| 11/16/2017 11:39:00 AM

"Verde Oliva nos recibió dinero a pesar de inminente cierre", denuncian estudiantes

El representante legal de la Escuela de Hostelería Bilbao, Juan Manuel Osorio, culpa a la familia Pabón Ayala, fundadora de la escuela de gastronomía Verde Oliva, por la crisis que actualmente afronta esta academia. Mientras que los estudiantes denuncian que Verde Oliva seguía vendiendo cursos en medio de la crisis y que incluso recibió dinero.

Después de que la vocera de la marca Verde Oliva Juanita Pabón manifestara que la alianza con la Escuela de Hostelería Bilbao hubiese fracasado y por ende la academia entrara en crisis, sus accionistas han salido a responder.

Entrevistado por Dinero, Osorio dijo que se ha hablado en medios de comunicación de una alianza, cuando en realidad se trata de una aportación de activos de Miami Language Academy (MLA) a Verde Oliva mediante una capitalización.

MLA SAS es la sociedad que en su momento era propietaria del establecimiento Escuela de Hostelería Bilbao Colombia. Con posterioridad cambió de propietario y pasó a ser de la sociedad Academia de Cocina y Artes SA, sociedad que también es propietaria del establecimiento Academia Verde Oliva.

Según explica, MLA en razón de un contrato suscrito con los accionistas controlantes y mayoritarios de la Academia de Cocina y Artes S.A.Verde Oliva y la familia Pabón Ayala, aportó unos activos de su propiedad a esa sociedad.

Visite: ¿Por qué la Academia Verde Oliva está sumida en la crisis?

A cambio de ese aporte recibió una participación accionaria minoritaria en Verde Oliva que equivale al 35,3% del total de las acciones de la compañía.

“La Administración de Verde Oliva está y ha estado siempre en cabeza de los socios mayoritarios, la familia Pabón Ayala. La administración que no ha implementado los compromisos consignados en el acuerdo suscrito, razón por la cual no se han logrado los objetivos perseguidos con el mismo”, señala el Osorio.

El directivo afirmó que como socios minoritarios de Verde Oliva son conscientes de “la frágil y difícil” situación financiera de la sociedad, derivada de “no haberse adoptado las medidas y compromisos consignados en el contrato”.

Vale la pena recordar que a finales del año pasado la Escuela de Hostelería Bilbao y Verde Oliva decidieron fusionarse para crear una mayor institución de educación en temas gastronómicos, iniciativa a la cual se unieron los Hermanos Raush y la cadena GHL Hoteles.

Con 550 estudiantes, tomó vida la Academia Verde Oliva, Escuela de Gastronomía, Hostelería y Turismo. La institución inició con 6 programas: cocina, pastelería, somelier, gestión de restaurantes, gestión hotelera y gestión de eventos.

Osorio asegura que desde un principio la relación se vio afectada debido a los problemas financieros que supuestamente acarreaba la firma Verde Oliva. Según él, el monto de la deuda de la marca asciende a los $2.000 millones.

Existen varias causas de la deuda de Verde Oliva. Osorio nombró el caso de una estudiante que se matriculó a un curso que finalmente nunca inició. Por dicha situación, según relata, le fueron congeladas las cuentas a Verde Oliva y se le obligó a devolver una suma de $25 millones.

De la misma forma, una serie de desaciertos habrían marcado el rumbo que ahora ha tomado la emblemática academia de gastronomía con más de 13 años de experiencia en el mercado colombiano.  

Debido a esta situación, Osorio afirma que varios planes se vieron truncados desde el principio, entre ellos, el de tener una nueva sede para los estudiantes con el objetivo de renovar la marca.

“Como socios minoritarios hemos solicitado a la adminstración de Verde Oliva la información financiera fidedigna (firmada por representante legal y revisor fiscal) que dé cuenta de la situación actual de la escuela, la cual lamentablemente no nos ha sido entregada”, agrega el empresario.

Juan Manuel Osorio dice que al no tener MLA el control de Verde Oliva, como socios minoritarios han presentado a la administración de la escuela los reparos sobre las decisiones que no comparten.

“Además sobre los incumplimientos a los términos del contrato ya mencionado, sin que se hayan adoptado medidas que permitan solucionar la crisis por la que atraviesa la escuela Verde Oliva”, explica.

Dada esta situación, el empresario sugiere que el grupo económico no descarta vender su participación accionaria. Sin embargo, dice que están a la espera de una supuesta inyección económica por parte de una serie de inversionistas con los cuales Juanita Pabón se ha reunido.

Vea también: “El éxito está en el trabajo más que en el talento” Jorge Rausch

Por ahora, decenas de estudiantes se preguntan cuál será su futuro, dado que varios de ellos ya iban a terminar sus programas académicos y ahora se encuentra a la deriva o a punto de ser reubicados en otras academias.

“En este momento, no tenemos una solución formal escrita respecto a nuestro estudio. La mayoría de las cosas que se han mencionado en medios públicos dichas por Juanita Pabón no del todo es verdad”, dice a este medio una estudiante de Verde Oliva que prefiere no revelar su identidad.

Mar Buitrago Idárraga, otra estudiante de Verde Oliva, relató que el viernes 6 de octubre, antes de la semana de receso escolar,  escribió un mail a la directora expresándole su preocupación por las irregularidades que estaban notando en la escuela.

