| 6/7/2018 12:01:00 AM

¿Cómo hacer para reactivar la construcción en Colombia?

Aunque los datos del primer trimestre de la economía muestran un cambio de tendencia y síntomas de recuperación, la construcción –considerada una de las locomotoras de crecimiento– registró datos negativos. ¿Qué pasó? ¿Cómo reactivarla?

Para este año, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) hizo un cambio del año base de las cuentas nacionales e introdujo ajustes a la metodología.

El Dane seguirá publicando trimestralmente dos series de datos: la original y la desestacionalizada. Las cifras oficiales correspondientes al comportamiento de la economía en el primer trimestre de 2018, comparado con el mismo periodo de 2017, son las siguientes: crecimiento anual de la serie original: 2,2%; crecimiento anual de la serie desestacionalizada: 2,8%.

Más allá del debate sobre los ajustes metodológicos, en los dos escenarios hubo coincidencia en el comportamiento de uno de los sectores que ha sido considerado en los últimos años como una de las locomotoras de la economía: la construcción.

Según el Dane, en el primer trimestre de 2018 respecto al mismo periodo del año anterior, el valor agregado de construcción fue de -8,2% en su serie original, por la caída de construcción de edificaciones residenciales y no residenciales en 9,2%; actividades especializadas para la construcción de edificaciones y obras de ingeniería civil en 8,2% y construcción de carreteras y vías de ferrocarril en 6,4%. Respecto al trimestre inmediatamente anterior, el valor agregado de la actividad fue de -2,4% en su serie corregida de efecto estacional y calendario, comportamiento que se explicó principalmente por las siguientes variaciones: construcción de carreteras y vías de ferrocarril que disminuyó en 7,3%; construcción de edificaciones residenciales y no residenciales en 7,2% y actividades especializadas para la construcción de edificaciones y obras de ingeniería civil en 5,7%.

Lea también: Cuánto falta para terminar la construccióndel Arena Bogotá

Por el lado de las edificaciones –viviendas, oficinas, bodegas e institucionales– el comportamiento fue negativo, tanto que Camacol –el gremio de los constructores– rebajó su proyección para este año de 4,6% a 1,3%. Sin embargo, para algunos empresarios del sector consultados por Dinero, con este mal arranque del año y la época electoral difícilmente se podrá llegar a alcanzar crecimiento positivo para 2018 y el segundo semestre no sería suficiente para la reactivación. ¿Cuáles son los planes de acción para reactivar el sector?

La radiografía

La vivienda y la construcción de edificaciones, a pesar de la caída en los precios del petróleo de hace un poco más de tres años y de las contracciones en la economía, habían logrado mantenerse y crecer. Sin embargo, desde 2017 ni en PIB, ni en ventas han reaccionado. El año pasado, según cifras de Camacol, se registraron 173.000 unidades vendidas, lo que representó una caída de 8% frente a 2016.

Sin embargo, al separar los sectores, en vivienda de interés social (VIS) se creció en cerca de 15%; en el segmento medio –viviendas entre $105 millones y $340 millones y que tiene subsidio a la tasa– tuvo un comportamiento negativo de -6,8%. Y en el segmento alto la caída fue de -3%. En proporción, 60% corresponde a No VIS y 40% a VIS.

¿Qué explica la caída de 2017 del segmento medio? De una parte, tasas de crédito hipotecario altas. En mayo del año pasado estuvieron en 11,6%, pero alcanzaron a estar en 12,8%. Ya se empezó a transferir la reducción de las tasas de referencia del Banco de la República y el crédito hipotecario está en 10,6%. De otra parte, el subsidio de este segmento se acababa el año pasado y fue uno de los motivos para que las ventas se resintieran. La razón es que el ciclo de venta ha aumentado y de 22 a 25 meses –que duraba a principios de esta década– ha pasado a periodos de entre 30 –para VIS– y 35 meses –No VIS–. Esto impacta los subsidios, pues los desembolsos se hacen contra entrega y si los proyectos se alargan, los subsidios no se ejecutan.

Puede interesarle: Los costos de construcción de vivienda subieron un 4,77% en 2017

Además, los ciclos también se han alargado para el pago de las cuotas iniciales: de un promedio de entre seis y siete meses que se tomaban las familias en el pasado para el pago de esta cuota, ahora el promedio puede estar por encima de 10 meses.

Aunque 2018 arranca en unas condiciones de tasas bajas, subsidios en la política de vivienda y hasta un mejor índice de confianza del consumidor, hay riesgos en el entorno.

Para Sandra Forero, presidente de Camacol, la vivienda social se mantiene en positivo, pero empiezan a sufrir los lanzamientos y en algo las ventas. “Y lo peor que nos puede pasar es que se nos caiga la vivienda social”, dice.

La preocupación radica en que, con ciclos largos, los proyectos lanzados en el primer trimestre se pueden ver afectados pues se entregarían en 2020 y para ese momento ya no habría subsidios.

Hay dos programas distintos. Uno es Frech VIS, un subsidio al crédito hipotecario que complementa el subsidio de las cajas de compensación. “El subsidio se acaba este año. El Gobierno analiza la posibilidad de ampliarlo hasta 2019, pero nuestra solicitud es que sea para 2019 y 2020. Valdría $1 billón: $500.000 millones para 2019 y otros $500.000 millones para 2020”, dice Forero. Esto, a su juicio, para 2019 ayuda a reducir los desistimientos y a mover el subsidio de las cajas.

El otro programa es Mi casa ya. Es subsidio a la tasa y a la cuota inicial. El nerviosismo corre por cuenta de que está incorporado en documento Conpes hasta 2019, pero –según el gremio– no se ha hecho la apropiación de los recursos. Sin embargo, los constructores han venido trabajando con la certeza de que llegará hasta 2019. La idea de Camacol es que llegue hasta 2022, pero podría ir hasta 2020 al menos.

Mi casa ya son 35.000 coberturas que valen más de $430.000 millones en subsidio a la tasa y otros $400.000 millones en subsidio a la cuota. Eso daría, para 2020, $830.000 millones.

En total serían un poco más de $1,8 billones, que serían en su mayoría vigencias futuras, pero habría cerca de $500.000 millones de subsidios anteriores que no significaría mover presupuesto.

Lea además: Presentarán en Londres la concesión para la construcción del Metro de Bogotá

Para el segmento medio, se busca un incentivo para mitigar el riesgo y financiarles a las familias hasta 90% –hoy está en 80%– de la cuota inicial, en especial para activar el mercado de más de 4.500 viviendas terminadas.

El sector está a la expectativa de nuevos anuncios del Gobierno para su reactivación. La construcción representa $78 billones de inversión y $35 billones de demanda de insumos cada año.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Empresas: así se logra la inclusión laboral

    close
  • La franquicia colombiana que hace helados en 60 segundos

    close
  • "La creatividad es importante, pero si no se aplica no pasa nada": gerente de CasaLuker

    close
  • Gerente de Oracle incita a redefinir modelos de negocio

    close
  • Las bicicletas eléctricas compartidas se toman Bogotá con Muvo

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 554

PORTADA

¿Qué está pensando Alberto Carrasquilla?

La propuesta de ajuste tributario que el Ministro de Hacienda le presentó al país parece no haberle gustado a nadie. ¿Hacia dónde nos quiere llevar quien es considerado por muchos uno de los mejores economistas de la región?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.