| 3/22/2002 12:00:00 AM

Héctor Cadena

Después de la crisis, el sistema financiero comienza a levantar cabeza. Cadena vigila la recuperación del sector.

Cargo actual

Director del Fondo de Garantías de Instituciones Financieras, Fogafin.



Educación

Economista y maestría en economía de la Universidad Javeriana.



Trayectoria

1994-2000 BanColombia, asesor en evaluación de riesgo y luego vicepresidente de banca de gobierno.



1991-1994 Viceministro de Hacienda.



1989-1991 Director general Presupuesto de la Nación.



1985-1989 Subdirector de presupuesto del Ministerio de Hacienda.



Status

Divorciado, dos hijas.



Héctor Cadena asumió la dirección de Fogafin en diciembre del 2000, en reemplazo de Jorge Castellanos. Dos años antes, Castellanos había recibido un sistema financiero al borde del colapso y su reto era hacer lo necesario para salvarlo. Timoneó el sector durante sus momentos más críticos, lo que se tradujo en capitalizaciones y líneas de crédito para la banca pública y privada con un costo cercano a 5% del PIB. Después de la situación que enfrentó Castellanos, ¿qué le quedaba a Cadena por hacer?



Mucho. Desde su llegada, ha trabajado intensamente en la Central de Inversiones, que compra y normaliza cartera mala de las entidades públicas. Hoy muestra utilidades de más de $46.000 millones. Cadena también ha jugado un papel importante en el cambio a cifras en negro de los balances de la banca fogafinizada. La banca pública se ha capitalizado en $797.000 millones con ayuda de bonos Fogafin y la hipotecaria en $600.000 millones.



Pero la tarea todavía no ha terminado. Además de la incipiente recuperación del sistema, Cadena tiene en sus manos el desafío de sanear la banca hipotecaria y encarar los polémicos asuntos de los bancos Cafetero y Granahorrar, la recuperación de sus balances y su posible venta.



Afortunadamente, buscar soluciones no es nada nuevo para el director. Cadena ha construido un perfil técnico altamente respetado durante su tiempo en el sector público, donde se siente cómodo ya que siempre encuentra problemas para resolver. En 1991, como director general de Presupuesto, trabajó de cerca en la Constituyente temas de presupuesto y más tarde, como viceministro de Hacienda en la administración de César Gaviria, conoció a fondo la reestructuración del modelo económico cuando se adoptó la apertura económica. Toda esta experiencia es bienvenida, ya que al funcionario ha tenido que usarla en Fogafin.



Su antecesor, debido a la urgencia de la situación, tenía que tomar una posición más estricta, casi dictatorial. Cadena ha podido tomar una posición más flexible al escuchar las necesidades de la banca, lo cual no quiere decir que "se deje". Su estilo es directo, sabe negociar, conseguir resultados y no le da miedo decir "no" cuando toca. En este proceso no solo le ha ayudado su experiencia en el sector público, sino su conocimiento del sector privado, porque trabajó como vicepresidente de banca de gobierno en BanColombia, antes de pasar a Fogafin. La interacción entre el Fondo y el sector privado, el Ministerio de Hacienda y la Superbancaria es la experiencia que trae Cadena a Fogafin y que, para él, ha sido un factor clave durante su gestión.



Por encima de todo, Cadena sabe que él está para hacer las tareas. Ha trabajado de cerca con varias entidades con nuevas metodologías en el diseño de una línea de capitalización para la banca hipotecaria. Sin embargo, todavía no puede cantar victoria. Como estima un reciente informe del ICAV, las daciones en pago siguen en aumento, por lo cual se teme que las CAV no puedan subsanar sus balances como se esperaba fuera el caso con el establecimiento de esta línea.



Por otro lado, el giro en los balances e indicadores del sector financiero deja al funcionario satisfecho, aunque Bancafé y el banco Granahorrar son una piedra en el zapato. La idea era capitalizar y privatizar los bancos estatales, y la imposibilidad de hacerlo amenaza con echar a perder el esfuerzo realizado para sanearlos, a pesar de la mejoría en los balances de los dos bancos. El director de Fogafin seguirá trabajando por completar las tareas.

EDICIÓN 539

PORTADA

La ganadería hace un milagro en la altillanura de Vichada

Una profunda transformación ganadera se está gestando en Vichada, donde se podría consolidar la producción de entre 100.000 y 300.000 reses para carne de exportación. Su efecto demostración puede impactar 5 millones de hectáreas.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación