| 2/1/2018 12:01:00 AM

¿Cuál será la tendencia del dólar en los próximos meses?

La moneda estadounidense ha puesto con los nervios de punta a los exportadores. ¿Volverán los tiempos de dólar a $2.500? Todo indica que ese escenario es poco probable. Aun así, es necesario seguir alertas.

A finales del año pasado, el país recibió un baldado de agua fría cuando la agencia Standard & Poor’s decidió reducir la calificación de los bonos de deuda pública de Colombia.

Las explicaciones son muchas, pero en otro tiempo aquella noticia habría propiciado una devaluación del tipo de cambio o, al menos, un alta volatilidad en el precio de la divisa. Por el contrario, desde entonces el dólar no ha parado de caer de precio y tocó un mínimo de $2.800, barrera sicológica que muchos creían no se volvería a tocar. Hacia finales de enero había vuelto a subir a un rango cercano a los $2.850.

Por eso hoy muchos se están preguntando si es posible esperar otra vez un escenario de dólar a $2.500. Nadie sabe la respuesta con certeza, pero eso no significa que no sea posible advertir las grandes tendencias de la principal divisa del mundo.

Por ahora es claro que la cotización del dólar en Colombia sigue condicionada por los precios del petróleo, pues las ventas de crudo del país determinan el nivel de divisas que recibe la economía nacional. Desde el año pasado, el rally en el crudo lo llevó a niveles de US$70, una cifra que no se veía desde hace noviembre de 2014, cuando alcanzó US$73.

Recomendado: Monedas latinas sufren ligera devaluación pese a mejor precio del petróleo

Según las cifras de cuenta corriente a septiembre del año pasado, reveladas por el Banco de la República, buena parte del ajuste en el déficit de este balance se dio por cuenta del incremento en los precios del crudo (21,94% en los primeros nueve meses del año).

La tendencia de la cotización de este producto se mantuvo a comienzos de este año, lo que pone en evidencia un nuevo estado de cosas en esta industria: cuando la cotización del petróleo toca nuevos máximos, buena parte de los productores de crudo no convencional (especialmente en Estados Unidos) entran de nuevo a producir, lo que lleva la oferta al alza y, con ello, los precios a la baja. Cuando el precio vuelve a caer a sus mínimos, salen del mercado muchos barriles que no son rentables al nuevo precio, lo que reduce la oferta e impulsa de nuevo un alza de precios. Claramente, estamos ante un cambio estructural en el ciclo de cotizaciones del mercado petrolero.

En manos de Trump y la FED

El otro frente de análisis sobre el futuro del dólar es el internacional, pues podría esperarse que el sueño del presidente estadounidense, Donald Trump, de ganar competitividad para sus exportaciones por la vía de una devaluación se concrete.

Sin embargo, en este sentido, el margen de maniobra de Trump no es mayor. Allí, quien tiene la sartén por el mango es la Reserva Federal (FED), que está analizando el momento adecuado para subir más sus tipos de interés. En un escenario de subida de tasas, la mayor rentabilidad ofrecida por los bonos de deuda de Estados Unidos generaría presión hacia la revaluación de esa divisa.

Puede interesarle: Dólar cierra al alza, impulsado por las decisiones de la Fed

A esto es necesario sumarle otro factor que puede llevar a un fortalecimiento del ‘billete verde’ en los mercados internacionales: las reformas fiscales adelantadas por la administración Trump. Se trata de los incentivos para la repatriación de capitales. Si ellos tienen el efecto esperado, cabe proyectar una movida importante de dinero hacia la economía norteamericana por parte de los ciudadanos estadounidenses que habían sacado su plata de ese territorio. Eso drenaría la liquidez mundial y generaría otro factor para la revaluación del dólar y la devaluación del resto de monedas (incluida la colombiana).

Todo indica que la mayor parte de los analistas tienen estos factores en la mira, pues, según la más reciente encuesta financiera de Fedesarrollo, se proyecta que a finales de este año la tasa de cambio va a estar a un precio cercano a los $3.000.

El presidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior (Analdex), Javier Díaz, ha señalado en distintos medios que le preocupa la actual tendencia, aunque cree que el dólar va a subir otra vez, pues las fuerzas estructurales de los mercados dan para que la moneda gringa se revalúe en los próximos meses. Aun así, es claro que ni los empresarios ni las autoridades deben perder de vista este fenómeno.

Es claro, por ejemplo, que ciertos sectores que han disfrutado de las mieles de la devaluación en los últimos años podrían enfrentar graves riesgos. Ese es el caso de los caficultores que, a pesar de que han logrado mantener un nivel de ingreso aceptable, siguen vulnerables, pues los precios del grano no han respondido (ver nota Cafeteros: ¿de vuelta al pacto?).

Así que es necesario blindarse para impedir choques por este lado. Díaz de Analdex ha insistido en que los empresarios deben buscar coberturas que les permitan garantizar ingresos en distintos escenarios de devaluación o revaluación.

Por su parte, el Gobierno debe seguir ofreciendo mecanismos de este tipo para los sectores productivos que lo necesiten. En este momento, esa clase de seguros resulta importante, pues podría ayudar a enfrentar el choque que muchos empresarios pueden recibir ante una reducción coyuntural del precio del dólar.

Lo que vuelve a quedar de presente en esta situación es que el país tiene que diversificar su canasta de producción exportable para asegurar ingresos más estables de divisas.

La dependencia de los dólares del crudo no pueden seguir siendo una maldición que ponga bajo amenaza a los demás sectores exportadores.

Para ir en esa dirección, el Gobierno lanzó el proyecto “El Agro Exporta”, que nace de una alianza entre los ministerios de Comercio y Agricultura y es liderada por el Programa de Transformación Productiva (PTP). El objetivo es que cerca de 11.000 agricultores logren mayores niveles de productividad, gracias a beneficios en comercialización y promoción de exportaciones.

Si bien este tipo de iniciativas apuntan al objetivo correcto: superar la petróleo-dependencia que hace que cuando al crudo le va bien, sufran los demás sectores, también es cierto que es importante darle un compás de espera y que sus beneficiarios sean conscientes de los vaivenes cambiarios y no pretendan que toda su competitividad se dé vía precio del dólar.

Adicionalmente, se necesita impulsar una nueva reforma, para establecer mecanismos eficaces de ahorro petrolero e impedir que cuando se dispare el crudo se desperdicien los ingresos extra que llegan al fisco.

Es muy probable que el dólar vuelva a acercarse a los niveles alrededor de $3.000 que estuvo rondando en 2017. Sin embargo, no se deben perder de vista los evidentes riesgos que hay que acotar.

La enfermedad holandesa que afectó a Colombia durante casi una década debe ser una lección aprendida. El precio del dólar es una variable que "importa" mucho.

Lea también: Sorpresas políticas devalúan monedas en Europa y Chile

VIDEOS MÁS VISTOS

  • La colcha de retazos de la Ley de Financiamiento

    close
  • Empresarios en Bogotá dan un paso más para nuevas oportunidades

    close
  • Empresarios de Santander abren sus puertas para una oportunidad

    close
  • ¿Cuál es el liderazgo que necesita Colombia?

    close
  • ¿Por qué genera debate la propuesta del IVA de Duque?

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 555

PORTADA

Los mejores colegios de Colombia en 2018

Estudiantes de unos 13.000 colegios presentaron las Pruebas Saber 11 este año. Sus resultados son la base del ranking anual de Dinero, que en la presente edición destaca aquellas instituciones con los puntajes más altos en matemáticas e inglés.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.