| 5/24/2018 12:01:00 AM

¿Cuáles serán las consecuencias de cambiar la meta de regla fiscal?

El Comité de la Regla Fiscal modificó las metas del déficit gubernamental. ¿Cuáles serán las consecuencias?

El mes pasado el Comité Consultivo de la Regla Fiscal (CCRF) modificó las metas del déficit total del Gobierno Nacional Central (GNC), establecidas de acuerdo con los principios de la Ley que la instituyó. El cambio causó algún revuelo en la prensa, que lo interpretó como un “relajamiento de la regla”. También fue criticada por algunos analistas, que cuestionaron su “efectividad y credibilidad”, su “flexibilidad” y el establecimiento de “blancos móviles”.

Sin embargo, el CCRF actuó de acuerdo con los preceptos consagrados en esa Ley, que establece que se pronuncie sobre los parámetros y la metodología requeridos para la operación de la regla fiscal. Según sus explicaciones, la modificación de las metas del déficit total del GNC surgió de un cambio en las medidas a partir de las cuales se hacen los cálculos, que se realizan una vez al año.

En primer lugar, se recalculó el PIB potencial –que es el que se obtendría con la plena utilización de los factores productivos, sin generar inflación–, de la manera usual, como un promedio de las estimaciones de los expertos del grupo técnico correspondiente.

Recomendado: El cambio en la Regla Fiscal es un mensaje al nuevo gobierno

La estimación del PIB potencial de cada experto se hace una vez al año para todo el periodo estipulado entre 1981 y 2029. Por este motivo, los niveles y las tasas de variación del promedio de PIB potencial pueden cambiar cada año, a medida que las estimaciones que hacen los expertos en cada ocasión incorporan nueva información.

El recálculo produjo una trayectoria de la tasa de crecimiento del PIB potencial menor que la prevista el año pasado; de manera, por ejemplo, que su promedio para la próxima década disminuyó de 3,8% a 3,5%. En principio, esto implicaría una menor brecha del producto, porque el PIB potencial crecería menos rápido que antes.

Sin embargo, eso no ocurrió porque, en segundo lugar, el Ministerio de Hacienda, como es natural, cambió sus proyecciones de crecimiento de la economía a partir de 2018, de acuerdo con las modificaciones más recientes de la información relevante a partir de la cual las elabora.

Como consecuencia del menor crecimiento del PIB esperado por el Ministerio de Hacienda, la estimación de la brecha del producto –que es la diferencia entre el PIB previsto y el potencial– resultó más amplia que la que se calculó el año pasado.

Para 2018 se estimó en esta ocasión una brecha del producto de -3,8% del PIB potencial y para 2019 otra de -4%, mientras que el año pasado se habían calculado unas de -3% y -2,7%, en cada caso. Después de un estrechamiento gradual en la anterior estimación la brecha se cerraría por completo en 2025, mientras que en la última lo haría en 2026.

Puede interesarle: El reto del nuevo presidente será crecer con equilibrio fiscal

Además, en tercer lugar, el CCRF aumentó de 1 a 1,15 la elasticidad del recaudo de los impuestos no petroleros respecto del PIB, a partir de 2019. Esto significa que en adelante se asume que los cambios en la actividad económica tendrán un efecto mayor sobre los ingresos tributarios no petroleros que antes. En consecuencia, la disminución de las proyecciones del PIB real tuvo un efecto más que proporcional sobre los ingresos tributarios no petroleros esperados.

Por último, en acatamiento de la recomendación del CCRF, debido a la alta incertidumbre sobre las perspectivas del mercado, el Gobierno adoptó la proyección del precio del petróleo de largo plazo como si fuera la del precio spot, con lo cual se eliminó cualquier efecto extraordinario y transitorio del ciclo de la actividad minero-energética en el cálculo de los ingresos y del déficit del GNC a partir de 2019.

Como resultado de este conjunto de modificaciones, se amplió la meta establecida para el déficit fiscal a partir de 2019, debido a que aumentó el efecto del ciclo de la actividad económica sobre los ingresos esperados y el déficit del GNC, al tiempo que se eliminó el impacto extraordinario del ciclo minero energético.

Las mayores metas del déficit de 2019 en adelante, junto con los precios más altos del petróleo que se espera prevalezcan en esta coyuntura, le dan al siguiente gobierno un mayor margen de maniobra en la política fiscal, sin arriesgar su credibilidad. Las nuevas metas delinean una trayectoria de ajuste más gradual del déficit desde -3,1% del PIB en 2018 y -2,4% del PIB en 2019, hasta -1% del PIB en 2027, en lugar de que se logre la convergencia plena en 2022, como especificaban las metas establecidas el año pasado. Al mismo tiempo, las nuevas metas no modifican de manera sustancial la trayectoria de estabilización y decrecimiento de la deuda pública neta del GNC, desde 43,4% del PIB en 2018 a 30% del PIB en 2019. Por tanto, no arriesgan la solvencia del Estado. Por esta razón, quizá la ampliación de las metas del déficit no genere repercusiones sobre la evaluación de la deuda pública del país que hacen las calificadoras de riesgo, ni tampoco inquiete a los inversionistas.

La ampliación de las metas y la mayor renta petrolera reducen la necesidad de ingresos adicionales o el requerimiento de recortes del gasto para cumplirlas. De esta manera, la próxima administración podrá mantener una postura fiscal un poco más estimulante de lo que exigían las metas establecidas el año pasado, lo cual puede resultar muy útil en una coyuntura en la cual el crecimiento de la economía es muy lento, debido a la ausencia de fuentes dinámicas de la demanda.

Puede interesarle: Candidatos e impuestos: ¿Son posibles sus propuestas?

VIDEOS MÁS VISTOS

  • La franquicia colombiana que hace helados en 60 segundos

    close
  • "La creatividad es importante, pero si no se aplica no pasa nada": gerente de CasaLuker

    close
  • Gerente de Oracle incita a redefinir modelos de negocio

    close
  • Las bicicletas eléctricas compartidas se toman Bogotá con Muvo

    close
  • Las preocupaciones de los empresarios, según The BCG

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 554

PORTADA

¿Qué está pensando Alberto Carrasquilla?

La propuesta de ajuste tributario que el Ministro de Hacienda le presentó al país parece no haberle gustado a nadie. ¿Hacia dónde nos quiere llevar quien es considerado por muchos uno de los mejores economistas de la región?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.