| 6/21/2018 12:01:00 AM

Top 10 de los retos económicos del presidente electo Iván Duque

El nuevo presidente de los colombianos no la tiene fácil en materia económica. Si bien el país pasó la crisis sin caer en recesión, el equilibrio macro podría desbarajustarse fácilmente. Estos son los desafíos.

El Gobierno Santos entrega al nuevo primer mandatario colombiano una economía en plan de recuperación. Las más recientes cifras de crecimiento industrial y de comercio así lo confirman, de la misma manera que las cifras del PIB del primer trimestre, donde queda en evidencia un comportamiento mejor que el del año pasado.

La tarea ha sido ardua. Al ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, le tocó bailar con la más fea: un duro choque externo por cuenta de la caída en los precios del crudo y la tarea de impedir que la estantería se viniera abajo.

Aunque la tarea fue exitosa, los equilibrios son muy frágiles. La incipiente recuperación muestra que, en materia de ingresos externos, el país sigue dependiendo mucho de las exportaciones de commodities; a la par que ha subido el precio del crudo, por encima de las expectativas oficiales, la recuperación ha llegado al aparato productivo colombiano. El propio Cárdenas habla de que en 2019 vuelve la renta petrolera al país, gracias a que Ecopetrol nuevamente va a pagar un impuesto de renta considerable y dejará dividendos importantes para el Gobierno. Eso es una buena noticia, pero es necesario poner el énfasis de nuevo en los enormes riesgos que implica tal nivel de dependencia de los hidrocarburos.

Las necesidades de reformas son imperiosas: ajustar las finanzas públicas es prioritario para que no se desmadren otros indicadores, aumentar la competitividad y la productividad, diversificar el aparato exportador, resolver los problemas financieros del sistema de salud y reorganizar el presupuesto para redirigir recursos hacia sectores clave.

Recomendado: Fitch: la baja de impuestos de Duque comprometería la regla fiscal

Ese panorama es el que marca la llegada del nuevo presidente de Colombia a la Casa de Nariño. En los próximos cuatro años, el Primer Mandatario tendrá la responsabilidad de consolidar el ajuste hecho y de imprimirle a Colombia los cambios necesarios para aprovechar las oportunidades económicas que se van a presentar en el futuro. Este es un listado sobre los 10 desafíos que va a tener que enfrentar el nuevo gobierno en materia económica.

1. El ajuste fiscal

El panorama de las finanzas públicas para 2019 luce hoy mucho menos angustioso que hace seis meses. Hasta finales del año pasado, el nuevo mandatario de los colombianos tenía que llegar a la Casa de Nariño a infligirle a la economía un ajuste de prácticamente un punto del PIB durante su primer año de gobierno. Sin embargo, la flexibilización de las metas de déficit asociadas a la regla fiscal ofrece un nuevo margen de maniobra. Si a esto se le suman también los mayores ingresos por cuenta del buen momento que está enfrentando la economía petrolera, el nuevo gobierno va a tener un mayor margen de maniobra.

La pregunta es hasta cuándo durará tal beneficio.

Cabe recordar que el país ha enfrentado un panorama favorable de capitales, pues los países desarrollados han sido cautos a la hora de restringir sus políticas monetarias aumentando tasas o reduciendo la liquidez disponible. Así que por cuenta de estas decisiones, tanto de la FED como del Banco Central Europeo, los mercados emergentes han contado con un buen flujo de recursos en los últimos años. Eso les ha permitido financiar sus déficit en cuenta corriente.

Pero si algunos países desarrollados empiezan a mostrar presiones inflacionarias, iniciarán o bien a aumentar las tasas o a restringir más la liquidez. Entonces el país podría sufrir un choque por cuenta de los mayores costos del dinero.

¿Qué se hace necesario? Desde el punto de vista de las finanzas públicas, implementar una reforma que garantice un nivel de recaudo mayor como proporción del PIB y un plan de ajuste de gastos –en un presupuesto cuya flexibilidad está por debajo de 20% y no hay mucho margen de maniobra– que permita equilibrar el balance fiscal e impedir que ante una nueva caída en los precios del crudo el país quede vulnerable. Por el lado externo, impulsar los sectores que permitan la llegada masiva de divisas al país de fuentes distintas a la exportación de commodities.

Puede interesarle: Iván Duque Márquez, el nuevo presidente de los colombianos

En un nuevo ciclo de caída en los precios del crudo, Colombia tiene una enorme posibilidad de encontrar mayores restricciones de acceso a los mercados internacionales para cubrir su déficit externo. Ese debate va a tener lugar en este segundo semestre y es muy probable que el país tenga que enfrentar otra discusión sobre una reforma tributaria.

