| 4/1/2013 9:30:00 AM

A Panamá lo está atropellando la tecnología

Los efectos del cobro de impuestos son contrarios a los objetivos gubernamentales e internacionales encaminados a subsanar la Brecha Digital, a través del acceso y el uso de dispositivos y servicios TIC y la promoción del crecimiento económico.

De acuerdo con los resultados del más reciente estudio de AHCIET y Deloitte, “Tributación y Telecomunicaciones en Latinoamérica”, que analiza una muestra de 11 países de la Región (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, México, Panamá, Perú y Uruguay),  Panamá es el país con la tasa tributaria de impuesto sobre las ventas, más baja sobre los dispositivos TIC, mientras que Uruguay y Argentina tienen las más altas.

Las TIC en Latinoamérica están sujetas a numerosos impuestos, aplicados tanto al acceso como al uso. Un análisis de los impuestos aplicados a las TIC en Latinoamérica indica que los consumidores pagan impuestos a las ventas, derechos de aduana sobre los dispositivos importados, incluyendo las tarjetas SIM y aportaciones de productos de lujo.

A medida que los precios de los dispositivos aumentan, los consumidores de todos los segmentos de la economía responden mediante una reducción del consumo y el efecto adicional en toda la economía es que el número de dispositivos adquiridos es inferior al que se compraría en ausencia de impuestos a los consumidores.

Los efectos del cobro de impuestos, son contrarios a los objetivos gubernamentales e internacionales encaminados a subsanar la Brecha Digital, a través del acceso y el uso de dispositivos y servicios TIC y la promoción del crecimiento económico.

Allí donde los impuestos a los consumidores son altos, los obstáculos al acceso y el uso limitan los posibles beneficios positivos de las TIC para la economía y la sociedad en general.

Los gobiernos tienen el potencial de motivar la demanda de servicios TIC mediante políticas fiscales favorables que no aumenten excesivamente el costo de los dispositivos y de estos servicios.

Es decir, a medida que la penetración y el uso aumenten, la base imponible de la actividad debería ser mayor, permitiendo a los gobiernos recaudar los ingresos fiscales de una base imponible más amplia; así mismo, un mayor crecimiento económico, gracias al impacto positivo de las TIC en la productividad económica, y otros efectos de propagación pueden mejorar la base imponible.

EDICIÓN 543

PORTADA

Hidroituango: ¡Cuánto nos va a costar!

Este proyecto no solo puede convertirse en la peor tragedia del país. En materia económica están en riesgo más de los $9 billones invertidos hasta ahora. Estas son las cuentas.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 544

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.