| 2/15/2018 12:01:00 AM

Las cuentas de Fedesarrollo para salvar el sistema pensional

El país lleva años discutiendo la necesidad de una reforma pensional que aumente la cobertura y distribuya mejor los recursos, ya que es un hueco que amenaza las finanzas del país. Fedesarrollo ya tiene su reforma ideal.

Para 2050 habrá cerca de 15,2 millones de adultos mayores en Colombia, de los cuales 4,9 millones estarían pensionados bajo el régimen actual. El problema es que la informalidad, los bajos niveles de cotización y la desigualdad de los subsidios impiden aumentar la cobertura pensional del país y generan déficit.

El cálculo de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif) indica que, así las cosas, la cobertura pensional pasaría apenas del 24% actual hasta 32%. Sin embargo, otro think tank, Fedesarrollo, prendió las alarmas y señala que, con base en la misma proyección de envejecimiento de la población, el sistema pensional actual disminuirá la cobertura hasta 17% para 2050. La razón es que, aunque el bono demográfico ha permitido que incremente el número de colombianos que cotizan a cualquiera de los dos regímenes pensionales, dichos aportes son tan informales como el mercado laboral.

Fuente: ANIF

El director de Fedesarrollo, Leonardo Villar, añade que otro problema del sistema es que “el pequeño porcentaje que se pensiona le cuesta mucho al erario”: de cada $10 que los colombianos pagan en impuestos, $2,7 se destinan a financiar el déficit pensional. Es decir, poco menos de la tercera parte del recaudo se destina a Colpensiones y otros fondos públicos que no cuentan con los recursos suficientes para pagar la jubilación de sus afiliados.

Recomendado: Crecimiento alto y sostenible, el gran reto del nuevo gobierno

Otro de los problemas del régimen actual son los subsidios. Hoy la gran mayoría de pensionados corresponde al grupo de mayores ingresos y sus mesadas son altamente subsidiadas, por cuenta de la forma como se liquida la jubilación en el régimen de prima media. Allí, el monto que recibe cada pensionado depende del promedio de salario de los últimos 10 años de su vida laboral y no del ahorro que haya alcanzado a lo largo de toda su vida. Eso implica que, según los cálculos del Departamento de Planeación Nacional, de los $18,4 billones que el Gobierno destinó a subsidios pensionales en 2015, 50,8% se destinó a 20% de pensionados de mayor ingreso, mientras que el 20% de menores recursos recibe apenas 4,3% de esos subsidios.

Y, como si fuera poco, del 16% mensual de los ingresos que aportan los trabajadores colombianos a los fondos privados de pensiones a los cuales están afiliados, 1,5% se destina a un Fondo de Garantías de Pensión Mínima que tiene ya acumulados cerca de $3 billones y no desembolsan recursos a Colpensiones cuando el aportante muda su afiliación a la entidad pública.

La solución

El país está enfrentando una coyuntura difícil: necesita recortar el gasto público para ajustar sus cuentas y optimizar los gastos, pero, de otra parte, va a tener erogaciones crecientes por cuenta de la enorme deuda social del Estado con muchos segmentos de la población, y eso incluye la tarea de garantizar que un mayor número de adultos alcance una pensión. Por eso, Fedesarrollo propone un sistema de pilares, que significa un cambio radical frente al sistema que tenemos hoy, dividido exclusivamente entre “prima media” y “ahorro individual”.

Puede interesarle: Fedesarrollo presenta su propuesta de reforma pensional

Su director explica que el sistema actual debe separarse para eliminar la “competencia” entre la administración pública y privada de las pensiones y que esta se convierta más bien en un complemento.

Así, todos los colombianos tendrían que aportar el porcentaje determinado para el ingreso de apenas un salario mínimo al nuevo régimen de prima media y quienes perciban salarios superiores a ese límite cotizarán el porcentaje restante al fondo de pensiones que prefieran.

Con el primer aporte en el pilar común, el Gobierno asignará los subsidios únicamente a ese segmento del sistema. Esto reduciría los aportes del Presupuesto General para Colpensiones en entre 0,5 y 1 punto porcentual del PIB durante los próximos 30 años, ahorro que, sumado al obtenido por la eliminación de los subsidios a pensiones de altos ingresos, tendría que destinarse por lo menos parcialmente a los demás programas de protección a la vejez como Colombia Mayor y los “Beps”.

Villar añade que, en el caso del programa Colombia Mayor, este ha funcionado para reducir el indicador de ancianos en condición de indigencia, pero se queda corto todavía. Por eso, el director de Fedesarrollo asegura que el programa debe aumentar su cobertura e incrementar el subsidio desde los actuales $60.000 mensuales hasta $100.000.

Lea también: Las reformas que pidió la Comisión de Expertos en Gasto Público

Otra es la historia de los Beneficios Económicos Periódicos (Beps), que cubren a trabajadores informales y con ingresos inferiores a un salario mínimo. Allí, los aportes son voluntarios. Para incrementar sus recursos y cobertura, aquí la propuesta es crear un sistema tipo “contribuciones paralelas”, de modo que reciba aportes del pilar formal y los que se recauden al crear “contratos especiales” para los empleadores informales en un esquema similar al ‘monotributo’ para los pequeños comerciantes –aprobado en la pasada reforma tributaria– . Puso como ejemplo el caso de los recolectores de café: quien los contrate deberá destinar un pequeño porcentaje del pago que le entrega a cada trabajador para cotizar a nombre de cada uno en los “Beps”.

Villar asegura que su propuesta, que fue tomada como base para la construcción del capítulo pensional en el informe de la Comisión del Gasto, presenta una diferencia notable en el gasto frente a las propuestas que han hecho entidades como Asofondos y Anif (ver recuadro).

Cualquiera que sea la opción que finalmente sea elegida para presentar una reforma pensional, lo cierto es que el próximo gobierno necesitará mucho capital político, capacidad y voluntad para presentarle al Congreso un proyecto de ley que salve al sistema pensional para luego implementarlo con igual habilidad.

Otras propuestas

El déficit pensional es un gran problema fiscal, pues representa 4% del PIB, lo que en pesos de 2016 equivalía a $32 billones, divididos en Colpensiones, que representa 1% del PIB -cerca de $8 billones- y los sobrevivientes de regímenes anteriores. Por esta razón, muchas instituciones están haciendo propuestas de reforma. Es el caso de Anif y Asofondos, que proponen que la totalidad de los aportes de los trabajadores formales se destinen a los fondos privados, obligando al Gobierno a asumir sin ingresos adicionales el pago de los afiliados a Colpensiones que sean sujetos del régimen de transición y los modelos pensionales anteriores. Eso valdría 3,3% del PIB adicional, más de $12 billones anuales. Según Fedesarrollo, por el contrario, su propuesta le ahorraría al fisco entre $4 billones y $8 billones en aportes a Colpensiones.

Recomendado: Mitos y falsedades

EDICIÓN 548

PORTADA

Ranking de las empresas más innovadoras de Colombia en 2018

Ranking de las empresas colombianas más innovadoras según un estudio que lideran la Andi y la Revista Dinero. Encabezan las firmas industriales y de Medellín. Bogotá es la región con más compañías evaluadas.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 548

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.