La fórmula que muchos han sugerido es continuar con el proceso de reducción de la tarifa para la renta corporativa. Esa es la fórmula con la que está comprometido Iván Duque.

2. Apuesta por la productividad

Si bien hay un paquete de reformas que apuntan a mejorar el balance fiscal, es necesario que el nuevo gobierno tenga como uno de sus objetivos mejorar los niveles de productividad de la economía colombiana. Así lo plantearon los 21 gremios reunidos en el Consejo Gremial que presentaron a finales del año pasado un diagnóstico elaborado por el economista Roberto Steiner. Las cifras son decepcionantes: durante el último cuarto de siglo, la productividad de los factores creció en promedio apenas a 0,7% anual.

Si bien es necesario asumir reformas para mejorar el balance fiscal, también se necesita que tengan un enfoque hacia la mejora de la productividad. La reforma tributaria y la reforma laboral son el caso, porque podrían alivianar los costos de contratación de las empresas; insistir en los proyectos de 4G para disminuir los costos de transporte o fortalecer las aduanas para impedir que sigan siendo un obstáculo para el comercio. Este enfoque es integral y el país no puede perder 4 años más sin hacer un esfuerzo en este frente.

Lea también: Fitch es optimista frente al nuevo Congreso de Colombia

Según el documento del Consejo Gremial, “la productividad y la competitividad dependen de factores internos a la firma (por ejemplo, capacidades gerenciales) y de elementos externos a la misma, en particular del entorno institucional (por ejemplo, trámites y regulaciones), la provisión de bienes públicos (infraestructura, tecnología de la información y las comunicaciones, educación y salud) y de la política macroeconómica (incluidos, claro está, los impuestos). De otra parte, la inversión privada requiere de adecuados retornos y de la apropiación privada de los mismos”.

3. Reforma pensional, ineludible

Son muchas las fórmulas que se han planteado para una nueva reforma pensional. La pregunta que cabe hacerse es si se puede adelantar sin la necesidad de modificar los parámetros: edad, cotización y tasa de reemplazo.

El tema es sensible y con enormes implicaciones políticas. Algunos consideran que se pueden establecer ajustes al sistema y hacerlo viable, sin la necesidad de tocar el núcleo de estas variables, para lo cual se sugiere un sistema de pilares en el que todos los colombianos cotizan al régimen de prima media hasta un salario mínimo y, los que tengan mayor salario, al régimen de ahorro individual.

Lo que es cierto es que, actualmente, el costo anual de las pensiones es cercano a $40 billones, y la mayor parte de esos recursos se van en el subsidio a las pensiones más altas. Esa es una condición del sistema que tiene que ser revisada y modificada, pues es uno de los factores que agudiza los problemas de distribución del ingreso en Colombia y alimenta la desigualdad.

4. Reforma presupuestal

Si hay algo que el posconflicto pone de presente es que Colombia puede hacer una mejor distribución de sus recursos para generar un mejor impacto. El asunto no es solamente recaudar un mayor nivel de impuestos, sino distribuir mejor tales recursos para un país de ingreso medio cuyas prioridades han empezado a cambiar radicalmente. Un ejemplo de ello es lo que está pasando con el Sistema General de Participaciones (SGP), que son aquellos recursos del Presupuesto General de la Nación que se destinan a cubrir inversiones en departamentos y municipios. Actualmente se discute una reforma para definir parámetros en los que parte de estos recursos se pueda ir a fortalecer la inversión en educación. Recientemente la firma calificadora BRC Standard & Poor’s señaló que este es un frente de discusión para el nuevo gobierno, porque la distribución de estos recursos también está generando inequidades entre regiones. Una discusión en este mismo sentido debería ampliarse, por ejemplo, sobre el Sistema Nacional de Regalías.

5. Acelerar el revolcón en infraestructura

Uno de los factores clave para mejorar la competitividad del país es la infraestructura. El gobierno Santos puso una cota alta: durante estos 8 años el país avanzó en proyectos de infraestructura por $78 billones, la más alta inversión en la historia del país. Eso significó la puesta en marcha de 30 concesiones viales y 1.300 nuevos kilómetros de dobles calzadas, hasta el momento.

Recomendado: Gobierno Santos dejará vigencias futuras por el 9,3% del PIB

Para el nuevo presidente mejorar esas cifras será difícil. Sin embargo, tiene la obligación de consolidar todos los cierres financieros, lograr que se cumplan las metas de ejecución y estructurar nuevos proyectos para completar el mapa vial, por ejemplo, conectando los Llanos Orientales con el Pacífico o llevando soluciones integrales viales al noroccidente del país.

El Consejo Gremial, en su documento de diciembre pasado, advirtió sobre la importancia de impulsar la red secundaria y terciaria que representa el 90% de la red vial del país. Esa es una decisión pendiente.

