embargo, Arabia Saudita considera que el pacto debe mantenerse todavía porque se requiere precios elevados para estimular la inversión en el sector. Además, hasta el momento el aumento de la demanda mundial ha absorbido con suficiencia el incremento de la oferta que proviene de esta fuente, sin que se afecte la tendencia alcista de los precios.

Otro factor que ha favorecido el incremento pronunciado del precio de los hidrocarburos en esta coyuntura es un aumento del riesgo geopolítico, cuya materialización podría conducir a una reducción de la oferta. Esta amenaza se ha elevado por la posibilidad de que los Estados Unidos se retiren del acuerdo nuclear con Irán y opten por imponerle de nuevo sanciones sobre sus exportaciones de crudo. Las elecciones presidenciales del 20 de mayo en Venezuela también han contribuido a generar expectativas de una disminución adicional de sus exportaciones, porque su desenlace podría motivar la imposición de alguna restricción por parte de los Estados Unidos. Además, el escalamiento del conflicto entre Arabia Saudita y los rebeldes Houthi, que cuentan con el apoyo de Irán, podría ocasionar daños a las instalaciones para la extracción y el transporte de crudo de ese país, que podrían disminuir sus exportaciones. Por último, un aumento de la inestabilidad política por la guerra civil en Libia tendría un efecto similar.

No se pierda: El futuro de los petroleros no es el petróleo

Una causa adicional que ha reforzado la tendencia al alza de los precios de los hidrocarburos es la demanda de los fondos de cobertura y otros inversionistas, que buscan activos alternativos para diversificar el riesgo, luego del prolongado ascenso del valor de las acciones desde 2009.

Esta tendencia al alza de los precios del petróleo podría constituir el chispazo que necesita la economía colombiana, para que repunte la demanda y estimule la actividad económica. Como consecuencia del ajuste a la ralentización de su ingreso nacional, por la caída de los precios del petróleo desde 2014, la economía carece en la actualidad de fuentes dinámicas de demanda y de motores de crecimiento. La demanda tanto interna como externa repuntó de una manera lenta en el primer trimestre, pero no lo suficiente como para que se acelere el crecimiento de un modo significativo por encima de 2%.

Los mayores precios del petróleo dinamizan el ingreso nacional y, por esta causa, la demanda interna y el crecimiento. Los hogares pueden verse beneficiados por un mayor ingreso disponible, que estimule su demanda de bienes de consumo. Al mismo tiempo, la inversión extranjera al sector de hidrocarburos puede aumentar porque los precios más altos elevan la rentabilidad en el sector. El gobierno obtiene mayores ingresos por impuesto de renta sobre las empresas petroleras, por regalías y dividendos más altos pagados por Ecopetrol. En esa medida, podrá sostener el gasto público sin incumplir las metas de déficit establecidas por la regla fiscal. Con ello podrá estabilizará la deuda pública, para llevarla luego de regreso a una trayectoria decreciente. Eso mejorará la solvencia del Estado.

Además, los mayores ingresos por exportaciones permiten estrechar mpás rápido el déficit externo, sin costos adicionales en actividad económica y empleo.

Lea también: La siguiente caída del petróleo flota sobre el océano Índico

Por tanto, el mayor precio del petróleo contribuye a dinamizar la actividad económica y a disminuir los desbalances macroeconómicos. Con base en ello, contribuye a mantener bajo el riesgo soberano y ayuda a preservar el grado de inversión de la deuda pública. De esta manera, también facilita mantener bajas las tasas de interés domésticas.

En estas condiciones, la economía reduce su vulnerabilidad a los choques externos, en una coyuntura en la cual los inversionistas internacionales devienen menos tolerantes al riesgo emergente por las expectativas de una aceleración en el tránsito hacia la normalidad de la postura monetaria de la Reserva Federal y otros grandes bancos centrales en el mundo.

Como la mayoría de los factores que sostienen la tendencia al alza prevalecerán el resto del año y quizá también el entrante, es probable que la economía disfrute de este chispazo inesperado estos dos años.  

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Una apuesta por el bienestar

    close
  • Fundador de Netflix y su amor por Colombia

    close
  • ¿Qué es una ley de financiamiento y qué propone el Gobierno?

    close
  • “Hay que ser realistas con las valoraciones de las empresas”: Fundador de Fluvip

    close
  • Gobierno de innovación: el dilema de la ejecución

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 552

PORTADA

Presidente de Netflix revela por qué le está apostando a Colombia

Uno de los hombres fuertes del mundo de la tecnología, Reed Hastings, CEO y cofundador de Netflix, estuvo en Colombia; anunció su apuesta por el país y explicó lo que está viendo acerca del futuro tecnológico.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 552

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.