| 5/12/2000 12:00:00 AM

La prensa y el poder

El Presidente podría recordar siempre una diferencia entre un periodista y un estadista. El periodista queda feliz con poner en boca de todo el mundo su iniciativa noticiosa. El estadista debe quedar feliz solo cuando las iniciativas de interés público se llevan a feliz término con su cabal implementación. Hay que poner entusiasmo para culminar las cosas. Y no puede olvidarse que no puede haber un divorcio entre la política y la economía.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.