| 10/17/2017 9:30:00 AM

La compañía japonesa que vendió metales falsificados a más de 500 empresas

La firma reconoció que falseó informes sobre la verdadera calidad del aluminio, el cobre y el acero que le han vendido a medio millar de empresas multinacionales desde hace una década.

{code:java} {code};
BBC

¿Podrían decenas de autos, trenes y aviones estar a punto de ser retirados del mercado por razones de seguridad? No se sabe, pero lo que sí está claro es que las grandes multinacionales que le compraron aluminio, cobre y acero falsificado a la empresa japonesa Kobe Steel están investigando las consecuencias de un escándalo con impacto internacional.

La trama comenzó la pasada semana, cuando el tercer mayor fabricante de acero del mundo admitió que había falsificado los datos sobre la calidad de sus productos.

Al comienzo la empresa dijo que las pruebas de calidad adulteradas afectaron a 200 clientes de la industria del transporte que le habían comprado aluminio y cobre.

Pero las alarmas se prendieron definitivamente cuando saltaron a la mesa los nombres algunos de los clientes afectados: el de los gigantes General Motors, Boeing y Toyota.

Le recomendamos leer: A pesar del dumping y la baja demanda, la industria del acero no deja de invertir

A pesar del escándalo, en ese momento pocos sabían que se venía una avalancha.

Y lo que se sabe hasta hora es que una investigación interna realizada por la compañía arrojó que en realidad son 500 las empresas afectadas.

Y no solo eso. Las falsificaciones se remontan diez años atrás. Y como si eso fuera poco, no solo adulteraron la calidad del aluminio y del cobre, también lo hicieron con el acero.

Para rematar el asunto, la firma ha reconocido finalmente que se trata de 16 subproductos -los cuales forman parte esencial de industrias como el transporte, las maquinarias, el sector eléctrico o la construcción- que no se ajustan a las exigencias de calidad en términos de resistencia y duración.

Por ahora ninguna empresa ha planteado la posibilidad de retirar productos del mercado, pero como hay una investigación abierta que revela nuevos detalles cada día que pasa, no se sabe qué esconden realmente las paredes de Kobe Steel.

Se desploma en la bolsa

Apenas se enteró el mercado de lo que estaba ocurriendo, las acciones de Kobe Steel cayeron casi 40% en dos días, y el valor de mercado de la empresa en una semana disminuyó en cerca de US$1.800 millones.

"La credibilidad de Kobe Steel cayó a cero", dijo el presidente de la firma, Hiroya Kawasaki.

Le podría interesar: Etanol, otro sector en vía de extinción

Y se ha sabido también que, además de Toyota o General Motors, Honda y Mazda también han sido afectados.

Daimler y Airbus también estarían en la lista, según el medio japonés Nikkei, el mayor diario de información financiera del mundo.

Frente a un escándalo de esta magnitud, el gobierno japonés se vio obligado a intervenir, pidiéndole a la compañía que entregue un informe sobre la seguridad de sus productos dentro de las próximas semanas.

¿Cómo nadie se dio cuenta?

De inmediato surgieron las interrogantes sobre cómo fue posible que por tantos años los controles de calidad fallaran.

Gary Ysuchida, un portavoz de la empresa, le dijo a la BBC que la compañía se arrepiente de la falsificación.

"Hubo decenas de empleados involucrados. Parece que en algunos casos el control de calidad estuvo en manos de trabajadores con años de experiencia que gozaban de la confianza de la organización y, de algún modo, hubo discrepancias que fueron deslizadas por ellos", dijo Ysuchida.

Esa explicación deja la responsabilidad en manos de los empleados. Pero Karishma Vaswani, corresponsal de Negocios de BBC en Asia, puso en cuestión la explicación corporativa.

Le recomendamos: Estos son los dueños de la Bolsa de Valores de Colombia

"¿Sabían los directivos que los informes eran falsificados? ¿Hay fallas sistémicas en la compañía que llevaron a este escándalo? Las explicaciones que entregue la empresa en las próximas semanas revelarán qué tan profunda puede ser la crisis", dijo Vaswani.

Varias de las empresas afectadas dijeron que hasta ahora encontraron ningún problema en la seguridad de los productos que fueron fabricados con aluminio, cobre o acero de la firma japonesa.

Sin embargo, el alcance del escándalo es aún desconocido y las investigaciones -tanto dentro de Kobel Steel, como las que están llevando a cabo los propios clientes afectados- están en desarrollo.

Esta crisis corporativa -que también salpica la imagen de Japón- se suma a otros problemas de compañías, como por ejemplo  Nissan Motors, que anunció hace unas semanas el retiro de más de un millón de vehículos tras admitir que empleados sin la calificación suficiente habían hecho las inspecciones finales de automóviles que serían vendidos en el mercado local.

Y trae a la memoria el escándalo de Takata, cuando declaró la bancarrota luego que sus airbags defectuosos fueran vinculados a 16 muertes y decenas de heridos en accidentes en todo el mundo.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Top 5 de las reformas económicas de Duque

    close
  • ¿Qué es el liderazgo digital?

    close
  • "Empecé mi empresa con un alicate y dos destornilladores": fundador de Haceb

    close
  • El secreto de Frisby "es volver a emprender"

    close
  • Así está el panorama financiero para el cierre de 2018

    close
MÁS VIDEOS
TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 550

PORTADA

Ranking de las 1.000 Pymes más grandes del país

Las Pymes siguen fuertes como base de la economía. En el país son más de 96% de las unidades empresariales y responden por cerca de 80% del empleo. Dinero presenta las mil más grandes, medidas por sus ventas de 2017.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 550

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.