| 1/22/2019 3:48:00 PM

Vendió su compañía y empezó de nuevo con una 'startup' que va volando

Manny Medina, cuando lo tenía todo para irse a descansar, se le midió a crear una 'startup' de ciberseguridad que con tan solo dos años en el mercado, tiene cerca de 1.500 colaboradores.

Es una leyenda empresarial del sur de la Florida, en Estados Unidos. En la ciudad de Miami el cubano Manny Medina ha demostrado en varias ocasiones como es eso de caer y levantarse.

La más reciente jugada de este exitoso magnate inmobiliario y emprendedor se dio cuando se atrevió a vender Terremark, una posicionada compañía tradicional de servicios y centros de datos, al conglomerado Verizon en una transacción de US$1.400 millones.

Se supone que Medina estaba listo para descansar, pero realmente no se sentía capaz de quedarse quieto, así que pasó a ser inversor de empresas de tecnología, a liderar la conferencia de tecnología eMerge Americas y, de manera literal, empezar de nuevo.

Con casi siete décadas encima –tiene 67 años-, se le midió en 2017 a crear Cyxtera, una ‘startup’ que ayuda a las empresas a proteger mejor sus datos, sea en servidores o en la nube. De repente tienen 1.500 empleados y atienden a más de 3.500 clientes alrededor del mundo.

“Este es sin lugar a dudas el mayor emprendimiento que hemos tenido. Este mercado es tan grande que no va a desaparecer pronto, nisiquiera en la generación de nuestros nietos. Es un gran problema, pero una gran oportunidad”, expresa Medina.

De Cyxtera cree que “es un tren que va a 200 millas por hora” y que están claras las diferencias, entre su antigua compañía Terremark, que crecía orgánicamente y luego entró en un proceso de fusión. Esta, considera, es una ‘startup’, una gran ‘startup’.

Nelson Fonseca, presidente y gerente general de operaciones de Cyxtera, trabaja con Manny desde el año 2000.

Le puede interesar: Colombia, el país con más secuestro de datos en América Latina, según reporte

“Me encantó la visión que tenía para la empresa. Viví toda la historia. Él es un líder muy único, tiene la habilidad de ver oportunidades, para entender oportunidades que otros no ven. Tiene la habilidad de crear lo que es un equipo. Trabaja más duro que todos nosotros, a pesar del éxito que ha tenido, no ha parado su deseo. Él está luchando todos los días con nosotros. Tiene el conocimiento y la experiencia de entregar su visión”, dijo Fonseca a Dinero.

Parte del éxito de esta compañía, asegura Fonseca, se debe a que los modelos de seguridad que existían hace una década ya no funcionan. “No solo vendemos la infraestructura, sino la protección de esa infraestructura”, complementó.

De su agresivo plan de expansión, se destaca la adquisición de la compañía Easy Solutions, creada por el colombiano Ricardo Villadiego y el portafolio de data centers de Century Link, por medio de BC Partners y Medina Capital, en una transacción valuada en US$2.800 millones.

Los activos de ambas empresas pasaron a ser parte de Cyxtera Technologies y el colombiano Villadiego es ahora el vicepresidente de Seguridad y Antifraude de Cyxtera.

“Para nosotros Latinoamérica siempre va a ser un enfoque para el crecimiento de la empresa”, mencionó Fonseca.

Según Medina, la combinación de infraestructura física y de software de seguridad, es única en el mercado. “Hay compañías de centros de datos (con ‘datacenters físicos) y compañías de software de ciberseguridad”.

Manny Medina, fundador de Cyxtera. Foto: AP/The Miami Herald. 

Hacia el éxito

Como muchos cubanoamericanos de su generación, Medina llegó a Miami en los años sesenta, para ese momento tenía 13 años.

Prácticamente sin un centavo, su familia primero vivía con parientes en una casa de un dormitorio en Miami. El padre de Medina era taxista y su madre una camarera de hotel.

Medina repartió periódicos para ayudar a llegar a fin de mes. Saltó de una escuela a otra antes de graduarse de Miami Beach High School. Después de que su madre lo convenciera, se matriculó en el Miami-Dade College.

En el Miami-Dade College, dijo, su vida cambió para siempre. "Encontré un ambiente acogedor que nunca había conocido", dijo a la revista Ocean Drive en 2016. "Te dan esa oportunidad sin importar lo que te haya sucedido antes".

Le sugerimos: Guía de ciberseguridad para el 2019

Después de dos años, se fue a la Florida Atlantic University, donde se graduó  de la carrera de contabilidad. Tomó un trabajo con Price Waterhouse (ahora PriceWaterhouseCoopers) poco después.

En 1976, formó su propia firma de contabilidad, concentrándose en el trabajo de consultoría para inversionistas latinoamericanos. Pero los bienes raíces estaban calientes en ese momento, y en 1980 formó Terremark.

Medina pasó la siguiente década desarrollando bienes raíces, creando una huella que se extendió hasta Oriente Medio, pero se concentró principalmente en Coconut Grove.

A medida que avanzaba la década de 1980, el famoso enclave bohemio de repente se convirtió en el hogar de condominios y oficinas. En 1985, Medina convenció a la Comisión de la Ciudad de Miami de cambiar la zonificación del vecindario para poder construir su Terremark Center de 22 pisos y 322.000 pies cuadrados (ahora una torre de condominios).

En el camino, se enfrentó con residentes que creían que estaba erosionando el carácter del vecindario.