6. Reforma al predial

Uno de los temas neurálgicos en el debate público en Colombia es el de los ajustes necesarios al catastro nacional. El argumento sobre la improductividad de la tierra es cierto y el tema se deriva de los acuerdos de paz con las Farc, donde se estableció la creación de un catastro multipropósito con el fin de resolver el problema de información sobre la propiedad y el uso de la tierra. Resolver estos asuntos es fundamental, no solo para que las clases menos favorecidas accedan a la propiedad, sino para impulsar el desarrollo agroindustrial y facilitar las inversiones. El tema ha sido planteado por muchos expertos, pues por esta vía se podrían resolver buena parte de los problemas sociales del país. En este tema se le medirá el pulso al nuevo presidente de Colombia. De hecho, el propio Consejo Gremial señaló en su documento sobre las necesidades de política para estos cuatro años que “la información sobre la propiedad de la tierra está desactualizada o no existe". Según el documento Conpes 3859, no se tiene información para 28% del área total del país (60 municipios y 20 áreas no municipalizadas) y se tienen catastros desactualizados para 64% del área (722 municipios).

7. Revolcón a los POT

El actual Gobierno tenía claro el diagnóstico: 900 de los 1.102 municipios del país tienen su Plan de Ordenamiento Territorial (POT) vencido. Esto significa que el marco de crecimiento de las ciudades y municipios de Colombia no tiene vigencia legal hoy. Eso implica un enorme desafío en materia de seguridad legal para los propietarios de inmuebles y para los empresarios del sector. Así que actualizar esta normativa es vital. El nuevo Gobierno tiene que acelerar el proceso de actualización que ya había iniciado la administración Santos con algunas estrategias como la de “POT modernos” que buscaba dar asesoría a los entes territoriales para actualizar su normativa de POT.

8. Salud para todos

El sistema de salud colombiano, contrario a lo que muchos detractores señalan, ha tenido enormes logros en materia de cobertura durante los últimos años. Sin embargo, el gobierno que entra deberá establecer los mecanismos para mejorar la calidad en el servicio y enfrentar los problemas financieros que continúan, y ponen en riesgo la viabilidad del sistema. Además, tendrá que definir la estrategia en materia de precios de medicamentos y de procedimientos no incluidos en el Plan Obligatorio de Salud.

9. ¡A exportar se dijo!

Durante la más reciente crisis en los precios del crudo, el país perdió cerca de US$20.000 millones en ventas externas. Esa es la principal vulnerabilidad de la economía colombiana hacia futuro. La manera más saludable de enfrentarlo es con mayores exportaciones. Hay sectores que se vienen destacando, como la agroindustria, el turismo y cierta clase de servicios de tercerización. Pero se necesita de un esfuerzo estructural. Por ejemplo, hay que llevar infraestructura y bilingüismos a zonas con potencial turístico. De otra parte, si bien la agroindustria tiene un panorama promisorio, es claro que el país todavía tiene enormes problemas de productividad que es necesario atacar con nuevas tecnologías, bienes públicos como distritos de riego y hasta beneficios específicos para impulsar estas industrias.

10. Cuidar la minería, bien hecha

Los desafíos para las industrias extractivas son muchos: temas medioambientales, consultas populares, consultas previas y alta volatilidad de los precios de estas materias primas son el coctel propio del sector. Si bien es claro que el país tiene que diversificar su canasta exportadora, también es claro que no sería conveniente renunciar a explotar los recursos que todavía puedan resultar rentables, como, por ejemplo, aquellos asociados a mecanismos no convencionales como el fracking.

El nuevo gobierno tiene que resolver ese galimatías: avanzar en la explotación de estos recursos con el debido cuidado del medio ambiente y respetando a las comunidades involucradas, así como garantizando la estabilidad jurídica para las compañías a las que se les otorguen títulos mineros o licencias de explotación.

Puede interesarle: Río Magdalena, aún a la espera de su nueva APP

VIDEOS MÁS VISTOS

  • La colcha de retazos de la Ley de Financiamiento

    close
  • Empresarios en Bogotá dan un paso más para nuevas oportunidades

    close
  • Empresarios de Santander abren sus puertas para una oportunidad

    close
  • ¿Cuál es el liderazgo que necesita Colombia?

    close
  • ¿Por qué genera debate la propuesta del IVA de Duque?

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 555

PORTADA

Los mejores colegios de Colombia en 2018

Estudiantes de unos 13.000 colegios presentaron las Pruebas Saber 11 este año. Sus resultados son la base del ranking anual de Dinero, que en la presente edición destaca aquellas instituciones con los puntajes más altos en matemáticas e inglés.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.