Frente a este tema la directiva supuestamente contestó que  eran ‘chismes de pasillo’ que generaban pánico en la institución.

“Cabe anotar que apenas llevábamos 3 clases. A nosotros nos pidieron llevar los cheques y dinero en efectivo a la escuela. Es decir, que días antes, cuando pagamos, ya sabían que iban a cerrar, o al menos sabían lo que se aproximaba; y aun así nos recibieron el dinero”, agregó.

Relata además que “afortunadamente” a su grupo (cocina nocturna de tercer semestre) lo reubicaron, pero dice conocer muchos a los que, o no les han resuelto, o “no les sirven las escasas soluciones que se plantean”.

“Mis compañeros y yo fuimos afortunados, porque en la escuela Mariano Moreno nos recibieron. No obstante perdimos mucho tiempo, y el semestre que supuestamente íbamos a terminar en este diciembre, lo vamos a terminar en mayo de 2018”, lamenta.

A esto se suman las denuncias de los profesores, quienes manifiestan que la escuela les debe demasiado dinero. A algunos no les pagan los parafiscales desde el comienzo del año y otros no reciben salarios desde hace muchas quincenas, según denuncian.

Consultada por Dinero, otro estudiante decidió contar su historia a este medio con el objetivo de exponer la grave situación que afrontan varios de sus amigos y cómo se fueron desenvolviendo los hechos.

Le podría interesar: Natalia Amado, la brasileña que enamora al país con las recetas de antaño de su tierra

Su carta la reproducimos a continuación:

Todo comenzó a finales del mes de septiembre con cancelaciones de clase, materia prima (para la cocina) que en ocasiones no llegaba completa o no había.

Este presentimiento lo venía manifestando dos meses atrás. Al pasar los meses se fueron haciendo realidad, de la mano de más cancelaciones los días 5 y 6 del mes de octubre del presente año adjudicándola a demora de trabajos de una empresa constructora la cual en las instalaciones no se veía.

Ese día a las 4:20 de la tarde llegó un correo anunciando la semana de receso la cual iba de la fecha 9 al 13 de octubre. Pasando esta semana llegamos a clase el día 16 de octubre. Los dos días siguientes, es decir 17 y 18 de octubre transcurrieron con normalidad.

Mi horario de estudio este semestre era de lunes a miércoles. Por lo cual no esperaba nada eventual al terminar la semana.

Llegó el jueves y a eso de las 10:43 pm llegó un correo anunciando el cierre paulatino de la escuela sin mencionar el porqué de dicha situación.

En el correo mencionaban que el cierre lo estaban realizando de la mano de la Secretaria de Educación, lo cual en dicho momento fue falso.

Compañeros llamaron a preguntar si tenían conocimiento de lo que estaba sucediendo en la academia de cocina Verde Oliva. A lo cual respondieron que no.

El día 24 de octubre fui con compañeros a preguntar qué respuesta tenían. En la reunión explicaron el porqué del cierre, que todo se venía manejando con la Secretaría y que nos terminarían las clases.

Según Juanita Pabón las clases se reanudaban entre el 30 octubre o a más tardar la semana siguiente, es decir, el 7 de noviembre para que cada curso o grupo terminara sus clases.

Al terminar la reunión nos quedamos esperando en la escuela. En ese momento ingresó un chico a preguntar por el programa de cocina.

Le dijeron que por favor diera sus datos para llamarlo luego pues no estaba la persona encargada de admisiones. Me pareció terrible la situación ya que no pusieron al tanto a aquel chico de lo que sucedía.

De igual forma varias personas llamamos a preguntar por programas pues seguían dando información al igual que en Facebook en actualizaciones para inscripciones.

Siguieron enviando correos el 1 y 4 de noviembre sin una respuesta concreta.

El día 5 de noviembre enviaron un correo exponiendo fechas de reuniones en El Instituto Superior Mariano Moreno. Para algunos estudiantes de cocina hubo solución pues el pensum de cierto modo se acomodaba.

Para los de pastelería no fue así, no había dicho programa en esta institución y lo único que mencionaron fue comenzar de nuevo. Hubo otra propuesta por parte del Colegio de Gastronomía Gato Dumas, la cual no se consolidó con Verde Oliva.

Según ellos, Verde Oliva no los había contactado para ofrecernos alguna solución. Y los de Verde Oliva decían que ellos no se habían podido comunicar con Gato Dumas.

Visite: Chef Burger, la hamburguesería paisa que ingresó a la élite del emprendimiento

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Top 5 de las reformas económicas de Duque

    close
  • ¿Qué es el liderazgo digital?

    close
  • "Empecé mi empresa con un alicate y dos destornilladores": fundador de Haceb

    close
  • El secreto de Frisby "es volver a emprender"

    close
  • Así está el panorama financiero para el cierre de 2018

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 550

PORTADA

Ranking de las 1.000 Pymes más grandes del país

Las Pymes siguen fuertes como base de la economía. En el país son más de 96% de las unidades empresariales y responden por cerca de 80% del empleo. Dinero presenta las mil más grandes, medidas por sus ventas de 2017.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 550

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.