| 6/15/2018 12:01:00 AM

Así va el lucrativo negocio de los conciertos y espectáculos

Este es el mejor momento del país en cuanto a organización de grandes conciertos y funciones artísticas de talla mundial. Esta industria se podría triplicar en los próximos años. Informe especial.

Madonna, Rolling Stones, Bruno Mars, Guns and Roses, Coldplay, Paul McCartney, U2 y hasta el Circo del Sol, volvieron a poner en el radar a Colombia para grandes conciertos y magistrales presentaciones.

Antes del año 2011 la llegada de este tipo de artistas no pasaba de una simple ilusión debido - en gran medida- a la alta carga impositiva, la falta de escenarios adecuados y una pobre logística disponible.

“El gran salto se dio con la aprobación de la Ley 1493 de 2011 que rebajó la carga de impuestos, creó un fondo para el mejoramiento de escenarios e impulsó la formalización de empresas proveedoras de servicios y los artistas”, comentó a Dinero la Ministra de Cultura, Mariana Garcés.

Antes de la mencionada ley, cuando un artista internacional se atrevíaa venir al país debía pagar el 33% de sus honorarios en solo impuestos, un valor que el organizador trasladaba directamente al valor de la boleta lo que alejaba a más de un consumidor o fan.

“Ahora, si un artista cobra por ejemplo un millón de dólares, solo paga US$80 mil en impuestos. Así mismo, otras actividades vinculadas a este negocio como luces, sonido, tarima, maquillaje, diseño de escenografías, entre otras, pagaban un IVA del 16%, ahora están excluidas de este impuesto”, explicó la funcionaria.

Lea también: Circo del Sol regresará a Bogotá con su obra Varekai

Ese tipo de beneficios llevaron a que la realización de grandes conciertos y actividades culturales de renombre internacional llegarán a Bogotá, Medellín u otras ciudades del paìs porque ya era rentable.

Al mismo tiempo que se redujo la carga de impuestos a artistas, se creó un aporte parafiscal a las boletas que superen en valor las 3 Unidades de Valor Tributario. Es decir, para este año las boletas con valor superior a $99.468 tendrán que pagar ese 10% que se acumula en un  fondo destinado a la remodelación, adecuación y modernización de teatros y escenarios culturales.

Desde 2011, se ha recaudado (con corte a mayo de 2018) un total de $106 mil millones, siendo Bogotá el principal beneficiario con cerca de $53 mil millones desde ese año.

Ese dinero es el que ha permitido la financiación para la modernización de la silletería y otras mejoras en el teatro Jorge Eliécer Gaitán y del teatro Julio Mario Santodomingo. “El dinero lo recauda el Ministerio de Cultura y lo entrega a los municipios donde se llevaron a cabo lo eventos. Se hace una evaluación de las obras propuestas y se giran los recursos. Puede recibir estos dineros tanto teatros públicos como privados”, explica Garcés.

Bogotá ya da resultados en mejoramiento de escenarios. La Secretaria de Cultura de la ciudad, María Claudia López, dijo a este medio que en el último año se recibieron por este aporte parafiscal cerca de $9 mil millones, dineros que se han usado para la instalación de equipos contra incendios, mejor iluminación, ampliación camerinos, entre otras inversiones.

La capital de Colombia es una de las ciudades con mayor potencial para la organización de este tipo de actividades. La misma Secretaria explica que un estudio reciente concluyó que las industrias creativas (donde se cuentan las artes escénicas, audiovisual, música y libros y publicaciones) deja a la ciudad cada año un valor agregado de $2,9 billones, una quinta parte de lo que produce la construcción ($15 billones). Incluso, estas industrias - que incluyen cine y televisión- producen más que el transporte aéreo de la ciudad ($2,3 billones). “El punto interesante es que en los últimos 6 años hemos visto en la industria creativa crecimientos exponenciales, lo que da una idea del potencial para la ciudad”, dijo López.

Le puede interesar: Así se eligen las bandas teloneras para los grandes conciertos en Colombia

Con esta nueva onda de conciertos, actividades e inversiones, también se han beneficiado otros negocios. Aunque no hay estudios sobre el impacto de la industria creativa en los encadenamientos productivos, se conocen anécdotas, como lo sucedido en Medellín con el concierto de Madonna (2012), cuando la ocupación hotelera fue similar a la de la Feria de las Flores. Ese día tampoco se consiguió boleto de avión y cientos de personas llegaron del exterior a la capital paisa.

