| 9/28/2017 12:01:00 AM

Las claves del Presupuesto de 2018 para el gobierno Santos

El Presupuesto de 2018 vale $235 billones. ¿Cómo se articula este proyecto de ley con el plan general de ajuste que viene implementando el gobierno Santos?

En estricto sentido, el Gobierno Nacional ha venido cumpliendo su plan de ajuste que, según el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, fue implementado desde 2015 como respuesta al enorme choque externo que sufrió el país.

“Esta economía ha tenido un ajuste exitoso, sobre eso no queda la menor duda. El país enfrentó un gran choque y respondió con seriedad, con responsabilidad, evitando una crisis, evitando una recesión. Ha sido un programa que empezó en 2015 y se extiende hasta el Presupuesto de 2018. Con este presupuesto dejaremos unas finanzas públicas saneadas, un déficit fiscal de 3% del PIB, una deuda estabilizada y una economía en recuperación. Por eso hemos titulado a este presupuesto Ajuste exitoso, repunte en Marcha”, aseguró el alto funcionario durante la aprobación en primer debate legislativo de este proyecto de ley a mediados de septiembre.

Al ministro Cárdenas no le falta razón: el Gobierno ha seguido al pie de la letra su promesa de llevar a sus justas proporciones los grandes déficits que agobiaron a la economía durante 2015 y 2016: con la reforma tributaria se garantizaron recursos adicionales permanentes, gracias al aumento de 3 puntos en la tarifa general del IVA. Además, por una suma de hechos afortunados, el déficit en cuenta corriente, que la mayoría de expertos consideraba como el más grave problema económico de Colombia, ya llegó a cerca de 4% del PIB, cuando estuvo rondando la frontera del peligrosísimo 8% del PIB. La inflación, para la tranquilidad macroeconómica, parece haber vuelto a su cauce y dirigirse hacia su rango meta.

Desde esta perspectiva, el ajuste liderado por el ministro de Hacienda parece irreprochable. Ahora dice que el Presupuesto de 2018 es la cereza en el pastel de la estrategia. ¿A qué se refiere?

Recomendado: Aprueban en primer debate del Congreso el presupuesto colombiano para 2018

¿Más inversión y menos gastos?

El primer aspecto es que el Ministro anunció luego de la aprobación en primer debate de la ley de Presupuesto, que había logrado un acuerdo con las bancadas del Legislativo para implementar un ajuste en los gastos de funcionamientos del Estado por cerca de $1,8 billones, con el objetivo de abrirle campo a mayores inversiones por $5 billones.

Según las cuentas de Cárdenas, los recortes son posibles, a pesar de que el Gobierno viene cumpliendo compromisos con sectores laborales del Estado que exigen de incrementos salariales varios puntos por encima de la inflación.

Sin embargo, lo del recorte del gasto debe ser desagregado. La verdad es que la mayor parte de ese ajuste corre por cuenta de las transferencias y los gastos de operación comercial. En transferencias se encuentran los siguientes rubros: Sistema General de Participaciones, Pensiones, Salud y otras transferencias. En operación comercial se incluyen gastos de algunas empresas comerciales e industriales del Estado, como, por ejemplo, la Imprenta Nacional.

Así las cosas, los recortes en el gasto no vendrán del lado de las instituciones clave del Gobierno, sino de lo que el ejecutivo le traslada a otros para gastar.

Por ello, es necesario también aclarar cómo si el ajuste en Gastos de Funcionamiento es de $1,8 billones se abre el campo para mayores inversiones por $5 billones. Ahí falta ajustar algunos números.

Lo primero que hay que decir es que el contexto general de bajas tasas de interés para el financiamiento estatal y la llegada masiva de capitales extranjeros al mercado de TES (que se calcula para el primer semestre del año en cerca de $7 billones) le abrió un campo adicional al Gobierno para reducir sus necesidades de pago de deuda del próximo año. De tal manera, el monto necesario para cumplir con las obligaciones de capital e intereses en 2018 se redujo en $3,6 billones, lo que es un acierto de la política económica y puede ser adjudicado a la decisión del Estado colombiano (Congreso y Gobierno) de aprobar una reforma tributaria que ha reducido las tasas de interés, generando ahorros importantes al fisco nacional. Por eso, es evidente que el Presupuesto de 2018 refleja un impacto del plan de ajuste que implementó el actual Gobierno.

Lea también: Aprobado el monto del Presupuesto General 2018 por $235,5 billones

¿Y del fisco qué?

Lo que resulta incontrovertible es que la situación fiscal de Colombia, si bien es estable en este momento, no es boyante. Que el país haya necesitado buscar recortes de gastos para abrirle campo a la inversión muestra que en las finanzas estatales sigue habiendo mucha tensión. De hecho, el Gobierno no está ahorrando en la búsqueda de nuevas fuentes y por esta razón decidió descapitalizar en $400.000 millones el Fondo Nacional del Ahorro. Es muy probable que esta búsqueda siga, pues claramente la situación fiscal no es holgada.

Además, la desaceleración ha generado un impacto importante en el recaudo del mpuestos, lo que sigue haciendo a Colombia demasiado dependiente de las fuentes de financiamiento externas e internas. Si la tasa de interés sigue siendo un factor central en el estado general de la economía colombiana, debe haber mucha preocupación hacia el futuro. La decisión del Gobierno de esforzarse por mantener el grado de inversión, proponiendo un presupuesto austero, parece el camino adecuado. Sin embargo, la capacidad de endeudamiento depende de las decisiones que adopten las autoridades económicas de Estados Unidos y Europa, pues solo cuando se generalice el alza de intereses en el mundo y el dinero se ponga más costoso, al país le va a quedar claro qué tan suficiente fue el ajuste. Por ejemplo, cuando la FED normalice su política monetaria, subiendo los intereses, el país quedará expuesto. Cabe preguntarse cuántos de los capitales que llegaron al país van a migrar. Ese será un momento clave, porque evidenciará si el ajuste colombiano fue realmente exitoso: cuando baja la marea, quedan en evidencia las vulnerabilidades vigentes.

Reacomodo de la inversión

Los $5,5 billones adicionales que tendrá el presupuesto de inversión irán, según el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, a sectores clave. El primero es el de subsidios para la energía, que tendrá $1,8 billones. Familias en Acción, el programa de subsidios condicionados para familias en situación de pobreza, recibirá $1 billón adicionales. Los programas de créditos educativos a través del Icetex tendrán $900.000 millones, lo que incluye el programa ‘Ser pilo paga’. Para la infraestructura deportiva irán $300.000 millones y para el Censo Nacional de Población, que empezará en enero de 2018, se destinaron $270.000 millones. Todos estos recursos son claves en un contexto de desaceleración, porque la inversión pública resulta siendo también un motor de crecimiento.

Puede interesarle: Recortar el gasto o abolir la regla fiscal: esa es la cuestión

EDICIÓN 544

PORTADA

5.000 empresas: Dos décadas de evolución empresarial

Hace 25 años nació Dinero y para esta edición hemos querido traer no solo 25 historias empresariales que ejemplifiquen las transformaciones que han tenido las compañías en Colombia –a través de 5 grupos–, sino también la evolución del ranking en estos últimos años.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 544

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.