| 12/17/2018 4:59:00 PM

Baja el petróleo mientras los emergentes se valorizan

La jornada del lunes en el mercado cambiario se caracterizó por un debilitamiento del dólar en el mundo en la antesala de la última reunión de la Reserva Federal en el año.

Análisis Internacional

Se espera que la Reserva Federal emita señales de política monetaria menos contractiva en su reunión del 19 de diciembre. Normalización monetaria continuaría, pero probablemente a un ritmo más lento.

El miércoles la Reserva Federal (Fed) celebrará su última reunión del año. El mercado y el consenso de analistas, en línea con Investigaciones Económicas (IE), esperan que la institución complete cuatro incrementos en tasa en 2018, con un ajuste de +25pb hasta llevarla al rango 2.25% - 2.50%. Más allá de lo anterior, la atención se concentra en la guía de política monetaria para 2019. IE prevé que habrán señales de una postura menos contractiva (dovish), dando cuenta de los mayores riesgos bajistas sobre el crecimiento estadounidense. En inflación el balance podría estar equilibrado, pues la presión alcista por los mayores aranceles sería compensada por una moderación en la demanda interna.

Una primera señal sería evidente en la senda esperada de tasa de la Fed. La más reciente, publicada en septiembre, presenta una mediana de tres aumentos en tasa, con 9 de 16 miembros del comité de política monetaria estimando al menos esa cantidad de ajustes. Es probable que la mediana señale ahora dos aumentos o, al menos, un menor apoyo al escenario de tres aumentos. Una segunda señal dovish provendría de la revisión de las proyecciones macroeconómicas. En septiembre, la Fed preveía para 2019: 1) crecimiento del PIB en 2,5%; 2) desempleo en  3,5%; y 3) inflación PCE núcleo (medida preferida por la Fed) en 2,1%. IE considera que las revisiones darán cuenta de una economía que crece algo menos que lo previsto en septiembre, aunque todavía más allá de su nivel de largo plazo (1,8%). El cambio de lenguaje sería la tercera señal. Actualmente, los comunicados afirman que la institución espera aumentos de tasa de interés graduales adicionales. Como fue discutido en las minutas de la reunión de noviembre, la Fed podría cambiar el lenguaje para señalar que los futuros incrementos en tasa estarán sujetos a la evolución de la economía estadounidense.

Recomendado: Incertidumbre por crecimiento global activa apetito al riesgo

En resumen, la reunión de la Fed incorporará los cambios de perspectiva, con una normalización monetaria que continúa pero probablemente a un ritmo más lento. 

Análisis Tasa de Cambio

Continuaron las presiones en el Reino Unido frente al Brexit, pero el Gobierno afirmó que no presentará un segundo referendo. Pese a un nuevo retroceso en el precio del petróleo, la tasa de cambio se alineó con sus pares emergentes revaluándose 0.5% en la jornada.

La jornada del lunes en el mercado cambiario se caracterizó por un debilitamiento del dólar en el mundo en la antesala de la última reunión de la Reserva Federal en el año. Esto último, pues si bien la decisión de política de aumentar la tasa de interés en +25pb se encuentra descontada por el mercado, la medida podría ir acompañada por un discurso con un tono más dovish (expansivo en política monetaria). Retornando al mercado cambiario, las monedas desarrolladas avanzaron en conjunto 0,3%, destacándose el fortalecimiento del euro y la libra esterlina que se revaluaron 0,3% en cada caso. En primera instancia, la decisión del Gobierno de Italia de presentar un nuevo presupuesto con el fin de evitar sanciones disciplinarias por parte de la Unión Europea (UE), generó un impulso en la moneda del bloque. Por su parte, la moneda británica avanzó luego que la primera ministra británica, T. May, afirmara que no se presentará un segundo referendo sobre el Brexit, reiterando el compromiso por alcanzar un acuerdo exitoso con la UE. May programó una nueva votación del Brexit en el parlamento en la semana del 14 de enero, en contra de la preferencia de la oposición de una votación antes del 24 de diciembre.

Lea también: Tensiones comerciales vuelven a afectar los mercados

Por su parte, las monedas emergentes se revaluaron 0,1%, respondiendo al avance tanto de las divisas latinoamericanas como las asiáticas que ganaron cada una 0,2%. Para el primer caso, destacó el movimiento del peso mexicano que acumuló una revaluación en la jornada de 0,6%, reaccionando de forma favorable a la presentación del presupuesto de 2019, pues pese a la reasignación en el gasto social, conservó el marco fiscal establecido por los anteriores gobiernos. La tasa de cambio local  también se valorizó al cerrar en $3.180, revaluándose 0,5% en la sesión. No obstante, el desempeño de la moneda contrastó con el precio del petróleo que retrocedió -3,8% en la referencia WTI para cotizarse en US$50,3. Por su parte, el petróleo Brent cayó -2,3%, cerrando en US$58,9. 

Análisis Deuda Pública

Agencias calificadoras lucen escépticas frente a los alcances de la Ley de Financiamiento en el mediano plazo. Coinciden con Investigaciones Económicas al afirmar que el proyecto de ley genera inquietudes en el financiamiento de las cuentas fiscales a partir de 2020.

Las tasas de los TES descendieron marginalmente -1pb a lo largo de la curva, con mayores retrocesos en el tramo largo que bajó en promedio -2pb. La reacción del mercado de deuda pública se sustentó en la decisión de Standard and Poor’s (S&P) de reafirmar la calificación de Colombia en BBB- con perspectiva estable. En principio, la visión de corto plazo de la agencia luce favorable, pues considera que las cuentas externas del país mantendrán su corrección pese al escenario internacional más adverso. Adicionalmente, S&P manifestó que en el escenario base se encuentra la aprobación de una reforma antes de finalizar el año que permita alcanzar los objetivos fiscales de 2019. No obstante, su visión de mediano plazo coincide con lo manifestado por Investigaciones Económicas (IE). Y es que si bien la Ley de Financiamiento (LF) aporta a la senda de ajuste fiscal el próximo año, esto no se mantiene para 2020 y más allá. De este modo, aunque S&P ratifica la calificación de Colombia, reconoce que las dificultades fiscales distan de solucionarse con la LF, y que seguramente serán necesarias nuevas medidas de ingresos y gastos. Así las cosas, la incertidumbre sobre la calificación tan solo se está aplazando. 

Puede interesarle: Dólar retrocede en el último día de la semana

Fitch Ratings también se pronunció sobre Colombia, aunque no en un comunicado oficial, sino en una entrevista. En primer lugar, se sumó a lo mencionado por S&P, pues considera que sin nuevas medidas de ingreso o gasto resultará desafiante el cumplimiento de los objetivos fiscales a partir de 2020. En segundo lugar, la entidad se refirió al crecimiento económico, afirmando que si la economía continúa creciendo por debajo de 3%, esto podría llevar a pensar que el PIB potencial no estaría alrededor de 3.5%, generando nuevas dificultades tanto en el frente fiscal como político. En conclusión, los pronunciamientos de las dos agencias van encaminadas a la insuficiencia de la LF para generar recursos adicionales a partir de 2020, pues el recorte de impuestos a las empresas no sería compensado por otra vía de ingresos fiscales.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.