| 7/6/2001 12:00:00 AM

La justicia cojea... ¿pero llega?

El comportamiento del juez 54 Penal del Circuito de Bogotá al dejar vencer los términos en el sonado caso de Dragacol, en el que el país perdió cerca de $20.000 millones, y hoy 8 de los 9 implicados están en libertad, es una muestra más de la desidia en algunos estamentos de la justicia. No deja de ser, por decir lo menos, sospechoso que a la justicia le sigan metiendo este tipo de goles, en especial en los casos de corrupción. Una voz de alerta para que la Procuraduría y los demás organismos de investigación logren revivir el proceso y para que otros casos, como TermoRío, por ejemplo, no vayan a correr con la misma 'suerte'.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.