Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 4/26/2018 12:01:00 AM

Industria nacional: ¿reactivación al final del túnel?

La actividad industrial comenzó a repuntar de un modo lento. ¿Qué obstáculos le impiden acelerar su expansión?

Los últimos resultados de la industria nacional en 2018 son favorables. Casi al doble del ritmo al que lo hizo en enero de este año, la producción total de la rama aumentó en febrero a una tasa (1,5% real anual) que, sin reflejar un gran dinamismo, comienza a alejarla del estancamiento en el cual se mantuvo desde 2016.

Podría interesarle: Estrenan índice para medir desempeño de la industria

Sin embargo, un vistazo más detallado de los datos muestra un panorama menos alentador, pero en cualquier caso mejor que el del año pasado, cuando se contrajo (0,6% y 1,8% sin incluir la refinación de hidrocarburos).

Más de la mitad del incremento de la producción real de esta rama en febrero (0,9%) se originó en la actividad de la refinación. Al excluir este subsector, la producción manufacturera aumentó a un ritmo mucho menos dinámico (0,8% real anual).

La lentitud de la reactivación de la producción manufacturera este año queda en evidencia en el magro incremento de su consumo de energía eléctrica en marzo (0,8% anual).

Aunque el tímido repunte de la actividad en la rama manufacturera fue favorecido por una baja base de comparación en febrero del año pasado, cuando la actividad de la rama se contrajo (-5,4% real anual), de todas maneras constituye su primera expansión en los últimos seis meses.

    

De izquierda a derecha Bruce Mac Master Presidente de la Andi Rosario Córdoba Presidente del Consejo Privado de Competitividad María Lorena Gutiérrez Ministra de Comercio, Industria y Turismo.

El rebrote de la producción industrial generó igualmente un aumento en la capacidad utilizada, según muestran tanto el indicador de la Andi (de 74,8% a 76,7% entre enero del año pasado y el de este año) como el de Fedesarrollo (de 66,9% a 70,2% entre noviembre y febrero pasados).

Además de la refinación, los subsectores que contribuyeron a la expansión de la industria en febrero de este año fueron los de bebidas, carne y pescado, farmacéuticos, productos metálicos, molinería, prendas de vestir, papel y cartón, químicos básicos, chocolate y confitería, impresos y caucho.

No obstante, todavía hay 19 subsectores que decrecen, cuya contracción le resta 1,6 puntos porcentuales a la expansión industrial.

La lenta actividad manufacturera no contribuye a crear empleo. Por el contrario, durante los últimos doce meses la ocupación en esta rama cayó (-1,2%) y en febrero se aceleró el ritmo de contracción de puestos de trabajo en ella (a -1,9% anual).

Poca demanda

Aunque hay síntomas de un incremento de la demanda, su escasa dinámica frena todavía la expansión de la producción manufacturera. En la encuesta de la Andi de enero, la mayoría de los empresarios considera que el principal obstáculo para la actividad industrial es la baja demanda, seguido por el costo y el suministro de las materias primas, la tasa de cambio, el contrabando, la incertidumbre tributaria, la infraestructura y los costos logísticos, junto con la falta de capital de trabajo.

Además, en su opinión el clima de los negocios no mejora, en buena parte debido a la incertidumbre política y económica. El indicador de Fedesarrollo de la confianza de los industriales en febrero (1,9%) refleja esa falta de optimismo, por medio de una lenta mejora respecto de febrero del año pasado (-0,1%), pero con un estancamiento en comparación con enero de este año.

Sin embargo, la tendencia de la recuperación de la confianza industrial es firme desde noviembre pasado, por una mejor percepción sobre el volumen actual de los pedidos, lo cual sugiere algún repunte de la demanda.

Lea también: Comerciantes recuperan su confianza en la economía

De manera simultánea, en la encuesta de la Andi muchos empresarios opinan que esta comienza a mejorar y que aumentan las oportunidades en nuevos mercados, negocios y clientes, tanto en el país como en el exterior.

Las cifras más recientes de algunos indicadores, que dan una idea sobre la evolución de la demanda interna, parecen confirmarlo. Después de la contracción del año pasado (-0,9% real anual), en el primer bimestre del año en curso las ventas al por menor repuntaron (5,1% real anual y 3,9% al excluir vehículos y combustibles). De modo similar, luego del estancamiento que tuvieron en 2017, los egresos por las importaciones de bienes de consumo no duradero y duradero –sin incluir vehículos– se incrementaron en enero de 2018 (9% anual y 22,7% anual en promedio). Además, el gasto de los hogares calculado por Raddar tuvo un rebrote en el primer trimestre de este año (4,8% real anual), después de la parálisis del año pasado.

De manera paralela, la demanda externa también exhibe síntomas de recuperación. Luego de estabilizarse en 2017 de la contracción que sufrieron desde 2013, los ingresos por exportaciones de bienes manufacturados se incrementaron de una forma dinámica en el primer bimestre de 2018 (20,5% anual).

Por otra parte, la aceleración de los egresos por importaciones de bienes de capital para la industria en enero de 2018 (11,8% anual) sugiere una continuidad en la reactivación de la inversión del sector, que comenzó de manera tímida en 2018 (3,6% real).

Problemas estructurales

Al lado de la poca demanda, la industria enfrenta también obstáculos estructurales que no le permiten mejorar su competitividad ni aumentar su productividad para incrementar su capacidad de crecimiento.

Artículo relacionado: Informe de Competitividad Departamental muestra las dos caras de Colombia

Entre ellos la Anif destaca los altos costos laborales no salariales, que encarecen el trabajo formal (en 49%) y obligan a muchas Pymes a operar en la informalidad. También destaca los altos costos de la energía y del transporte y la logística, junto con la pesada carga tributaria de las firmas. Aunque a partir de 2019 la tarifa nominal de renta bajará a 33% y la efectiva sobre las utilidades –que incluye además GMF, predial, ICA y seguridad social– a 48,8%, seguirán altas comparadas con los estándares internacionales.

En estas condiciones, debido a la aletargada recuperación de la demanda interna y al cúmulo de obstáculos estructurales que lesionan su competitividad y frenan su productividad, la reactivación de la industria nacional no será muy dinámica en el corto plazo.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.