Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 8/30/2018 12:01:00 AM

Historia sin fin: ¿Los subsidios solucionan la inequidad?

Año a año, los subsidios se están convirtiendo en un foco de dificultades presupuestales para los gobiernos de turno. Un caso claro es el de energía.

Uno de los principales instrumentos para consolidar la estabilidad fiscal y disminuir las brechas de desigualdad en el país son los subsidios.

Cálculos del Departamento Nacional de Planeación, realizados en el gobierno Santos, señalan que el total de subsidios está estimado en $72 billones; es decir, 9% del PIB, concentrados en educación, con 3% del PIB; pensiones, con 2,3%; y salud, con 1,9%.

Lea también: DNP defiende proyecto de ley sobre subsidios

Sin embargo, hay una gran preocupación de que los subsidios no estén teniendo el impacto social que requieren y se hayan convertido en una pesada carga presupuestal. La inequidad en algunas de las asignaciones de los subsidios y la gimnasia financiera que tienen que hacer los gobiernos de turno en su presupuesto para atender esas obligaciones se están convirtiendo en un dejà vu obligado.

Por el lado de la desigualdad, la Comisión del Gasto advirtió en su informe profundas diferencias: por ejemplo, en pensiones hay una elevada regresividad e inequidad, pues 86% de los subsidios pensionales se dirigen al 20% más rico de la población; en otros subsidios hay dificultad para identificar el gasto porque el registro difiere entre entidades, es muy agregado y no separa lo que constituye un subsidio de otros tipos de gasto; y se presenta una gran fragmentación de los recursos en multiplicidad de programas.

Lea más: La Comisión del Gasto propone una dictadura fiscal

Alberto Carrasquilla, ministro de Hacienda, señaló en el pasado congreso de Asobancaria que falta correspondencia e información en la destinación de subsidios, por ejemplo en servicios públicos o en salud o los de transferencia directa y agregó que es necesario hallar “un mejor case entre la población vulnerable y los destinatarios de los subsidios”.

Por su parte, Gloria Alonso, directora del Departamento Nacional de Planeación, advirtió que el gasto público en subsidios ha venido en aumento en términos absolutos. “Este es un Estado muy asistencialista. Ha habido muchos diagnósticos, estudios, un proyecto de ley que quedó radicado en el Congreso y que no tuvo discusión con respecto a la reforma que debería hacerse para otorgar subsidios en el Estado, que hoy en día representan cerca de 9% del PIB”, señaló.

Lea también: Cómo será el nuevo Plan de Desarrollo

¿Qué pasa en energía?

Por el lado de la asignación de recursos, más allá de la discusión del presupuesto que recibe el nuevo gobierno, hay algunos sectores donde todos los años se presentan dificultades para cubrir los subsidios, poniendo en jaque la prestación de servicios. Uno de los ejemplos clásicos es el de energía, tanto eléctrica como de gas.

Para José Camilo Manzur, presidente de la Asociación Colombiana de Distribuidores de Energía Eléctrica, el panorama es crítico. “El sistema de subsidios hoy tiene grandes problemas porque hay usuarios que están recibiendo subsidios que no necesitan. Hay una mala focalización”.

Según sus cálculos y mientras se busca una solución de largo plazo, hoy faltan $600.000 millones del presupuesto general de la nación 2018 que están desfinanciados. Para 2019 la necesidad de subsidios es de unos $3,1 billones y hay un déficit en subsidios de $1,8 billones.

De acuerdo con el proyecto de presupuesto inicial presentado por el gobierno anterior, se contempla que los recursos incluidos para subsidios solo alcanzarían para 2018, de manera que 2019 estaría completamente desfinanciado.

Lea también: Carrasquilla: no hay dinero suficiente para los subsidios de 2019

Si por el lado de energía llueve, por el de gas natural no escampa. Según Orlando Cabrales, presidente de Naturgas, los recursos apropiados para subsidios de gas natural solo alcanzan para cubrir lo que hace falta de 2018, con lo cual el presupuesto de 2019 no está apropiando nada de subsidios para ese año. “Y eso asciende el déficit a un poco más de $500.000 millones, en el caso de gas natural”, advierte el dirigente gremial.

En este escenario aparece un nuevo ingrediente. Los representantes del sector de GLP (Gas Licuado de Petróleo), que comúnmente se conoce como el mercado de cilindros de gas, están impulsando un aumento en los subsidios para atender gradualmente a 15% de la población que hoy está consumiendo leña –cerca de 1,2 millones de familias–, que representaría un cubrimiento nacional en el tercer año. Alejandro Martínez, presidente de Gasnova –el gremio que agrupa a las empresas de este sector– señala que al Gobierno le ha gustado la propuesta “porque conocen de la eficiencia en el subsidio de GLP, pero además porque saben que es una necesidad imperiosa desde el punto de vista energético, llevarles un mejor combustible a esos hogares vulnerables del país”.

Según sus cálculos, hoy el subsidio a GLP vale cerca de $50.000 millones y con este aumento llegaría a $100.000 millones.

Lea más: Regiones preocupadas por subsidios al gas propano

Sin embargo, hay zonas urbanas que estarían recibiendo doble subsidio, pues por un lado llega el de gas natural y por otro el de GLP. Para Cabrales, no tiene sentido poner a competir recursos públicos que son finitos y cada vez más escasos para el mismo hogar. “Si tiene redes de gas natural, enfoque el subsidio para que esos usuarios reciban gas natural, y enfoque los subsidios de GLP para aquellas zonas que no tienen redes y que necesitamos que salgan de ese nivel de pobreza energética”.

Para Martínez, lo importante es que el subsidio esté asignado en forma eficiente y que no haya superposición de área. “El gas natural ha venido creciendo indiscriminadamente por el país. Ya la Upme ha hecho un análisis de cubrimiento, de dónde es más eficiente el ingreso del GLP o en qué municipios es más eficiente el gas natural. Antioquia es el departamento que más consumo de GLP tiene en el país, hay muchos municipios donde no es eficiente hacer el tendido de redes de gas natural. En Antioquia el GLP es más competitivo. Y esa población en estratos 1 y 2 sería a la que se destinaría”.

Pero considera que hay una situación inequitativa porque, mientras a los consumidores de gas natural de los estratos 1 y 2 se les destinan subsidios, los consumidores de GLP no los están recibiendo.

Le puede interesar: Minhacienda: al presupuesto de 2019 le faltan $25 billones

Sin duda, el Gobierno tendrá que incorporar en su Plan de Desarrollo ajustes al sistema de subsidios, como ya lo anunció en pensiones y regalías. Sin embargo, no será fácil en medio de un panorama complejo con un presupuesto desfinanciado y el poco ambiente que se ha generado a la propuesta inicial de la tributaria. Pero dentro de la estrategia del presidente, de buscar más equidad, es una tarea que no puede dar espera.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.