| 8/31/1998 12:00:00 AM

Soluciones con imaginación

Enrique Peñalosa, el alcalde de Bogotá, se atrevió a asumir riesgos. Al enfrentar las críticas de muchos expertos, nacionales e internacionales, puso en marcha la restricción de horarios para el uso de las calles por automóviles particulares. Su éxito es una forma indirecta de medir el déficit de infraestructura de la capital y de las futuras inversiones que se requieren. Pero la satisfacción de la gente es, además, una prueba directa de agradecimiento de la gente porque las autoridades miren menos hacia atrás y tomen decisiones que no siempre sean populares. Buena enseñanza para el gobierno nacional que se inicia.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.