La torre "finalmente destruirá nuestro antiguo vecindario establecido en North Grove", dijo MaryAnn Andrews, una de los residentes de Grove que se opuso firmemente tanto a Terremark Center como a los cambios en Bayshore, en The Miami Herald en enero de 1985. “Muy ostentoso, muy gordo en espacio de oficinas y estacionamiento”.

Medina solía responder a esas preocupaciones recordando a los residentes que el valor de sus propiedades terminaría aumentando si tuviera éxito.

En 1989, según el Miami Herald, algunos habían llegado a llamar a Grove "Mannyland". Ese año, Medina cumplió 36 años.

Las cosas cambiaron prácticamente de la noche a la mañana para Terremark a medida que comenzaba la nueva década: el colapso del principal inquilino del Terremark Centre, un evento que se produjo justo cuando la recesión de 1990 avanzaba, sumió a la empresa en un caos. En 1991, los prestamistas se mudaron para ejecutar una hipoteca en la mansión de Star Island en Medina.

En respuesta, Medina se mudó a Medio Oriente durante varios meses para reconstruir escuelas y viviendas después de la Guerra del Golfo Pérsico.

A su regreso, resolvió una demanda relacionada con Terremark Center. Negocio recogido. Uno de sus proyectos más conocidos se convirtió en el lujoso pero asequible condominio de Fortune House en Biscayne Bay en Brickell. Ahora es un hotel.

A fines de la década de 1990, Medina se dio cuenta de que sus inquilinos de bienes raíces comerciales exigían más infraestructura de TI. Pronto, lo que había sido un juego de bienes raíces se convirtió en la conversión a gran escala de Terremark en un proveedor de servicios de centro de datos. Medina también se inspiró al ver cómo sus dos hijos, Melissa (ahora presidente de eMerge Americas y la Fundación de Tecnología de las Américas) y Manny Jr. (ahora bajista en la banda de la estrella del país Kip Moore) estaban usando Internet.

"Lo vio a través de los ojos de sus hijos que toda esta tecnología estaba disponible, eso fue lo que despertó su interés y cómo supo que sería un gran problema", dijo Javier Avino, socio de la firma de abogados de Miami Bilzin Sumberg y un viejo amigo de la familia.

Terremark comenzó a construir centros de datos y centros de conexión. Ese esfuerzo culminó en el Punto de Acceso a la Red de las Américas.

Y luego vino la burbuja de las .com. En enero de 2002, las acciones de Terremark cayeron más del 90 por ciento. Los problemas de deuda y flujo de efectivo llevaron a algunos a preguntarse si la compañía sobreviviría.

Pero tres años después, la compañía volvió a ponerse de pie, gracias a la creciente importancia del PNA. Para entonces, aproximadamente el 90 por ciento de todo el tráfico de Internet que entra y salía de América Latina viajaba a través del portal del centro de Miami. Google y el Departamento de Estado habían llegado como clientes.

Para 2011, Terremark había eliminado casi por completo su cartera tradicional de bienes raíces para convertirse en uno de los centros de datos y empresas de TI líderes en el mundo, con 13 centros de red en todo el mundo. Ese año, Verizon llegó llamando, pagando US$1.400 millones para absorber a la firma que Medina había iniciado 31 años antes.

La adquisición "fortalece de inmediato el papel de (Verizon) como proveedor estratégico para el gobierno federal de los EE. UU. Y su posición en un mercado latinoamericano en rápido crecimiento, además de agregar activos clave para el mercado de computación en la nube global", dijo la analista Nancy Wilson, en el momento. Verizon vendió los activos de Terremark en 2017.

Incluso sin Cyxtera, la escena tecnológica de Miami sería menos vibrante sin Medina. Antes de fundar Cyxtera, creó eMerge Americas en 2014. Hoy en día, es el mayor escaparate de tecnología y startups centrado en las Américas. Este año, la conferencia atrajo a unos 15.000 asistentes.

"Emerge sin duda ha tenido un gran impacto en la comunidad", según Brian Breslin, fundador de la organización sin fines de lucro de Miami Refresh Miami y ahora director de LaunchPad de la Universidad de Miami. "Todas las demás conferencias fueron temporales. Su organización ha logrado construir algo sostenible que perdura".

La conferencia ha contado con oradores de compañías tan grandes como Amazon, IBM y Verizon.

Michael Katz, ex presidente de Terremark, le da crédito a Medina por ayudar a la ciudad a convertirse en un punto de acceso global. Katz ahora es directora de S&K Realty en Miami.

"Manny ha desempeñado un papel muy importante en ayudar a convertir a Miami en una comunidad mucho más madura", dijo Katz. "Manny tuvo la visión y la visión necesarias para comprender que Miami y el sur de la Florida deberían convertirse en la capital de la tecnología de Internet para América".

Aun así, Miami tiene un camino por recorrer. Medina reconoce, y los datos confirman, que Miami sigue perdiendo talento de alta tecnología en otras regiones y, a veces, lucha por competir por el talento a nivel mundial.

"Compitiendo contra muchachos en Virginia, Silicon Valley, Dallas, estás compitiendo con una mano atada a la espalda", dijo.

Pero si bien Miami ha tratado de convertirse en un centro tecnológico durante décadas, Medina está convencido de que esta vez es diferente. Señala aumentos en la actividad de capital de riesgo; el ranking de la Fundación Kauffman ubica Miami como una de las principales ciudades para la actividad de startups en los Estados Unidos, y destaca el aumento del crecimiento de la industria tecnológica.

"Con este impulso, confío en que Miami pronto será conocida por todos como un verdadero centro de tecnología", dijo.

Vea también: Easy Solutions pasa a ser Cyxtera Technologies

*Esta historia fue construida con información The Miami Herald vía AP.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.