Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 7/27/2020 10:01:00 AM

Así fue como Grupo Gordo estrenó un restaurante en medio de la cuarentena

En medio de la pandemia, Grupo Gordo ha optado por un sinnúmero de estrategias para mantenerse en pie. Entre ellas, abrir algunos puntos y lanzar una nueva marca.

La historia de Camilo Giraldo y Daniel Castaño podría relacionarse con el mito asiático del hilo rojo del destino. Estudiaron en el mismo colegio, pero nunca se conocieron. Cada uno tomó caminos distintos, pero siempre ligados a la gastronomía. Y, en un momento de su historia, y como si todo estuviera predestinado, se encontraron para hacer empresa.

Giraldo cuenta que hace 13 años tuvo la idea de montar un restaurante 100% italiano en Bogotá, pues veía que al mercado le hacía falta un competidor fuerte y renovado. Sin embargo, no encontraba un aliado que lo ayudara en esa tarea. En esa búsqueda, un amigo le recomendó hablar con Castaño, que en ese momento llevaba 8 años trabajando en Nueva York con el chef estadounidense Mario Batali. “La primera vez que hablamos lo hicimos vía telefónica y de la conversación concluimos que había una buena idea. Castaño me propuso un encuentro. Inmediatamente compré los tiquetes, hablamos e inició esta historia”, dijo Giraldo.

Daniel Castaño Chef/Propietario de Grupo Gordo

Dos años después se materializó la idea y abrieron Emilia Romagna. El restaurante, además de estar inspirado en una región del norte de Italia, aludía al recuerdo de la mamá de Giraldo, que se llamaba Emilia y a quien debe el amor por la cocina.

Y, precisamente, el propósito de estos restauranteros con sus establecimientos es brindar una experiencia gastronómica de nivel internacional y resaltar el amor y la admiración por sus familiares, amigos y hasta mascotas, a través del nombre de cada una de sus ocho marcas.

Lea también: Fenalco recomendó exenciones fiscales y reforma laboral para superar crisis

Grupo Gordo está conformado por Emilia Grace, Julia Pizzería, Gordo, especializado en hamburguesas; Lorenzo el Griego y Lorenzo Gyros, dedicados a la comida griega; Tomodachi, especializado en ramen, y los más recientes Renata y Don Abel, de comida mexicana.

Según explica Castaño, en 12 años abrieron unos 20 restaurantes; venían con un crecimiento sostenido y con unos planes de expansión bastante importantes para el grupo. “2019 fue un año que se mantuvo estable, sin mayores crecimientos. Sentimos en carne propia el efecto de las protestas de final de año. Diciembre, por ejemplo, fue el peor [mes] que hemos tenido en nuestra historia”, afirmó Castaño.

Por eso 2020 prometía ser grandioso para la compañía. Aseguran que enero levantó el ánimo, las ventas de los restaurantes venían creciendo y los planes para abrir más puntos de sus apuestas gastronómicas, como Renata, eran más claros que nunca. Proyectaban inaugurar cuatro nuevos en Bogotá e iniciar en Medellín.

Pero como en todo el país, llegó el coronavirus y los contagió. Reconocen que no pensaron que el efecto del virus podría ser de la magnitud actual y que, como todos los colombianos, su idea era que la covid-19 se quedaría en China.

Empezaron a tomar medidas al respecto. Cerraron totalmente sus establecimientos y cancelaron los servicios a domicilio. Iniciaron el conteo de su caja para ver cuánto podían soportar, y los números les daban para mantenerse dos semanas pagando nómina de sus cerca de 270 empleados y otros gastos fijos.

Le puede interesar: Sector turismo dice que su situación actual es "insostenible"

Y como a todos los restauranteros, les llegó un punto en el que los números no daban más. Su nómina se redujo a cerca de 170 empleados, cerraron 50% de los restaurantes y el restante funciona con domicilios. “Logramos mantener todos nuestros empleados por dos meses, y a quienes se les vencía el contrato a término fijo, no lo renovamos. No hemos hecho despidos sin justa causa y estamos haciendo un esfuerzo sobrehumano para mantener a nuestros colaboradores”, dijo Giraldo.

Pero no todo es negativo en esta empresa, que ha demostrado el apetito que tiene para salir adelante. Grupo Gordo ha trabajo para mantenerse en pie y, para ello, ha puesto en marcha algunas estrategias que, para algunos, son una total locura.

Se lanzaron a la venta de accesorios relacionados con las marcas, como, por ejemplo, gorras y delantales (los recursos están destinados a ayudar a sus empleados); regalaron sus bicicletas y consiguieron otras a través de donaciones para poder mantenerse en pie con los domicilios, y han dictado clases online para que sus clientes cocinen en casa.

Grupo Gordo también apostó por la venta de accesorios relacionados con sus marcas, como gorras y delantales para generar ingresos que les ayude a mantener su nómina.

Y esto no es todo. Abrieron dos de los puntos que tenían planificados para este año y lanzaron una nueva marca en medio de la pandemia. Castaño explica que ya tenían lista una cocina oculta para iniciar operaciones en Cedritos y un local en el centro comercial Gran Estación. Aprovecharon lo que ya estaba instalado para montar su nueva operación y cubrir nuevos puntos con su marca Renata.

Lea también: Empresas colombianas inician movimiento para apoyar marcas locales

Por otro lado, a mediados de abril, lanzaron oficialmente su marca Don Abel, con la que buscan conquistar el segmento de pollos en la ciudad. En un fin de semana han logrado vender aproximadamente 120 pollos a la mexicana, cifra que, según explicaron, no está mal para la situación actual.

Tanto Giraldo como Castaño son optimistas en que la recuperación llegará en algún momento y que toda acción, por descabellada que parezca, les permitirá sobrevivir. “Es como si estuviéramos en la mitad del mar: si dejas de patalear te mueres. Y eso es lo que estamos haciendo, moviéndonos como locos, probando nuevos platos, estrategias de publicidad, entrar al mundo digital, con la esperanza de que en algún momento podamos volver y mantener vivo este proyecto por el que hemos trabajado tantos años”, afirmaron.

EDICIÓN 603

PORTADA

Las 1.000 pymes más grandes del país

Si bien la pandemia ha golpeado con fuerza al sector empresarial y, en especial a las firmas pequeñas y medianas, su tamaño también se convirtió en una ventaja y muchas lograron salir a flote más rápido que las grandes compañías.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.