| 8/24/2017 12:01:00 AM

Portal de internet plagió el nombre de Colgate-Palmolive para vender sus productos

A los tribunales internacionales llegó una reclamación de Colgate-Palmolive debido a un supuesto caso de plagio de su marca por parte de una persona domiciliada en la ciudad de Teherán, en la República Islámica de Irán.

El demandado es un ciudadano iraní llamado Arash Mahooti, quien registró el dominio web ‘palmolive.ir’ sin el consentimiento de Palmolive, dueña de la marca de higiene oral Colgate.

La compañía fundada en 1806 en Nueva York (Estados Unidos) presentó la queja el pasado 6 de julio ante la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).

En la exposición de los antecedentes se resalta que Colgate-Palmolive actualmente comercializa en más de 88 países de todo el mundo, generando ventas anuales por más de US$15.000 millones.

Visite: Ranking de las mejores empresas en atracción y retención del talento

Palmolive se utiliza actualmente para 54 variantes de productos, incluyendo cuidado personal, bucal, productos para el hogar, entre otros. Esta es la segunda marca más importante del denunciante junto con la pasta de dientes Colgate.

El documento especifica que el demandante es el propietario, entre varios otros, de los siguientes registros de marcas:

Palmolive Estados Unidos desde el 24 de octubre de 1916 y Palmolive en la República Islámica de Irán desde el 16 de abril de 2003, sucesivamente renovado.

De otro lado está Arash Mahooti, quien registró el dominio ‘palmolive.ir’ el 17 mayo de 2015. El expediente dice que este sitio en internet se utilizó para redirigir a los usuarios a ‘diginela.com’.

Se trata de otro portal  que operaba  como una tienda online de cosméticos y productos de limpieza que compiten con los de Palmolive, específicamente de Colgate.

Contenido relacionado: Las marcas más recordadas por los adultos colombianos

Las razones para pelear

Palmolive alegó en su acusación que el nombre de dominio en disputa es “confusamente similar” a su famosa marca, ya que incorpora totalmente su denominación.

Del mismo modo deja claro que el demandado no es un distribuidor autorizado o fabricante de los productos Palmolive. Además, argumenta que nunca ha habido ninguna relación comercial con el demandado.

A juicio de Palmolive, el demandado se estaba beneficiando de una asociación indebida con su marca, al valerse de su reputación y notoriedad con fines netamente comerciales.

Le puede interesar: Colgate Palmolive afectada por Venezuela

“El uso por parte de la (firma) demandada del nombre de dominio en disputa no solo pone en evidencia que tenía pleno conocimiento de la marca registrada del demandante, sino también refleja un intento para desviar a los consumidores de manera engañosa para el propio beneficio comercial”, añade el informe de OMPI.

A pesar de las reclamaciones, el demandado no emitió ninguna respuesta frente al tema. Justamente, una de las mayores dificultades que tuvieron los investigadores es que el demandado presentó varias direcciones de correo electrónico no activas.

Tras analizar la situación, y teniendo en cuenta la actitud del demandado frente al caso, el tribunal de la OMPI ordenó que el nombre de dominio en disputa ‘palmolive.ir’  fuera transferido al demandante.

Visite: Las marcas que reinan en los consumidores ‘maduros’

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 546

PORTADA

Especial de abogados: las firmas más grandes de Colombia

Los bufetes de abogados en Colombia facturaron cerca de $1,5 billones en 2017 y, aunque fue un año no tan fácil para la economía, les abrió nuevas oportunidades de negocio. Panorama de la industria legal en el país.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 546

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.