Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 5/27/2019 12:01:00 AM

Las potencias manufactureras

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la industria manufacturera concentra el 13 % del empleo total en América Latina. Sin embargo, su futuro depende de reconocer que el escenario actual ha cambiado, y de conocer cuáles son las perspectivas mundiales sobre el sector.

Mucho se cuestiona el tema de la incidencia de la tecnología sobre el desarrollo sectorial en varias economías del mundo. Muy bien les ha sentado a sectores como los servicios, en donde la tecnología se ha vuelto un condicional necesario y fundamental, pero en sectores industriales y manufactureros permanece la inquietud sobre qué tan positiva es su inmersión para la automatización de procesos y, por ende, la sustitución de parte del recurso humano por desarrollos de avanzada en tecnología y despliegue innovador que facilita la ejecución de procesos.

El sector manufacturero a nivel de países desarrollados, se ha caracterizado por ser un excelente promotor de crecimiento, ofreciendo oportunidades laborales a trabajadores de bajo nivel educativo, fortaleciendo habilidades bajo la adopción y adaptación de capacidades, que permiten la sinergia positiva entre trabajador y superación de brechas sociales. Una tendencia que América Latina reconoce y que aplica a la perfección.

Sin embargo, la industria fabril mundial ha sido liderada desde hace bastantes años por economías europeas, asiáticas y la norteamericana. Particularmente, son los lugares en donde buscan asentamiento matriz varias empresas dedicadas principalmente al sector automotor y tecnológico.

Le puede interesar: Marketing inteligente

Según cifras de Euromonitor International, la industria manufacturera a nivel mundial movió en 2017 poco más de USD 46,2 trillones, lo que representa en pesos colombianos más de 154.700 billones. El 43 % de estos ingresos se encuentran concentrados en los sectores de alimentos y bebidas, productos metálicos y bienes de alta tecnología.

A inicios de este año, Euromonitor realizó un top 100 de las empresas manufactureras más importantes de todo el mundo, y logró realizar una serie de proyecciones sobre el sector manufacturero, así como una identificación clara de algunas de las tendencias que el mundo vive actualmente.

Dentro del análisis logró destacarse la multimillonaria suma que facturaron estas 100 empresas. De los USD 46,2 trillones, estas 100 compañías aportaron el 14,5%; es decir, USD 6,7 trillones. No obstante, se ha visto una caída en la participación de los ingresos totales en tres puntos porcentuales frente al año 2010, gracias a la entrada de nuevos competidores, particularmente de pequeños proveedores que han ido apareciendo en la cadena de producción, generando valores agregados y desplazando las tradicionales grandes empresas.

Le sugerimos: La economía de los carnavales

Igualmente, de las 100 compañías, 44 están relacionadas a la elaboración de productos para la industria automotriz o la industria tecnológica. Esto gracias al crecimiento exponencial que ha tenido la demanda en estos dos sectores, aspecto que le ha contribuido a un enorme aumento de ingresos operacionales, siendo un crecimiento mucho más acelerado en comparación con otros como el químico, el farmacéutico o el textil.

Esto da una clara tendencia de la diversificación de las compañías manufactureras en sectores de alto valor agregado como el automotriz, el aeroespacial o el electrónico. Todos ellos sumamente atractivos gracias a los altos márgenes de ganancia que registran, y la habilidad que tienen para absorber cuantiosos costos de producción. Una combinación que poco se encuentra en los negocios de hoy día.

Por ahora, Estados Unidos y Japón están liderando, por el número de compañías que albergan y que se registran dentro del Top 100. Sin embargo, los primeros cinco lugares se encuentran más diversificados, siendo el ranking liderado por Japón (con Toyota), Alemania (con Volkswagen AG y Daimler AG, el fabricante de Mercedes-Benz), Corea del Sur (con Samsung) y Estados Unidos (con Ford).

Todas estas gozando con cambios sustanciosos y positivos frente a 2010, y alineando sus estrategias en cuanto a la diversificación de sus ingresos, fusiones y adquisiciones, mejor absorción de sus costos frente a la rentabilidad obtenida, enfoque en la demanda B2B (de negocio a negocio) y, en el particular caso automotriz, la tendencia de los vehículos eléctricos para dar empuje a su rentabilidad en la medida en que cumplen con los nuevos requerimientos sobre las emisiones de CO2.

Puede leer: El costo de la contaminación

Asimismo, dentro de las tendencias que se esperan dentro de los próximos 5 u 8 años está la industria automotriz expandiéndose en mercados emergentes (de la mano de China, México e Indonesia) mientras su mercado norteamericano y de Europa Occidental se contrae. Por su parte, los productos de alta tecnología verían una senda de recuperación solo hasta 2022 -o tal vez un poco más dados los efectos Huawei que ya comienzan a sentirse con las pérdidas en Wall Street- si empieza a acercarse un poco más a las negociaciones B2B.

Por su parte, los sectores de alimentos y bebidas, productos químicos y los farmacéuticos se proyectan con un crecimiento estable, especialmente en el primero. Por su parte, los productos químicos son altamente dependiente de la demanda B2B, lo que la hace muy sensible a fluctuaciones económicas/comerciales y, por ende, a cambios bruscos en los lotes de fabricación. Y los farmacéuticos se mantienen con una buena perspectiva dado el creciente aumento de la prescripción de drogas, que va de la mano con la tendencia del envejecimiento poblacional.

Claramente los países desarrollados tienen ventajas competitivas de sobra para sacarle todo el provecho posible a la industria manufacturera. No obstante, los países en vías de desarrollo debemos ingeniárnoslas para adaptarnos. ¿Qué debemos hacer? En principio, promover las 3C: la competitividad, la capacitación y la conectividad. El futuro manufacturero no solo debe exigir un sector competitivo por involucrar menos costos, sino también un fortalecimiento de las capacidades de sus trabajadores en un mercado realmente conectado.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.