Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 12/12/2019 12:07:00 AM

Anhelamos vivir mejor

Las empresas son actores fundamentales para hacer de Colombia un mejor país. Si sus 22 millones de trabajadores sienten que ellas responden a sus expectativas, realmente podremos progresar.

América Latina vive una agitación social importante. Los ciudadanos se están manifestando con el objetivo de comunicarles a sus gobiernos el anhelo de vivir mejor. Colombia no es la excepción y, por ende, no se pueden desconocer sus singularidades y complejidades. El país es un territorio muy fragmentado en el que se vive de forma simultánea en el siglo XVI como en el XXI, en medio de una diversidad humana en la que nos cuesta reconocernos. Sin embargo, más allá de los excesos y comportamientos antisociales, es innegable que nuestro sentir como comunidad se conecta con el deseo de ser parte de una sociedad más justa, grata y amable.

Las organizaciones, como actores fundamentales del sistema económico y social, están en el centro de este debate y su participación más relevante no es lo que opinen sino lo que muestran en términos de su contribución social para hacer de Colombia un mejor país. Esta es la misión de Great Place to Work® y en estos 17 años en Colombia nunca había sido tan evidente que nuestra convicción es fundamental para sembrar confianza en el futuro y proteger lo que muchas generaciones han creado.

Hoy Colombia tiene más de 22 millones de trabajadores y si ellos encuentran que sus organizaciones son lugares que responden cada vez mejor a sus necesidades y expectativas, podremos estar seguros de que avanzaremos hacia el país que soñamos. Ellos mismos nos dan la evidencia suficiente de que, cuando se sienten a gusto en sus lugares de trabajo y sus contribuciones son valoradas y reconocidas, se crean condiciones más que favorables para que una organización pueda crear el valor que le anima.

Para muchas de ellas, el ranking de “Los Mejores Lugares para Trabajar” ha llegado a ser una de sus cartas de navegación y, por qué no decirlo, una de las más respetadas. La razón de fondo es porque los colaboradores pasan a ser pregoneros de la sociedad que anhelamos y esto se irriga a sus familias, amigos y entorno en general.

Si algo muestra el momento actual es el deseo y la necesidad de participar activamente para que sumemos entre todos. El debate no es desafío a la autoridad ni oposición, es todo lo contrario. Por tal motivo, en los grandes lugares para trabajar se promueven los espacios para la discusión y manifestación de opiniones, porque en un entorno de confianza se enriquece y se crean condiciones más favorables para obtener un mejor resultado. Sabemos que el mundo es lo suficientemente complejo como para que sea creíble que alguien lo sabe todo. No obstante, si alguien tiene claro esto es una juventud mucho más formada que la que el país tenía 30 años atrás.

Probablemente, a la sociedad colombiana podría costarle más esfuerzo este cambio por el peso de sus tradiciones. Sin embargo, ya no es materia opinable. Esta comunidad demanda que la confianza, que es el valor central de un gran lugar para trabajar, sea la protagonista de la forma de vivir en colectividad y, en la medida en que pueda irrigarse en ella, crearemos valor en múltiples planos, que hará posible que cada día estemos más cerca de un país plural, en el que no solo quepamos todos sino también sintamos, como muchos de nuestros mayores, que vale la pena el esfuerzo por un mañana mejor.

En definitiva, es mucho lo que hemos avanzado y varios indicadores y fuentes así lo confirman. Las organizaciones deben ser vehículos en los que se gane consciencia de los logros, desafíos y oportunidades. De hecho, el vaso está más lleno de lo habitual y, desafortunadamente, esto no es evidente para muchos. Hacerlo visible ya será de por sí una ganancia significativa.

Es así como la lista de “Los Mejores Lugares para Trabajar” se convierte en el espejo en el cual Colombia se quiere ver. De manera que este es el valor de la lista que llena de satisfacción a sus artífices y que nos llena de confianza en que, a pesar de las innegables dificultades, Colombia tiene todo para llegar a ser un país del cual podamos hablar con orgullo.

EDICIÓN 592

PORTADA

Coronavirus: ¿vamos perdiendo la pelea?

En los próximos dos meses, Colombia llegará a su pico de contagios de coronavirus. A final de año o antes podría alcanzar los 3,6 millones de infectados y superar los 40.000 muertos, según estimaciones del Gobierno. Luego de tres meses de confinamiento, apenas viene lo más duro.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.