Otro de los beneficios tributarios que se aprobaron en 2011 permite deducir del impuesto de renta el 100% de las inversiones que se hacen en escenarios culturales. Esto llevó a que una sociedad colombochilena se le midiera a proponer una alianza público privada (APP) para la remodelación y modernización de lo que se conocía como Coliseo El Campín (hoy Movistar Arena).

“En este caso los inversionistas vienen al Ministerio de Cultura con el reporte de sus gastos y lo que esté directamente relacionado con el escenario para las artes representativas (no incluye las calles, canchas, parqueaderos, etc) se lo certifica la entidad y la Dian se lo deduce. Así mismo, sabemos del interés del empresario (Luis Carlos) Sarmiento de para construir un nuevo teatro sobre la calle 26, aunque no conozco más detalles o avances”, explicó la Ministra.

Este beneficio tributario también fue extendido a los teatros universitarios que organicen actividades culturales y abran sus escenarios al público en general.

A pesar de estos avances es evidente que se está todavía a medio camino. La directora de la compañía organizadora de eventos, Ocesa, Luz Ángela Castro, reconoce los avances que se han dado en los últimos años para convertir al país en un referente, pero al mismo tiempo hizo un llamado para que se sigan haciendo inversiones en nuevos escenarios y no solo en adecuaciones.

Una gira de una obra de Broadway puede requerir la ocupación de un teatro de unos 3 a 4 meses. En el país no tenemos un escenario con las sillas y la disponibilidad de tiempo para este tipo de espectáculos”, dijo la ejecutiva.

Lea también: Los millones que mueve el Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá

En el caso del estadio El Campín, la ley solo permite que se organice un evento al mes. Y en noviembre próximo se cruzaban Roger Waters (Pink Floyd) con Shakira. Uno de los dos - Shakira- se tuvo que mover al Parque Simón Bolívar, en donde apenas hay planes para adecuar los baños y no se cuenta con una acústica adecuada.

Pero no solo se trata de mejores artistas musicales tocando en Colombia. De hecho, el evento cultural más grande del país por número de asistentes e inversión es el Circo del Sol. Este evento - que va de octubre a noviembre próximo- puede atraer este año a unas 150 mil personas que dejarían un aporte parafiscal cercano a los $2.500 millones.

Formalización del sector

Otra estrategia que ha funcionado bien para mejorar la calidad de los eventos culturales y del espectáculo es la formalización de los productores y los organizadores.

El Ministerio de Cultura creó la plataforma Pulep, en donde los empresarios del sector deben registrarse y reportar los espectáculos que organizan. Esto ha permitido hacer un seguimiento a la calidad de este tipo de organizaciones y reducir el número de eventos siniestrados. El gobierno pide para cada evento un paz y salvo a estos empresarios; los que deban impuestos o no estén al día no pueden seguir operando.

“Se trata de un trabajo conjunto con la Dian porque Colombia es un país creativo en torno a la trampa. Siempre se inventan alternativas para transgredir la ley”, comenta la Ministra .

Esta regulación -más transparente- ha incentivado la llegada de nuevos inversionistas a este negocio. Es así como hace 7 años solo había unos 5 operadores de boletería, hoy existen 22.

Le puede interesar: Banrepública invertirá 60.000 millones en el Teatro Amira de la Rosa

Así las cosas, la organización de este tipo de eventos culturales, sumado a la producción de películas de Hollywood en Colombia, están convirtiendo al país en la nueva niña bonita del barrio.

En este último aspecto de producciones de cine, no hay que pasar de vista que artistas  de la talla de Will Smith, Nicolas Cage, Tom Cruise, Mark Wahlberg y Antonio Banderas, entre otros han pasado por Colombia para la producción de grandes y millonarias películas. Queda claro que estamos ante el crecimiento de prósperas actividades económicas, impensables una década atrás.

EDICIÓN 545

PORTADA

Barranquilla y Cali se disputan el tercer puesto entre las mejores ciudades

El vertiginoso crecimiento de Barranquilla y la recuperación económica de Cali están llevando a estas dos capitales a una guerra no declarada por el tercer puesto de las ciudades más importantes de Colombia. Reportaje.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 546

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.